jueves, mayo 16

"Agenda propia que active la Regeneración Democrática"


Propuesta remitida el 7 de mayo a la dirección del GPS del PSOE para dotarnos de una "Agenda propia que active la Regeneración Democrática" realizada por el "FORO ÉTICO".

La propuesta de dotarnos en el PSOE de una "Agenda propia sobre la Regeneración Democrática" pendiente permitiría al Partido Socialista adoptar una posición más proactiva para avanzar en la regeneracion de la vida política y en la lucha eficaz contra la corrupción.

La importancia de la puesta en marcha de esta Agenda guarda relación con la idea extendida entre la opinión pública de que el proceso de regeneracion está parado, de que el Gobierno y el Parlamento no hacen nada ante la no aprobación y aplicación de medidas prácticas y cambios normativos que permitan acabar con la corrupcion y un mayor control y transparencia en el funcionamiento del sistema político.

"La corrupción es un veneno para la democracia" -decía Alfredo P. Rubalcaba en su intervención en el Pleno sobre el estado de la nación-  "... pone en cuestión a los poderes y administraciones públicas, lesiona el funcionamiento normal de los servicios y daña a los intereses generales al perjudicar a la Hacienda Pública".

Pero, muy especialmente, la corrupción provoca la desafección ciudadana hacia la política, el desprestigio de la política y de los políticos y deteriora profundamente la confianza de la ciudadanía en la democracia y en sus instituciones. Sobre todo cuando en plena crisis la corrupción es noticia permanente en una realidad cotidiana caracterizada por una situación de sufrimiento y miedo al futuro para millones de familias por el  desempleo masivo y el aumento de la desigualdad social.

Para el PSOE "la lucha contra la corrupción debe ser un compromiso colectivo en el que se impliquen todos los poderes públicos". Por tanto, el PSOE debe plantearse como un objetivo prioritario tanto la prevención de los comportamientos corruptos para impedir su comisión como la sanción de dichos comportamientos en el caso de que, pese a todo, se produzcan.

Pues bien, tras el debate en el Congreso sobre el estado de la nación, se aprobó el pasado 26 de febrero una Resolución con un conjunto de actuaciones propuestas por el PP y apoyada por otros Grupos. No así por el PSOE e IU que se abstuvieron. Con ella, se pretendía dar respuesta a las demandas urgentes de la sociedad española para abordar la regeneración de la política y mejorar la calidad de la democracia.

Sin embargo, esa Resolución no tiene un alcance suficiente para dar respuesta a todos los problemas detectados y a las carencias de la legislación. Tampoco se aprobaron  garantías y un sistema de seguimiento especial por parte de los Grupos Parlamentarios para asegurar que las medidas a desarrollar y las propuestas de reforma legislativa se plantearán por el Gobierno al Congreso con la celeridad exigible y con la profundidad necesaria.

Por eso puedo afirmar que podemos hacer mucho más y que cometeríamos un error si permaneciéramos a la espera dejando que el PP marcara los tiempos de este proceso regenerador y sus contenidos. Sería tanto como dar un cheque en blanco a un Gobierno que no cree en la lucha contra la corrupción y en la transpaencia porque está detrás de los casos Bárcenas y Gürtel entre otros.

No le podemos dar a este Gobierno que se burla del Parlamento gobernando a golpe de Decretos-Leyes e impidiendo Comisiones de Investigación, credibilidad en cuestiones tan sensibles para la democracia española. Y corresponde al Grupo Parlamentario Socialista, como primera fuerza política de la oposición, plantear iniciativas que demuestren que el Parlamento ni está muerto ni es ajeno a las reivindicaciones ciudadanas, realizar el control sobre el impulso comprometido por el Gobierno a los acuerdos aprobados por el Congreso y activar su ágil tramitación dentro de un calendario que debiera ser pactado.

Por otra parte, el PSOE ya recogió entre las resoluciones del último Congreso Federal y en el Programa Electoral del 20-N, diferentes propuestas y actuaciones en materia de regeneración del sistema democrático y recuperacion de la credibilidad para la política. Sin olvidar las iniciativas planteadas contra la corrupción por el propio Secretario General del PSOE en el referido debate plenario sobre el estado de la nación de este año.

De ahí nuestra propuesta a la dirección del Grupo Parlamentario Socialista que se dote de su propia "Agenda estratėgica para activar la Regeneración y la lucha contra la corrupción".

Con esta Agenda se han de perseguir, en definitiva, los siguientes objetivos:

1- Realizar un seguimiento, análisis y control diario de la política general del Gobierno de Rajoy en cuestiones relacionadas con la regeneración, calidad de la democracia y lucha contra la corrupción, creando para ello un grupo intensivo de trabajo y marcaje formado por diputados socialista, especialistas y asesores.

2- Impulsar de modo específico el cumplimiento de los compromisos acordados el pasado 26 de febrero por el Congreso en la Resolución sobre regeneración democrática, transparencia y corrupción como consecuencia del debate sobre el estado de la nación, así como preparar con antelación la respuesta del GPS a los trabajos derivados de dicha Resolución que debe presentar la Vicepresidenta del Gobierno ante las Comisiones del  Congreso y consistentes en propuestas de reformas legales para su debate y aprobación.

3- Preparar y presentar sin demora  un Manifiesto contra la corrupción desde nuestras posiciones-  que de forma a nuevas iniciativas del GPS en el Congreso para complementar las carencias de la Resolución del DEN-13 con el objetivo de afianzar las bases de una democracia ética, transparente y participativa que ayuden a recuperar la confianza de la ciudadanía en la política.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario