viernes, octubre 25

De contradicciones y la banalidad del mal


Buenos días, egun on, bon dia, anoche viendo esa extraordinaria película sobre la pensadora alemana y judía, Hannah Arendt, escuchando sus teorías sobre la “banalidad del mal” al seguir el juicio del criminal de guerra Adolf Eichmann, al observar su valentía al expresar libremente sus opiniones aunque sus propios amigos, su propia gente se escandalizara, la machacara ante ellas, reflexionaba sobre lo ocurrido los últimos días y me identificaba con su sentir.
Por cierto he recordado estas teorías al leer las declaraciones de hoy del asesino de mi amigo Juan Mari Jaúregui al enfrentarse con su viuda Maixabel Lasa. Al apretar el gatillo no sintió ninguna empatía, porque al igual que Eichmann cumplía órdenes, no sabía quién era, ni que había sido luchador anti franquista en el PCE, que se enfrentó a Galindo, que incluso habló en euskera como Gobernador Civil de Guipúzcoa en el tristemente famoso cuartel de Intxaurrondo, nada, solo cumplía órdenes de sus superiores: ejerció la banalidad del mal. Solo era un instrumento ejecutante.

Reflexionaba digo sobre mi libertad al decir estos días que la sentencia del TEDH sobre la"Doctrina Parot" era además de ilegal, positiva y favorecía el tránsito hacia la paz, que abría la posibilidad de un cambio en la política penitenciaria del PP, que se debía eliminar la dispersión, los macro juicios sobre las Herriko Tabernas o SEGI, que Otegi y los 5 de Bateragune debían estar en la calle por haber tenido la valentía de enfrentarse a ETA en el seno de la Izquierda Abertzale y ganarla. Eso ha tenido el respaldo y el aplauso del mundo de esa IA y el rechazo de sectores que aún no han entendido que estamos en un nuevo escenario, que no saben lo que ha ocurrido y ocurre por aquí. Sectores que me han amenazado, insultado, escupido.

Pero cuando a continuación afirmo que ahora le toca mover a ETA, anunciar de una vez por todas su desarme con fecha de caducidad, disolverse pidiendo perdón por el daño ocasionado, sucede al revés, recibo el aplauso de quienes antes me escupían y el rechazo, la crítica de quienes me aplaudían.

Eso trae como consecuencia, como le ocurrió a Hannah Arendt, sin pretender compararme con una de las grandes pensadoras del siglo XX, ejercer la libertad de análisis, de pensamiento, de reflexión y expresarla con igual libertad. Pero siempre he actuado así y con mis 65 tacos ya no voy ahora a cambiar mi rumbo.

 
Seguiré ejerciendo esa libertad aunque exista incomprensión, aunque se ejerza presión, incluso aunque tenga consecuencias desagradables. Alguien debe hacerlo en un mundo tan sectario, tan confrontado, tan radicalizado, alguien debe defender la comunicación, el diálogo, la construcción de puentes por donde encontrarnos desde orillas antes incomunicadas, la generosidad, la libertad, como Hannah Arendt, como mi admirada amiga Maixabel Lasa.
Ahí estamos, ahí estaremos hasta que consigamos la paz definitiva.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario