viernes, noviembre 30

1 Diciembre: Contra el SIDA (en memoria de Javi)


1 de Diciembre, Día Internacional de la lucha contra el SIDA. Otro nuevo día para reivindicar mayores esfuerzos contra esta cruel enfermedad, para reflexionar sobre lo que no hacemos bien, denunciar a los gobiernos que no se implican lo suficiente, o simplemente para recordar a nuestros muertos.
Precisamente en referencia a los recuerdos vuelvo la vista atrás al no tan lejano 1992, año en el que la pérdida de mi hermano pequeño por este monstruo me hizo implicar de lleno con quienes llevaban años de una desigual lucha, en concreto con la Comisión Ciudadana Anti Sida. Aún me duele su muerte y me rebelo ante la traición de esta cruel enfermedad que me lo llevó.

Recuerdo los esfuerzos por convencer al Parlamento de Navarra para que aprobaran medidas que intentaran frenar la expansión de la pandemia, o la terquedad de un Gobierno de Navarra empeñado en no entender, que el uso del preservativo era una de las medidas más eficaces. Incluso, no sin una cierta vergüenza ajena, aquel episodio que nos hizo ser noticia nacional, cuando descubrimos que el entonces Consejero de Salud había dado orden de quitar el preservativo de un kit anti sida, cuya distribución se aprobó por dicho Parlamento no sin una ardua lucha política.

Ha pasado tiempo de aquello, y aunque todavía hoy siguen existiendo reductos conservadores en nuestra sociedad, que defienden la abstinencia sexual como forma de evitar su contagio, algo hemos avanzado. Pero no conviene bajar la guardia, y síntomas de ello se detectan especialmente entre los jóvenes, por eso este 1 de Diciembre debe servir también para alertar a las autoridades de ese peligro. Ni un paso atrás en esta difícil lucha.

Hay que continuar igualmente con el apoyo a las víctimas, en un momento que tanto se habla de otras. Apoyo que debe ir dirigido no sólo a su atención sanitaria, también a la social, e incluso a la cultural o económica. Se ha avanzado bastante en este terreno desde 1992, pero aún nos queda mucho camino que recorrer.

Pero no podemos, no debemos, quedarnos sólo en la atención de los más próximos, tenemos que alzar nuestra mirada y dirigirla a la tremenda e injusta situación en el Tercer mundo, y en especial en ese continente masacrado por las guerras, el hambre...., y el sida: África. Sin olvidar el sudeste asiático, parte del Caribe y los países del este europeo.



Allí cada día más de 8.000 personas mueren de sida. Cada hora, cerca de 600 personas se infectan, y lo que resulta aún más dramático, cada minuto un niño muere a causa del virus. En África la irresponsable actuación de las industrias farmacéuticas impide, que los medicamentos genéricos que existen se puedan repartir al resultar mucho más baratos. Una forma de crimen colectivo, de genocidio encubierto que debemos denunciar contundentemente. Eso con la colaboración de sectores de la Iglesia Católica empeñados en hacer campañas irresponsables contra el uso del preservativo.

Mucho se habla en la época actual de la defensa de los Derechos Humanos. ¿No es el principal el derecho a la vida? ¿Cómo consentimos entonces esta vulneración en masa? ¿Seguiremos mirando hacia otro lado, siendo cómplices de esta situación, cuando nos enseñan esas terribles imágenes?

Defiendo la relativa eficacia de los denominados “días internacionales de…”, porque cumplen la función de recordar, de volver a denunciar. Por eso escribo estas líneas en la proximidad de este nuevo 1 de Diciembre. A los que nos ha tocado de cerca esta terrible enfermedad no nos hacen falta, porque cada día pasan por nuestra memoria imágenes del ser querido que nos arrebató, y la maldecimos mil veces, pero para el resto de nuestra sociedad sí son necesarios, aunque sólo sea para que no se olviden de que existe.

Por eso desde aquí manifiesto mi solidaridad con quienes la sufren, mi apoyo a las organizaciones que colaboran a “pie de obra” para hacerles una vida más fácil y evitar que nuevas personas acaben sufriéndola. Al mismo tiempo que alzo mi voz, y maldigo, a todos aquéllos, sean gobiernos, industrias, o instituciones religiosas, que impiden que se pongan medios eficaces para evitar su progresión, ya sea abaratando las medicinas o con medidas preventivas.


 

Este 1 de Diciembre de 2012 será otro día de lucha contra el sida, y nuevamente el lazo rojo lucirá en nuestro ropaje, aunque no debemos quedarnos sólo en eso. Y nuevamente el recuerdo de Javi me emocionará, quizás este año un poco más sensible alguna lágrima brote en su memoria, hace mucho que no lloro a borbotones y este sábado puede ser un buen momento para hacerlo de nuevo. Se fué demasiado pronto, quizás porque vivió muy deprisa, como se fué una parte de su generación, la más rica en sensibilidad, especialmente del mundo del rock. De su grupo de 5, 4 murieron esesinados por esta criminal enfermedad.

Cuanto le echo de menos. A Javi le encantaba esta canción y cuando la cantaba con su grupo "Los Retales" por los bares del viejo Madrid yo salía a hacerle los coros, especialmente cuando los eflubios de los cubatas eliminaban mi timidez.

Va por tí Javi, hermano querido.

¿Nadie irá a la cárcel por la crisis?


Egun on, bon día, buenos días, me levanto esta mañana con sensaciones agridulces, las agrias la indignación, el cabro, la mala leche que me produce ver y escuchar a sinvergüenzas, a canallas como MIGUEL BLESA, ex presidente de Caja Madrid, o JOSÉ IGNACIO GOIRIGOLZARRI presidente de Bankia, o RODRIGO RATO su anterior, o EMILIO BOTÍN del Banco Santander, o FRANCISCO GONZÁLEZ del BBVA (los pongo en mayúsculas y negrita para que destaquen y se nos queden grabados en la memoria sus nombres), que con salarios, indemnizaciones pactadas, o jubilaciones millonarias que hacen enrojecer a cualquiera con la que está cayendo, se permiten el lujo de dar lecciones sobre como salir de una crisis que ellos y otros más como ellos han provocado.

La pregunta es: nadie con poder político, especialmente desde la izquierda y más aún desde mi partido, el PSOE al que cabe exigir una posición mucho más contundente, no plantea la necesidad de crear un Tribunal especial al estilo del creado al final de la II Guerra Mundial, el de Núremberg que juzgue los crímenes que estos maleantes han consumado?
 
¿Es que nuestros dirigentes no tienen los cojones (permitirme la expresión, porque es la que toca) de enfrentarse con ellos y liderar una campaña para que acaben en la cárcel? ¿Es que no son conscientes los dirigentes del PSOE que el daño que están produciendo en la sociedad, en nuestra base social se puede equiparar al que los nazis hicieron en una Europa devastada? ¿Nadie entre sus cargos públicos alzará la voz en este sentido?



Pues al menos por mi parte quiero gritar alto y claro: “No en mi nombre”, no en mi nombre ser cómplice por silencio de este crimen perpetrado con premeditación y alevosía.

La muerte de la quinta víctima del Madrid Arena hace más urgente exigir responsabilidades judiciales y políticas a quienes permitieron por acción u omisión que un insensato se lucrara a costa de la seguridad de miles de jóvenes. No se pueden, no se deben ir sin castigo sus culpables.
 

Las partes dulces de esta mañana fría son la concesión de Premio Cervantes de literatura a un rebelde, a un inconformista, un desobediente, a un revolucionario (tiene narices que los revolucionarios que me encuentro hoy en día sean todos y todas mayores de 80 años), José Manuel Caballero Bonald.

Dejo para el final la mejor noticia: el reconocimiento por parte de la ONU de Palestina como estado observador por una abrumadora mayoría. El mundo reconoce así el sufrimiento de un pueblo, reconoce en parte sus derechos e infringe a los dirigentes nazis de Israel la más sonora bofetada de su reciente historia. Zorionak, felicidades Palestina, a su pueblo, ojala sea este el inicio de una campaña que acabe con el genocidio, con el machaque al que estáis siendo sometidos por un estado criminal.

Y ahora como cada día os deseo que seáis felices, aunque solo sea al asomaros a la venta y ver un precioso día, o saber que aún quedan amigos en este oscuro mundo.

miércoles, noviembre 28

"En la casa" una gran película


Ayer fui por primera vez en mi vida solo al cine, reconozco que fue una sensación ambivalente, por un lado sentía que me faltaba algo, una mano que acariciar, alguien con quien comentar, pero por otro me permitió meterme directamente en una película, “En la casa”, de un director que admiro, Fracois Ozon, que me pereció espléndida, impactante, original y sobre todo inquietante. Es de esas películas que te dejan un punto de incomodidad, como si te situaran ante una serie de interrogantes, de incógnitas sin resolver.

La tertulia posterior contó con nada menos que 14 mujeres y 4 hombres lo que indica la falta de interés de mis congéneres por los aspectos culturales de la vida que contrasta con la contraria por parte de las mujeres (no sería extraño que los Mayas tengan razón y que la siguiente era que comienza el 20 de Diciembre sea la de la mujer, porque ya de hecho lo está siendo). Ese debate agradable, interesante me permitió descubrir aspectos que no había contemplado al enfrentarme minutos antes con una verdadera obra de arte, aunque no sea de esas películas rimbombantes, afamadas, porque a menudo las pequeñas cosas, las minúsculas bellezas tienen más valor que las grandes construcciones artísticas.


Ver “En la casa” te permite, además de pasar 110 minutos reconfortantes, dar un paseo por las pasiones humanas, por los vicios y virtudes. Un recorrido guiado por un alumno fuera de lo común, que es capaz de enganchar a su profesor de literatura en una aventura virtual, imaginaria o real, eso cada cual tiene su manera de entenderla, hasta ser capaz de llevarlo del cielo de despertarle de su anodina vida, hasta el infierno de la autodestrucción. Sensaciones, sentimientos encontrados a través de un chico de cara dulce, pero con mirada perversa, que intenta entrar en la vida de su semejantes hasta la patología, acompañado, guiado al inicio y manipulado por él después, por su profesor absolutamente hipnotizado por su iniciativa.

Crítica social de una juventud amorfa, parejas en vías de extinción, sistema educativo en quiebra, voyeurismo, perversión, manipulación, delincuencia (del profesor al robar el examen de matemáticas), compleja relación alumno-profesor con componentes sin desvelar, porque esa es otra de las claves de la película. Ozon implica al espectador, al menos en mi caso me sentí implicado, en la historia, nos hace cómplices, dejando abiertas las posibilidades de un desenlace sorprendente, cruel quizás, pero no menos lógico.
 
La escena final de Claude y Germain, alumno dominante y profesor dominado (¿o quizás no?) mirando un edificio lleno de ventanas en cada una de ellas con un aspecto de nuestra vida y el posterior cierre del telón dice tantas cosas, genera tantas sensaciones……

Eso es cine con mayúsculas, cuando una película despierta sensaciones, sentimientos diversos que no te dejan indiferente, que te hacen pensar, reflexionar sobre ella e incluso sobre ti mismo, sobre tu vida en la que quizás existe mucho de v.

“En la ventana” me ha gustado, en momentos me ha entusiasmado y sobre todo inquietado y lógicamente os animo a verla en una época donde el cina anda a la deriva al igual que la sociedad. Todos somos un poco voyeuristas al igual que somos exhibicionistas, es innato en el ser humano, pero solo debemos fijar los límites cuando ambas características se convierten en patologías. Claude, Germain llegan a ese estadio y acaban confundiendo realidad y ficción.

Una buena tarde de cine, de buen cine, saboreado solo y un debate que me enriqueció. Ayer valió la pena que amaneciera.
 Gracias Ozon por ese buen rato.

lunes, noviembre 26

Catalunya 25-N: ¿ahora qué?


Artículo publicado en Diario de Noticias de Navarra el 26 Noviembre 2012

Se acaban de celebrar este 25 de Noviembre en Catalunya unas elecciones cruciales, quizás las de mayor importancia, no solo para el futuro de esa comunidad sino también para España en su conjunto, e incluso para el resto de Europa.

El tsunami independentista, desatado después de la multitudinaria manifestación del pasado 11 de Septiembre unido al ya provocado por la que se desarrolló contra la injusta  sentencia del Tribunal Constitucional ha culminado en los resultados que se acaban de dar.

La torpeza de los sucesivos gobiernos del estado español, PSOE y PP tal para cual, no han sido capaces de visionar este peligro, ignorando de manera prepotente las demandas que llegaban desde allí, sin escuchar a una sociedad harta de ser ninguneada, estafada por el poder central.


Pero CiU no ha sido capaz de rentabilizar este descontento, la apuesta de Artur Mas en clave plebiscitario ha fracasado rotundamente y en cualquier país con tradición democrática debería dimitir. Otro dato interesante es que los grandes partidos, la ya mencionada CiU, el PSC, que aunque “salva los muebles” manteniéndose como segunda fuerza, posiblemente debido a la alta participación, fracasa (en 2006 tuvo 37 parlamentarios) y que debe tener repercusiones, dimisiones incluidas, tanto en este partido como en el PSOE, el PP que apenas se mantiene, e Iniciativa que sube algo, no dan la talla.

En cambio aumentan las opciones más radicales en un extremo y otro. Las subidas de ERC, C´s, más la entrada de unas CUP muy ligadas ideológicamente a Batasuna, indican que entramos en un nuevo tiempo en el que la ciudadanía, muy enfadada con los partidos clásicos, avisa de que ese cambio puede tener efectos estatales. Tampoco hay un cambio sustancial entre independentistas natos y el resto.


¿Qué pasará ahora? Parece evidente que la claridad y contundencia con la que los dirigentes de la UE han respondido ante una hipotética independencia de Catalunya, situándola fuera de ella a las vista de los diferentes tratados que la rigen, más un Mas debilitado con estos resultados, presionado por su socio de Unió, por el poder financiero y empresarial catalán, no va a poner en práctica lo que ha prometido. Intentará ganar tiempo demorándolo con argucias legales y políticas esperando que la crisis en los próximos cuatro años vaya aminorando su presión y la sociedad se vuelva así más comprensiva. Es consciente que su propuesta es inviable y peligrosa para el pueblo que dice defender, que en la UE, aunque España lo permitiera, otros países inmersos en situaciones parecidas no lo harían (Francia con  Córcega y el País vascofrancés, Bélgica con francos y valones, Italia con el norte, etc. etc.).

Catalunya pues se encuentra a partir de ahora en una encrucijada de cuatro caminos. Al sur seguir como está, al norte el vértigo de la independencia unilateral, en el oeste, el más inteligente y posible, pactar con el estado una fórmula federal incluyendo a Euskadi y al este un simple pacto generoso sobre fiscalidad.

Ojalá acierten en el elegido.

viernes, noviembre 23

Catalunya en su encrucijada



Artículo puiblicado en DEIA el 23 Noviembre 2012

El próximo domingo se celebran en Catalunya unas elecciones cruciales, quizás las de mayor importancia, no solo para el futuro de esa comunidad sino también para España en su conjunto, e incluso para el resto de Europa.

El tsunami nacionalista, independentista, desatado después de la multitudinaria manifestación del pasado 11 de Septiembre se ha unido al ya provocado por la que se desarrolló contra la injusta e inoportuna sentencia del Tribunal Constitucional cercenando partes importantes, al menos para la sociedad catalana, de su Estatuto. Un Estatuto de autonomía que había sido aprobado por la inmensa mayoría de su Parlament y refrendado del mismo modo en el referéndum celebrado posteriormente.

En aquel instante alguien medianamente informado y se debe exigir a nuestros dirigentes políticos que lo estén, habría detectado que el malestar de la población catalana, fuera ésta del origen o del estatus social que fuera, estaba provocando un profundo terremoto, como así ha ocurrido.

Los sucesivos gobiernos del estado español, el de Zapatero antes y el de Rajoy ahora, PSOE y PP tal para cual, no fueron capaces de darse cuenta de este peligro, ignorando de manera prepotente las demandas que llegaban de allí. Hace falta ser muy sordo para no oír y ciego para no ver todo lo que se estaba escuchando y viendo en una sociedad harta de ser ninguneada y de alguna manera vejada por el poder central.

La sabiduría popular dice que “a río revuelto ganancia de pescadores” y éstos, especialmente CiU y ERC han sido lo suficientemente hábiles ante la torpeza de sus contrincantes para dirigir el agua a su molino y que el enfado provocado por esa sensación de estafa más el común del resto de la población de este país derivado de la crisis, fuera canalizado hacia su granero en las urnas del próximo domingo electoral.
 

Aquí está la clave para analizar posteriormente un resultado cantado en cuanto a quién va a ganar y quien va a perder, aunque no por cuanto. CiU vencerá sin convencer situándose en el único gobierno, aunque sea autonómico en este caso, que no sufre desgaste por su gestión, nefasta a la vista de lo realizado (¿) en sus apenas doce meses al mando de la Generalitat. El retroceso en la sanidad, en la educación y en los servicios públicos en general, han quedado encubiertos, ocultados, por el maremágnum nacionalista. Hay que reconocer su habilidad al ser capaces de dar la vuelta a una situación que podía haber sido desastrosa para sus intereses.

Resulta evidente que eso ha sido posible por los errores de sus contrincantes, en especial un PSC inmerso en una crisis de identidad profundísima, lastrado por la ausencia de la izquierda en lo que llevamos de crisis e incapaz de encontrar su lugar en este perfecto bucle melancólico en el que se ha sumergido. Desde que un inmenso Pascual Maragall despareció –según algunos por cuestiones de salud pero especialmente por las maniobras canallescas de una parte de su entorno- de la escena política catalana, el PSC ha caminado a la deriva hasta llegar a la situación actual de desmoralización, falta de ideas y de liderazgo que amenazan con su desaparición.

Tampoco el PP ha sabido estar a la altura de las circunstancias, a pesar que Alicia Sánchez Camacho ha sido más hábil que sus antecesores en el cargo. El lastre del PP estatal, las agresiones realizadas al pueblo catalán desde la cúpula de este partido han pesado mucho más y a lo que puede aspirar en estos momentos es a mantenerse y esperar tiempos mejores.

Del otro lado -el centro sociológico ahora lo representa CiU- diversos partidos pelean por un espacio demasiado pequeño. ERC, Reagrupament, Solidaritat, son casi la misma cosa a nivel ideológico, pero la primera, especialmente desde que Oriol Junqueras lo dirige de manera inteligente, por experiencia, sensatez y saber llegar a una población que se siente nacionalista y de izquierdas y por tanto no representada por una CiU muy ligada a la burguesía y a los poderes económicos catalanes, es la que se va a llevar una parte importante de ese electorado e incluso del que abandona el PSC en manada sorprendido por su deriva.

Así las cosas todas las encuestas pronostican un triunfo de CiU sin mayoría absoluta, el descalabro del PSC, la subida de ERC y Ciudadans y el estancamiento del PP. En esas circunstancias la suma de los partidos nacionalistas sería más abrumadora aún que en las últimas elecciones, que debemos recordar se celebraron hace apenas un año.

¿Cómo es posible que esto haya ocurrido? Parece evidente que la torpeza de los sucesivos gobiernos del estado ha ayudado a ello. La ciudadanía catalana se siente esquilmada, estafada e incluso robada. No haber facilitado el acuerdo en el Convenio Económico ha sido un profundo error del que todos, españoles, catalanes y posiblemente europeos, vamos a sufrir sus consecuencias. No ser capaces de redirigir el debate electoral hacia las consecuencias de la crisis, de dar alternativas diferentes y contundentes ante la mayor agresión sufrida por el Estado del Bienestar especialmente por el PP, pero también por CiU (solo Iniciativa y algo Esquerra lo han llevado tímidamente a ese lugar) ha conseguido dejarlo en independencia sí o independencia no.
 

El discurso federalista del PSC ha llegado muy tarde y además lastrado y erosionado por la ambigüedad del PSOE. Eso más un tema que a los ciudadanos preocupa como es el derecho a decidir, a la libre autodeterminación, un derecho por cierto que siempre ha figurado en los cimientos ideológicos de la izquierda y que jamás debimos abandonar.

¿Qué pasará después? Parece evidente que la claridad y contundencia con la que los dirigentes de la UE han respondido ante una hipotética independencia de Catalunya, situándola fuera de ella a las vista de los diferentes tratados que la rigen, que Artur Mas, por cierto muy presionado por su socio de Unió y por el poder financiero y empresarial catalán, no va a poner en práctica lo que ha prometido. Intentará ganar tiempo demorándolo con argucias legales y políticas esperando que la crisis en los próximos cuatro años vaya aminorando su presión y la sociedad se vuelva así más comprensiva. Es lamentable que en política todos los partidos, todos sin excepción mientan de manera tan evidente sin ningún pudor. Mas es consciente, lo sabe, que su propuesta es inviable y peligrosa para el pueblo que dice defender. Sabe que en la UE aunque España dejara hacer otros países inmersos en situaciones parecidas no lo harían (Francia con  Córcega y el País vascofrancés, Bélgica con francos y valones, Italia con el norte, etc. etc.)

Por eso estas elecciones van a ser cruciales, quizás no tanto como lo esperado, porque la fuerza de los acontecimientos rebajará al mínimo ese hecho.
 

Moverse entre Euskadi y Catalunya da una cierta perspectiva comparativa. Resulta extraño que cuando todos pensaban que la crisis y el peligro de ruptura centro-periferia se diera en Euskadi ahora estemos dirimiéndola en Catalunya. Existen grandes diferencias políticas entre ambas nacionalidades, en Euskadi y Navarra hacienda pública propia, un inteligente desarrollo industrial que ha permitido la mitad de tasa de paro, de deuda pública, el doble de crecimiento y especialmente una generación de políticos de mucha, muchísima altura. Urkullu es mucho más sensato y maduro ideológica y políticamente que un Mas a la deriva, Otegi le saca mucho a Junquera, Patxi López tiene más peso que Navarro e incluso Basagoiti tiene más altura de miras que Sánchez Camacho.

Catalunya se encuentra en su encrucijada de cuatro caminos. Al sur seguir como está, enfrente, al norte, el vértigo de la independencia unilateral, en el oeste pactar con el estado una fórmula federal incluyendo a Euskadi y al este un pacto generoso sobre fiscalidad. Ojalá acierten en el elegido.
 
 
Este video es muy adecuado para el comentario.
 

domingo, noviembre 18

Trece años ya sin Enrique Urquijo



Cada año durante los últimos trece, todos los 17 de Noviembre, fecha de su muerte, le rindo mi humilde homenaje a mi querido y admirado Enrique. ëste es el del 2012 aunque sea con un día de retraso:

Era una fría noche de Noviembre (como en su canción "era una noche tan gris, como mi vida de antes") cuando Enrique Urquijo quedó tendido sin vida en una calle de Madrid. Estaba solo, o quizás con una mala compañía, y a muchos se nos heló el corazón al enterarnos. A todos aquellos que admirábamos su música y la poesía de sus letras, a veces amargas como la vida misma, impregnadas de soledad.

La misma que se extendió entre quienes nos estremecíamos con sus palabras musicadas en las tardes de cualquier otoño como el que se lo llevó. Nos quedábamos más solos aún quizás porque sentíamos lo mismo que él aunque nos faltara su creatividad, su sensibilidad a flor de piel.

Canciones de amor pero especialmente de desamor, de tristeza, llenas de poesía, salidas de lo más profundo del ser humano, de esos terrenos que hoy apenas se pisan. Caricias hechas canción, cataratas de emociones que te hacían sentir, SENTIR, así con mayúsculas, y por eso al mismo tiempo vivir, cuando él estaba dejando de hacerlo.

Hace poco en esa labor de espectador de los instantes en que me he convertido leí que le denominaban “cantor de las derrotas”. Quizás sea una buena definición, por eso cuando nos sentimos derrotados ya sea en el amor o en cualquier otra cosa que hagamos en esta puñetera vida, nos identificamos tanto con él.


Ese terrible 17 de Noviembre sentí que perdía a mi hermano por segunda vez, la primera había sido 7 años antes cuando nos dejó Javi, mi hermano real, también músico, líder y compositor de un grupo de rock que se pateó los locales de Madrid allá por los años 70 y 80. Por eso las veces que he coincidido con Álvaro Urquijo, los dos han estado en una parte importante de nuestra conversación…y de nuestros sentimientos.

Pero también me di cuenta que había perdido a un amigo, a un compañero de viaje en esto del vivir, aunque no lo conocí directamente, solo a través de su música y de las veces que fui a verle actuar. Alguien que entendía lo que he sentido muchas veces, y era capaz algo que yo era incapaz: transformarlo en canciones.

Canciones de esas que a uno le habría gustado haber compuesto: “Volver a ser un niño”, “Cambio de planes”, “Quiero beber hasta perder el control”, “La calle del olvido” y tantas otras, que forman parte de la banda sonora de mi vida. De la mía, y de una parte de aquella generación, aunque quizás nunca se hayan dado cuenta. Es una pena que la de ahora no sea capaz de entenderlas.

Siempre he soñado con ser cantante de un grupo de rock, lo hice con mi hermano Javi haciéndole los coros en su deambular por los garitos de Madrid con su grupo “Retales”, lo he vuelto a soñar ahora cuando he escuchado de nuevo esa maravilla de “Aprendiendo a soñar”, aunque sea de Álvaro y Tena. Canciones que a diferencia de la mayor parte de las que suenan hoy de “usar y tirar”, se mantienen vivas a lo largo del tiempo y que te hacen soñar incluso imposibles como éste.

Enrique se nos fue, nos hemos quedado sin el hermano músico pero nos queda su obra, esa que te hace despertar en medio de un mundo oscuro y anodino como el que nos toca sufrir, con la pena de no poder escucharle nuevas historias. Aún me acompañan en los viajes, o en las tardes de otoño como en la que escribo este artículo, y lo siento cerca. Quizás ahora haya montado un grupo con mi hermano y sus amigos, todos ellos de una generación cruel e injustamente machacada.

Quizás sigan componiendo juntos porque se hayan hecho amigos. Es probable que sean los que me animan a seguir luchando por ese tipo de música, frente a la incomprensión de quienes sólo valoran en función de los llenos en los conciertos. El “éxito” por encima de la calidad, de la verdad. Aquellos que no tiemblan de emoción al escuchar “Una tarde gris”.

Mi “amigo” Enrique Urquijo seguirá vivo mientas sigamos vivos los que escuchamos y sentimos su música, nos seguirá acompañando en nuestros bajones, en los momentos de depresión, de pena o desamor, y aunque parezca contradictorio nos levantará el ánimo, nos hará un poco más felices o menos infelices al hacernos comprender que no somos los únicos que sentimos así.

Enrique Urquijo, te recordamos, te echamos de menos, y quizás como tú decías: “seguimos siendo chavales ordinarios, que nos volvemos vulgares al bajarnos de cada escenario”. Cada uno de un tipo de escenario diferente.

El mejor homenaje que te podemos rendir hoy es escucharte y eso es lo que voy a hacer.

Descansa en paz Enrique Urquijo.
Este año también.


jueves, noviembre 15

Sensaciones y sentimientos en una jornada de huelga general


Egun on, bon dia, buenos días, con la resaca de un día histórico para unos, de fracaso para otros, de cabreo para casi todos y de posición inamovible para quien debería ser más sensible al mismo: el gobierno del PP.

Hay muchas reflexiones que se me vienen a la cabeza y casi todas relacionadas con imágenes vistas en televisión o en directo en la calle. Intentaré ordenarlas con una cierta lógica desde la activación de los sentimientos y sensaciones que me provocan.
 
Indignación de ver a la policía actuando de manera absolutamente desproporcionada ante los manifestantes, especialmente en Madrid y Barcelona, supongo que obedeciendo órdenes políticas que les demandan ser más o menos contundentes en función de esos intereses. Pero vale igual para la policía dirigida por el PP, a la de CiU, e incluso a la del PSE por más que esta última la comande el nefasto Ares.

Es curioso como uno de los déficits democráticos en los países que debieran serlo en todo, sea precisamente el de la falta de control de un instrumento que en teoría debe estar para la defensa de la ciudadanía y no para agredirla.


La diferencia entre el efecto de la convocatoria de huelga general en Madrid y Barcelona, con mucho más en esta última, indica el grado de cabreo que las y los catalanes tienen en este momento y que por una vez han dejado de dirigir a entrar en el capota del independentismo para centrarse en lo que toca ahora: luchar contra las agresiones de la derecha, la de aquí (PP) y la de allí (CiU), que debe hacer reflexionar a los dirigentes especialmente de una izquierda que ni está ni se la espera en ambos temas. Me gusta cuando las reacciones van en la dirección correcta y esta vez ha sido así.

Resulta lamentable que en Euskadi y Navarra unos sindicatos miopes y limitados no hayan sido capaces de entender que las agresiones afectan por igual a los que hablan en castellano o en euskera. Convocar dos jornadas de huelga: la de los sindicatos nacionalista y la del resto, con pocos días de diferencia es de una irresponsabilidad para nota. Ayer participé en una inmensa manifestación pero podía y debía haber sido histórica si UGT, CC.OO. por un lado y LAB y ELA por el otro se hubieran dejado de una división estéril. Lamentable, solo espero que alguien en ambas orillas reflexione sobre lo suicida de ese comportamiento.

Ver las imágenes de agresiones, rotura de cristales, apaleamiento de coches de un sector de energúmenos que pululan sin control por estas situaciones me produce además de una profunda tristeza un enfado monumental por el daño que dichas imágenes producen al movimiento obrero en su conjunto. Algo debiéramos hacer para evitarlas y canalizar nuestro cabreo hacia los verdaderos responsables de la crisis. Si el coche que vi apalear fuera uno de alta gama de un miembro del consejo de administración del Banco Santander, aunque se me malinterprete, lo podría entender, pero ver a un trabajador como el resto que solo pretendía llevar a su hijo al colegio destrozado por lo que le habían hecho es una de las peores imágenes del día.
 

Por último queda mi análisis del resultado práctico de la huelga y las masivas manifestaciones, por cierto más importantes las segundas que las primeras porque ayer también existieron “piquetes informativos” de la patronal que actuaron para coaccionar a miles de trabajadores para que no participaran en la huelga. Amenazas de despido, de no renovación de los contratos, de presiones de diversa índole hicieron que muchos no realizaran la huelga pero sí se lanzaran a la calle para manifestar su apoyo a la misma. El resultado es cero a la vista de la reacción posterior del gobierno del PP que ni se ha inmutado ante lo que significó ayer esa movilización. Ni lo ha hecho ni me temo lo hará. No se derriba un muro de hormigón armado con una piqueta de madera, hará falta algo más contundente, incluso es probable que dinamita democrática.

Pasar de una jornada de expresión de la protesta a algo más duradero y consistente: un proceso revolucionario y para eso es necesario, imprescindible en mi opinión, recuperar al PSOE de su estado de letargo letal. Es el PSOE quien, con otros dirigentes eso parece obvio, lidere dicho proceso como en los viejos tiempos. Que sustituya en esto al papel que el PCE cumplió en el franquismo. Solo así tendremos alguna esperanza, de lo contrario acabaremos sumiéndonos en una melancolía autodestructiva que nos llevará a la extinción.

En eso estamos, en eso estaremos. Nos vemos en las barricadas.



 

 

jueves, noviembre 1

Reflexiones un 1 de Noviembre


Termina este día que siempre me ha inspirado sensaciones complejas, contradictorias. El día de los muertos, pero al mismo tiempo después de una noche festiva que se celebra como se hace durante navidad, quizás por la excesiva y nefasta influencia de los yanquis. Prefiero el sentido que le dan nuestros ancestros: los celtas, para los que suponía algo así como la entrada a un nuevo año, a un nuevo ciclo.

De esa tradición ha derivado la necesidad de a través de cuatro velas situadas en los cuatro puntos cardinales expulsar, anular, alejar todos los malos rollos, todo lo negativo que hay en nuestra vida, algo parecido a lo que hacemos con las hogueras de San Juan o cuando en noche vieja colgamos de nuestros árboles nuestros deseos.

Eso hice esta noche pasada, esta vez por primera vez solo en mi refugio, en mi sancta sanctorum. Encontré una vieja vela y unas cerillas desconocidas, la partí en cuatro trozos y conseguí encenderlos después de diversos intentos, aunque sabía que en otro lugar alguien también las ponía por mí y quizás para mí.

En ese momento ocurrió algo que entendí era solo una anécdota pero también intrigante, extraño, inquietante: se me fue la luz. Pensé que era algo casual que no tenía nada que ver con lo que estaba haciendo, le di a los plomos pero a los pocos minutos nuevamente ocurrió, la oscuridad se hacía alrededor mío. Comprobé que el resto de las viviendas colindantes tenía luz. Mi casa era la única así. Se repitió el sorprendente hecho en casi una docena de ocasiones, después fuí apagando enchufes, objetos eléctricos, hasta que decidí que algo o alguien me pedía que estuviera a oscuras y así me quedé durante un largo instante.


Sentí entonces como si no estuviera solo, alguien o algo estaba alrededor mío, pero eso no me generaba temor ni intranquilidad sino todo lo contrario, era como si fuera un ente protector, relajante que en algún momento me llegó a envolver. La mañana anterior en mi paseo diario me topé sin saber muy bien cómo con el cementerio de Villava. Había pasado  todos estos días por ese lugar pero solo ayer me fijé, en él está enterrado mi hermano pequeño Javi. Entré, hacía cuatro años que no lo hacía, no me gustan los cementerios, prefiero guardar la memoria y el recuerdo de otra manera. Allí frente a su tumba le pedí que me orientara, me guiara, protegiera. Nunca he creído que los muertos, nuestros muertos, puedan hacer esas cosas pero ayer algo me dijo que sí era posible.

En la oscuridad de mi casa recordé ese hecho y tuve la sensación de que era él, que Javi estaba al lado mío, intenté escuchar, sentir lo que me transmitía pero no hubo respuesta, ninguna respuesta, quizás porque esas ya las llevaba dentro de mí sin saberlo.

Fui a dormir con esa extraña sensación, como siempre despertándome temprano y he rebuscado en mí esas respuestas a mis incógnitas sin resultado práctico. Hasta que esta tarde de mane he observado como con el sol bajando por el horizonte que visualizo desde mi balcón y la lluvia cayendo al mismo tiempo conseguían un doble arcoíris preciso, que nacía por la suma de ambos sucesos y ahí sí, en ese momento he captado el mensaje que Javi me dejó anoche, lo he captado con claridad absoluta. El resto de la tarde he intentado abstraerme de ello, creo que es mejor dejar para la mañana próxima cualquier conclusión definitiva que pueda llevar a decisiones.

Hoy, ahora frente a mi ordenador intento trasladar esos hechos esas sensaciones no sé muy bien con qué intención. Desnudarse sentimentalmente en público qué es?:  Exhibicionismo?  Desahogo? Intento de comunicación o de llamar la atención? O simplemente exponer cosas que te ocurren por si a alguien le interesa e incluso le pueden servir?

Me da igual, me apetece hacerlo y lo hago.

Hoy aquí, ahora me siento aún más vivo y sobre todo aún más libre.


Gracias Javi, o quien quiera que fueras….
 
 
 
 
Esta música te va a gustar.