martes, octubre 29

¡Hagamos la REVOLUCIÓN YA! ¡Unidos!


 ¡Hagamos la revolución ya! ¡Unidos!
Egun on, buenos días, bon dia, negro, como las minas, como esa profesión tan machacada, porque son gentes luchadoras, reivindicativas, asturianos, leoneses, fuertes como el corazón de los obreros en un momento donde todos despertamos del sueño embriagador en el que nos sumió el cruel capitalismo y descubrimos que somos el proletariado. Sí, ese proletariado que luchó contra la opresión, contra la explotación, que protagonizó revoluciones que cambiaron el mundo. Ese que ha estado demasiado tiempo engañado pensando que pertenecía a la clase media, abandonando su lugar natural en las capas populares. Hoy despertamos con el dolor de las imágenes de otras víctimas, las de la explotación, las del pillaje de unos pocos.
 
Seis mineros muertos, cinco más heridos, un nuevo episodio más que nos demuestra que el proletariado existe, que existe, que debe seguir vigente la lucha de clases.

  Lágrimas , dolor, ¿indignación o resignación? Porque ahí nadie clama venganza, nadie quiere que siga habiendo más víctimas. la generosidad de los mineros, sí esos que caminaron también por las calles de Madrid hace meses, en otra marcha negra diferente. Hoy somos un poco más pobres, seis, casi siete más pobres. Pero ojo señores capitalistas, adoradores del capitalismo más cruel, neo liberales con manos llenas de sangre, conspiradores de manipulaciones financieras, especulativas, enriquecedores fáciles. 



Ojo que quizás algún día despertemos definitivamente y les haremos pagar caro, muy caro a ustedes, a sus gentes cercanas, a los cómplices que permitieron sus desmanes, a quienes callaron, o miraron para otro lado. No seremos vengativos, no tan crueles como ustedes, pero les quitaremos lo que más adoran, su capital, sus pertenencias ganadas exprimiendo al pueblo, su poder, especialmente su poder, el político y el económico. Ese día llegará, no lo duden.

Hoy con rabia os grito: ¡Malditos seáis, malditos vosotros y vuestros cómplices!

En otro orden de cosas leo con el mismo sentimiento que ya van 41 mujeres y cinco niños asesinados por otra violencia cruel, canalla: la machista. Algo estamos haciendo mal aquí también.

Miro el amanecer y reflexiono sobre este mundo injusto, en el que los canallas campan libremente mientras la mayoría silenciosa sufre así, en silencio. ¿Hasta cuando? 

Mientras nos esquilman, nos asesinan de diferentes formas, en la mina, en el tajo, de hambre, empujándonos al suicidio ante situaciones desesperadas, la izquierda ni está, ni se la espera, dividida, confundida con falsos debates.  Una izquierda que debe entender con urgencia que solo hay una manera de derrotar al capitalismo canalla que nos machaca: unidos liderando un verdadero proceso revolucionario en este país.

PSOE, IU, ERC, BNG, Bildu, la izquierda plural, transversal que debe aparcar sus diferencias, nacionalistas, o más o menos radicales. UNIÉNDOSE! Provocando una inmensa marea REVOLUCIONARIA que acabe con sus privilegios, con los depredadores financieros, económicos y sus cómplices. Una inmensa marea revolucionaria que nos haga despertar del sueño, del sopor y nos saque en masa a las calles, a las plazas, juntos en la lucha, buscando lo que nos une y aparcando lo que nos separa.



Solo desde la unión de la izquierda, desde la implicación del partido mayoritario: El PSOE, que debe sumarse en este empeño aparcando viejas cuitas del pasado, saldremos de este pazo oscuro, de esta mina del horror. ¡UNIDOS!

Hoy la rabia mi inunda, quiero justicia, reivindico la lucha revolucionaria, clamo a mi partido, el PSOE a que despierte y la lidere esa revolución que arrase a los canallas, pero eso no impide que valore lo bueno de la vida. En eso estoy, en eso estaré a menudo clamando en el desierto, desde éste mi sancta sanctorum.......

No hay tregua, no debe haber tregua desde ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario