viernes, julio 19

Medidas contundentes ante la corrupción y las corruptelas.

Artículo publicado en Diario de Noticias de Navarra el 19 Julio 2013.



Con los últimos episodios del caso Bárcenas parece que la continuidad de Rajoy puede resultar imposible. Los barones y baronesas del PP saben del desgaste que esto supondrá para toda la organización y estarán haciendo números y cábalas sobre su sustitución por Soraya Sáenz de Santamaría como Presidenta. Con ello tratan de evitar elecciones, continuar con su mayoría absoluta y apuntarse el tanto de que ellos lideran la regeneración con el sacrificio generoso de Rajoy.  No sé cuánto tiempo aguantarán la tensión y la "unidad" pero resulta evidente que lo acabarán haciendo. Han de elegir entre una dimisión a tiempo de Rajoy con elecciones anticipadas en medio de un gran desgaste del PP, la moción de censura del PSOE o un recambio en Moncloa a tiempo por Soraya Sáenz de Santamaría. La elección es clara.

Quien no sea consciente del deterioro que nuestra democracia está sufriendo con estos casos de corrupción destapados en los últimos meses, que tienen que ver con el PP, sí, pero que también afectan a Convergencia, Unión, incluso a IU, pero los que a mí personalmente más me indignan son los que incumben al PSOE: el caso de la Caja de Ahorros de Navarra y especialmente el de los ERE,s en Andalucía, o es un irresponsable, o lo que es peor, un cómplice de ellos ya que exigen algo más que un intento de taparlos con la gravedad del primero.

Soy consciente de que en estos momentos opinar de esta manera militando en el PSC y por lo tanto aún en el PSOE trae consecuencias imprevisibles, pero mi larga militancia en la izquierda de mi país y como consecuencia de ello después de haber mamado sus principios fundamentales: ética, honradez, honestidad, sinceridad, lealtad a esos principios y valentía a la hora de defenderlos me impiden callarme y seguir la ola iniciada al hilo del caso Bárcenas.



Solo si somos capaces de liderar social y políticamente la lucha contra la corrupción y las corruptelas podremos recuperar la confianza de una sociedad que ya no se fía de nosotros, de todas aquellas personas que de una u otra manera estamos en la política, aunque no estemos contaminadas..

Para liderar esa lucha no solo debemos denunciar los casos de corrupción de los demás, sino dar ejemplo tomando medidas contundentes ante cualquier atisbo de que la misma se haya ejercido desde nuestra casa. La inanición ante los últimos casos en el Ayuntamiento de Sabadell y Montcada, la CAN aquí, o los ERE,s de Andalucía nos inhabilita para exigir medidas al PP. ¿Cómo se puede plantear el pago de la defensa de los imputados en el último de ellos? ¿Qué le diríamos al PP si pagara la defensa de Bárcenas?

Rajoy y su cúpula debe dimitir sí, pero antes también deben hacerlo todas aquellas compañeras y compañeros involucrados en los casos mencionados, comenzando por la propia dirección nacional por haber mirado a otro lugar en vez de atajarlos. ¿Algún ingenuo se piensa que el PP nos va a dejar irnos de rositas en estos casos? ¿No nos sitúa en posición de debilidad extrema al no atajarlos?



Todo aquel o aquella que salga públicamente en nombre del PSOE a solicitar esa dimisión debería estar absolutamente libre de cualquier sospecha ni por acción, ni por omisión y por supuesto acto seguido exigir la convocatoria de nuevas elecciones a las que debemos presentarnos liderados por quienes sean absolutamente creíbles socialmente en la lucha contra esa lacra.

Al menos mi voz como militante socialista y viejo militante de la izquierda española no va a callar ante este desvarío. Por lo menos para poder salir por las calles sin que nadie me ponga colorado.

José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN y militante del PSC)

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario