martes, septiembre 10

11-S Allende vive en nuestra memoria



El 11 de septiembre se cumplen cuarenta años del derrocamiento de Salvador Allende y la implantación de una dictadura brutal en Chile que duró 17 años de violencia, miles de asesinatos, desapariciones, tortura, terror, violación de todos los derechos humanos…. .

Los canallas, los asesinos se salían con la suya a sangre y fuego. Las imágenes de la aviación bombardeando la Casa de la Moneda, sede del gobierno, la de Allende con casco y ametralladora dispuesto a morir en defensa de la democracia aún nos estremecen 40 años después.



El golpe militar fue la culminación de una acción concertada de USA, la CIA, los partidos políticos chilenos opositores al proyecto, que Allende definía como transición al Socialismo en Libertad y Democracia.

Ese día culminó con el asesinato de un Presidente Constitucional que todas las gentes de la izquierda apreciábamos, respetábamos y lo seguimos haciendo. Al segundo siguiente a este crimen Allende se convirtió en un mártir de la libertad y la democracia.

Viví aquellos acontecimientos con dolor, con rabia contenida, mi solidaridad se extendió al pueblo chileno entre los que se encuentran una parte de mi familia Úriz.

También en España eran momentos difíciles, la lucha contra el franquismo que vivía sus últimos y peligrosos momentos continuaba y las gentes que militábamos en movimientos de la izquierda, en mi caso el PCE y CC.OO. nos mirábamos en Chile, en su literatura, en su música. Pablo Neruda, Violeta Parra, Quilapayun, Víctor Jara, los leíamos, los escuchábamos con un punto intenso de cariño y solidaridad.

Ahora recupero en este día de homenaje la portada de la revista TRIUNFO a la que estaba suscrito en aquella época, al igual que a “CUADRENOS PARA EL DIÁLOGO”, que resumen todo en una imagen. La releo volviendo a recordar aquella época.
 

Este noche después de escuchar a Víctor Jara veremos la película “NO”  del director chileno Pablo Larráin. Cuando el dictador militar y asesino Augusto Pinochet, al verse presionado por la comunidad internacional, convoca un plebiscito ciudadano en torno a su permanencia en el poder en 1988, los líderes de la oposición persuaden a un atrevido y joven creativo de publicidad, René Saavedra (Gael García Bernal), para que encabece su campaña. Con recursos limitados y bajo el constante escrutinio de los vigilantes del déspota, Saavedra y su equipo conciben un audaz plan para ganar la elección y liberar a su país de la opresión. Basada en la obra teatral "El Plebiscito", de Antonio Skármeta.



1 comentario:

  1. Yo tenía 8 años y no lo recuerdo,aunque dos años más tarde un amigo me hizo escuchar ¨Las casitas del barrio alto¨y me contó que a su autor,Victor Jara,lo había asesinado Pinochet.

    ResponderEliminar