viernes, febrero 24

Reflexiones, sensaciones y sentimientos.


Quizás tengan razón las profecías de los Mayas y se acerque el final del mundo, o al menos de este mundo. La verdad es que tiene toda la pinta si vemos y escuchamos con atención todo lo que nos exponen en los telediarios. Gris, gris tirando a negro, negro total y absoluto es lo que parece se nos viene encima.

Por si acaso creo que sería conveniente que lo poco o mucho (si se equivocan) que nos quede debemos disfrutarlo al máximo. Cada cual a su manera. Hay quien exige mucho para ser feliz, que de eso se trata, y hay quienes como es mi caso con poco nos conformamos. Sentirnos amados, cuidados, respetados, unos cuantos mimos, caricias, quizás besos más o menos apasionados, observar una mañana tan radiante como la de hoy con buena música (hoy elijo a Quique González, Carlos Chaouen, Paco Cifuentes, Aurora Beltrán, Barricada, Marea, Olga Román y Sau. Me ha dado por lo de aquí).


Disfrutar con la charla con buenos amigos y amigas (eso lo tengo que dejar para más adelante, porque ahora estoy solo), incluso con uno mismo. Valorar las cualidades de quienes están cerca, quizás la que más que sean buenas personas (aunque ahora casi suene a insulto), la calidez, la sensatez, la sensibilidad, o sea que sientan aunque alguna vez padezcan, la ternura, o el saber escuchar (que es diferente al saber oír). Sentir cerca de quienes amas, a quienes quieres, el calor de la cercanía de un hijo al que adoras desde la distancia, con añoranza pero sabiendo que está ahí y que te tiene mucho más cerca de lo que imagina.

En fin….me he puesto sentimental. Es complicado en un mundo tan hostil para los sentimientos, donde se cuida mucho el físico externo (por eso los gimnasios están a rebosar, músculos, cremas de belleza, cortes de pelo impecables) y se descuida lo interior, cultivar el pensamiento, la reflexión. Reconozco que en un mundo de distancias largas, yo soy más de las cortas.


Ahora me he convertido en un observador de lo que acontece, reflexiono más que actúo, justo lo contrario que hace unos años. ¿Qué es mejor? Observar y reflexionar, sentir y como consecuencia de ello a veces padecer, amar, cuidar, respetar, aconsejar (bueno eso es difícil cuando no se escucha), protestar, añorar, reír y a veces llorar…….VIVIR, coño, VIVIR. Reconozco que son síntomas de que me estoy haciendo viejo, perdón quiero decir mayor. Pronto tendré que escribir mis memorias que van a ser densas. Está siendo una vida muy entretenida, pocas veces puedo decir que me haya aburrido, ni siquiera ahora que me entretengo conmigo mismo.

Para quienes hayan llegado hasta aquí decirles que eso es síntoma que les intereso algo y eso me reconforta. Os quiero amigas y amigos, a cada cual de diferente manera pero os quiero y hoy aquí en mi sancta sanctórum un recuerdo especial para un AMIGO que lo está pasando mal pero que estoy seguro nos tomaremos un gin tónic en breve, una gran persona en todos los sentidos: César Arrizabalaga Zabala, vasco, catalán de pro, luchador y como yo buen conversador. Ánimo César, estoy contigo!

Ser felices, hoy y al menos hasta el 21 de Diciembre, por si acaso……………je je.

martes, febrero 21

¿De la revuelta a la revolución? Así se forjó el acero.


Mi reflexión mañanera: Veo las imágenes de la policía, eso sí vestida de color azul, eso que les dejamos hecho los socialistas: cambiar el gris por el azul, dando estopa a los estudiantes en Valencia y me recuerda viejos, muy viejos tiempos. Bueno, cualquier comparación es odiosa pero me recuerdan aquellas manis del paraninfo de la ciudad universitaria de Madrid, o las más duras de los “saltos” que hacíamos por las calles de la capital. Los “comandos” que llamábamos, organizados desde la sección universitaria del PCE con la colaboración de gentes de la FUDE y otros.

En aquel tiempo aquellas revueltas universitarias confluyeron con el despertar de una clase obrera dormida largos años. Los gritos de “obreros y estudiantes unidos” resonaron en la caverna del franquismo. Con mucho esfuerzo y grandes dosis de valor, ese del que hoy carecemos quizás porque el miedo a perder lo que tenemos (mucho más que en aquel tiempo) nos atenace, nos echamos literalmente a la calle arrinconando al régimen y favoreciendo su final.


Fueron días duros, muy duros, pero como aquel famoso libro que leíamos con asiduidad: “Así se forjó el acero” de Nicolas Ostrovsky, nos fuimos forjando a golpe de martillo, de palos, despidos, detenciones, torturas….y los pusimos contra las cuerdas. Con un par de cojones, pero también utilizando nuestros análisis, nuestras reflexiones.

Un franquismo que en estos momentos históricos vuelve, vuelve con más fuerza si cabe, porque esta vez viene “legitimado” por la fuerza de los votos, nada menos que una aplastante mayoría absoluta, en lo general, en lo municipal y en lo autonómico.

Conviene ahora que quienes se quedaron aquel nefasto 20-N, esta vez de 2011, en su casa, o quienes cambiaron su voto propiciando, siendo cómplices en ambos casos de esta vuelta, lo recuerden la próxima vez que vuelvan a las urnas. Ya sé que estaban muy cabreados y con razón con una izquierda timorata y ramplona, pero entre lo malo y lo peor, pues que queréis, me quedo con lo malo.

Ahora comienzan las revueltas, como en los finales de los 60 e inicios de los 70, empezando por los estudiantes. Solo falta para completar la más poderosa arma que tenemos las izquierdas que los y las trabajadoras se unan a ellos. Que de nuevo resuene el grito “obreros y estudiantes unidos”. Sí, obreros, porque últimamente da un poco de pudor definirse como “obrero”. La derecha nos ha ganado la batalla del lenguaje, también en este tema.

Quizás la revolución que hemos visto por la tele en los países de norte de África, se tenga que abrir paso también en Europa. Grecia ha iniciado el proceso y sería conveniente que los nuevos dirigentes de la izquierda de este país tomen nota y encabecen un movimiento, que si no lo hacen, les pasará por encima. Que tampoco nos dé miedo nombrar esa palabra que no siempre nos retrotrae a la del 1917, se puede y se debe hacer sin sangre, con manifestaciones, huelgas, presión social y política.

La táctica y la estrategia del pasado ya no sirven, compañeros Rubalcaba, Navarro, López, Toxo, Méndez, Lara…., ahora vivimos un nuevo tiempo y o nos adaptamos a él o las masas, sí no os acojone decirlo, las masas, nos pasarán por encima. Mirar lo que ha pasado en Valencia, mirarlo y utilizando los resortes de análisis clásicos tomar desde la teoría la praxis que nos lleve a encabezar la revuelta. ¿O la revolución, quizás?

Quizás tengan que volverse a leer aquel famoso libro y después despertar de su letargo echandole un par de cojones, o de ovarios para que no se me acuse de machista, a la cosa.

jueves, febrero 16

Garzón o la derrota de la democracia


PUBLICADO EN DEIA EL 16 FEBRERO 2012

La persecución iniciada contra el juez Baltasar Garzón por los poderes fácticos de la extrema derecha va consiguiendo sus fines. De momento y a falta de la sentencia del juicio por cometer la audacia de investigar los crímenes del franquismo y del archivo esperpéntico de una causa que jamás debió ser abierta como la de los cursos que impartió en EE.UU. ya han conseguido sus objetivos fundamentales. La condena por las escuchas ordenadas en el denominado “Caso Gürtel” (mal denominado, porque en realidad se debiera haber llamado “caso de las corrupciones y corruptelas del PP”, aunque ya hemos dejado claro en otras ocasiones que la derecha nos ha derrotado también en el lenguaje), lo dejan, utilizando símiles boxísticos, literalmente KO, fuera de la carrera judicial.

Ha sido una sentencia cruel, vengativa, extremista, al igual que lo son los denunciantes, el autodenominado sindicato (¿) “Manos Limpias”, un extraño conglomerado de gentes de la extrema derecha de este país, que siguen en activo, muy relacionados con los centros de poder político, financiero y mediático. Una sentencia por unanimidad de unos jueces impregnados por esa ideología.

Es curioso que en la transición fuéramos capaces de domesticar, de controlar a un ejercito muy ligado al franquismo, pero no hiciéramos lo mismo, pudiéndolo hacerlo en 21 años de gobierno socialista (trece de González y ocho de Zapatero), con esos poderes judicial, financiero o mediático.

Es significativo que mientras la sociedad era de izquierdas, progresista (digo era porque viendo los resultados de las últimas elecciones parece que ha cambiado el signo), fueron los poderosos quienes en realidad movían esos invisibles hilos que marcan la dirección de un país, desde las antípodas de esa parte de la sociedad, en lugares más próximos a un franquismo que creíamos muerto y enterrado. Ese ha sido una de los mayores errores que han cometido nuestras izquierdas que ahora lo estamos pagando y vamos a pagar aún más.

La sentencia contra el juez Garzón, no solo significa una derrota sin paliativos para él, tiene también un significado mucho más profundo que era el que en realidad buscaban quienes le sentaron en el banquillo, quienes le despellejaron en estos meses y quienes le han condenado: derrotar a la izquierda, a sus principios, yendo incluso más allá hasta conseguir derrotar a la democracia.


Quienes crean que este país está repleto de demócratas, quienes piensen que las derechas se han reconvertido a ella, se equivoca de plano. Hay mucho ingenuo en los partidos de la izquierda y ya se sabe que no hay nada más peligroso que un ingenuo. Las derechas en todas sus vertientes: política, social, judicial, financiera o religiosa, entienden el poder como algo propio, suyo, inalienable, que les viene desde heredado de lo divino y que se traslada a lo humano. Por eso consideran cada etapa de nuestra historia reciente gobernada por las gentes del signo contrario, además de cómo un agravio, como algo antinatural, anómalo, que debe ser corregido por métodos legales o menos legales.

La experiencia del intento de golpe de estado de 1981 les sirvió como referencia de que ese método no era el correcto. Que era mucho más “vendible” y factible dar ese golpe de manera pseudo democrática, a través del dominio de los mecanismos de poder más eficaces: judicial, policial, financiero, religioso y cuando pudieran político. Aunque se han dado cuenta sobre la marcha que tampoco este último era tan importante si con los otros eran capaces, como así lo han hecho, de direccionar, de condicionar, de chantajear, de acojonar a la izquierda cuando llega a él.

Pero

como vivimos en un país de Quijotes, a veces alguno se atreve a combatir contra estos poderosos molinos de viento. Garzón, independientemente de los errores que haya cometido y que han sido abundantes en la llamada lucha antiterrorista con decisiones erróneas, o con instrucciones carentes de sentido, se ha atrevido a enfrentarse a ellos en dos temas que les hacían mucho daño: su corrupción y la recuperación de la memoria histórica, de los crímenes del franquismo.

Abriendo esas causas cruzaba una delgada línea roja, que ni siquiera se habían atrevido a cruzar los gobiernos socialistas acobardados ante la presión de esos poderosos poderes. No se lo han permitido, han ido a por él con toda su artillería y lo han derrotado brutalmente, nos han derrotado a todos con él.

Porque esa es la cruel realidad: han sacudido un golpe mortal a las aspiraciones de las izquierdas, de la parte de la sociedad que comulga con esos principios. El KO propinado al juez Garzón, se transforma, si no somos capaces de remediarlo, en un KO a la democracia, a nuestra democracia.

Lamentablemente esa reacción no ha sido todo lo contundente que sería necesario. En algunos casos empeñados en visionar solo lo que ese juez controvertido hizo en sus “casos”, sin entender que el de ahora es de mayor calado por lo que habrían tenido que realizar un ejercicio mayor de inteligencia, de generosidad dejando al lado sus agravios posicionándose en lo que ahora toca. Por eso el mundo nacionalista, el radical aún más, ha planteado que “este no es mi tema” y se han negado a apoyar, no ya al juez Garzón que es cierto actuó de manera irregular en muchos casos que les conciernen directamente, sino con nuestra (de todos) democracia en peligro.

Tampoco el socialismo lo ha hecho, más allá de declaraciones más o menos ambiguas, recordando que también a ellos les sacudió cuando tocó, especialmente sacando a la luz las cloacas del poder con el caso GAL.

Mirando las actuaciones de Garzón se intuye, que más allá de sus egocentrismo, de su intención de ser un juez estrella, mediático, se podría decir que no se ha casado con nadie. Sacudió al PSOE, incluso estando en el poder, con el caso GAL, a la izquierda abertzale, persiguiéndola más allá incluso de lo honestamente razonable o a la poderosa mafia gallega. Todos ellos no pudieron o no supieron enfrentarse con él, pero ahora ha “pinchado en hueso” al confrontarse con el franquismo, con la derecha y la extrema derecha y estos sí han tenido la capacidad suficiente para machacarle y sacarle del sistema.

No se muy bien por qué me vienen ahora los versos atribuidos a Bertolt Brecht pero que realmente son de Martin Niemoeller, aquellos que dicen “Primero vinieron a buscar a…y no hablé porque yo no era…, después vinieron a por mí y para entones ya no había nadie que pudiera hablar por mí”. Porque como ya he reseñado considero que este golpe no se lo intentan dar solo a Garzón, que lo que realmente han pretendido es dar un golpe de autoridad, dejarnos claro quién manda en este país, darnos un escarmiento. Si alguien que parecía tan poderoso ha sido descabalgado de su Rocinante, cualquiera que se atreva de nuevo lo será con una mayor facilidad.

No hemos reaccionado ante ello, como tampoco reaccionamos a las tropelías que nos han llevado a esta crisis dramática, ni parece que lo vayamos a hacer ante las agresiones históricas a nuestros derechos básicos, ni ante el asesinato del estado del Bienestar, ni…..Solo nos queda mirar a Grecia y pensar que si ellos son capaces de alzarse y si tienen que morir hacerlo de pié, reflexionar: ¿seremos capaces nosotros? ¿Seremos capaces de hacer la revolución que ahora se necesita antes de que acaben definitivamente con todos?

Garzón ha caído, dentro de unas semanas ya nadie se acordará de él, pero está claro que hoy estamos un poco más desprotegidos, que aunque no lo entendamos así ha caído “uno de los nuestros” y que cada vez quedamos menos con el valor suficiente para plantarles cara.

Al menos a mí aún no me han derrotado, por eso hoy y mañana apoyo y apoyaré al juez Baltasar Garzón.

Por eso esta canción "que la injusticia no me sea indiferente, si un traidor puede más que unos cuantos, que esos cuantos no lo olviden fácilmente".

miércoles, febrero 15

Reflexiones de un librepensador


Después de los últimos cónclaves socialistas, especialmente el pasado 38 Congreso del PSOE, he recuperado esta reflexión que hice hace varios años, entonces aún estaba afiliado el PSN-PSOE y todavía me quedaba alguna esperanza de cambio. Ahora observo expectante si realmente va a ser posible la militancia de un librepensador en un partido que intenta ser referente de toda la izquierda, de la mayoría social.

En aquella ocasión, en los últimos tiempos con más razón, me he preguntado cómo me definiría desde el punto de vista ideológico. ¿Socialista? ¿Socialista, ácrata? ¿Socialista, liberal? ¿Liberal de izquierdas? Pero he llegado a la conclusión de que en realidad me considero "librepensador", o aunque pueda ser una redundancia "librepensador de izquierdas". Entendiendo por librepensador la definición clásica de "persona que forma sus opiniones sobre la base de la razón. Independientemente de la tradición, la autoridad o de creencias establecidas o impuestas".

Además, y como agravante, me considero utópico, idealista. O mejor dicho: aquel que persigue la utopía, porque la utopía está en el horizonte: cuando yo camino dos pasos, ella se aleja dos pasos. Yo camino diez pasos, y ella esta diez pasos más lejos: ¿Para qué sirve pues la utopía? Sirve para eso, para caminar, para avanzar, para crecer intelectual y humanamente.

Por tanto a la vista de cómo está la militancia política en estos tiempos, resulta casi una contradicción definirse así y al mismo tiempo militar…, perdón, sería más adecuado decir estar afiliado a un partido. Aunque siguiendo el argumento de cómo están los mismos tampoco sería tan desafortunado emplear ese término.

Utilizando la lógica, la mayoría de los afiliados a partidos considerados de izquierdas deberíamos ser librepensadores y utópicos, pero me temo que eso no es así ya que la práctica de estos principios suele llevar inexorablemente a sanciones, marginación o la expulsión en más o menos tiempo. La disciplina en cualquier partido político que se precie está por encima de cualquier otra componente. Ya se sabe que la disciplina si hay algo que coarta es la libertad, también la de pensar, especialmente cuando el pensamiento se transforma en palabras o se pone negro sobre blanco.


Derivado de esas circunstancias se me puede preguntar: ¿Cómo se las apaña alguien para ser leal a su ideología librepensadora, y al mismo tiempo militar en un partido político de izquierdas? Buena pregunta y de difícil respuesta: Pues limitando su actividad librepensadora, o al menos dejándola en eso, en lo que piensa, y evitando en lo posible trasladarla a lo que se dice y mucho menos aún a lo que se escribe. En alguna ocasión ya he elucubrado sobre eso de la censura y autocensura. Porque quizás la respuesta más correcta sería: practicando la autocensura.

¿Eso supone una contradicción, o incluso una traición a sus ideas? Puede ser, pero al menos puede permitir la supervivencia en una actividad política que se desea mantener. Pero a medida que pasan los años uno se vuelve menos pragmático, y comienza a romper ataduras y compromisos, por lo que intenta llevar su ideología librepensadora a su máxima expresión. Pase lo que pase, y tenga las consecuencias que tenga.

Si aún estuviera afiliado al partido que cruel e injustamente me expulsó, al leer esto el Torquemada de turno se apresuraría a elaborar el correspondiente expediente disciplinario. Reconozco que desprecio profundamente a ese tipo de burócratas, lameculos, sin ninguna personalidad, mediocres, que lamentáblemente se desarrollan perfectamente en las obsoletas estructuras de los partidos, incapaces de adaptarse a las nuevos tiempos.

Siempre he defendido que en los partidos políticos a los librepensadores nos deberían cuidar como si de una especie en vías de extinción se tratara, porque la verdad es que quedar quedamos bastante pocos, pero me temo que no va por ahí la cosa. Sobre todo teniendo en cuenta la experiencia vivida con los numerosos "tirones de orejas" que tuve que sufrir hasta mi expulsión definitiva. Hubo un tiempo en el que me libré porque consideraban mis opiniones "cosas de Úriz", como si estuviera loco o algo así, lo cual no se si interpretarlo como un favor o como un insulto.

Esto no quiero que se interprete como una crítica al partido en el que estuve 20 años, el PSN, porque probablemente en cualquier otro habría pasado lo mismo. Mi crítica se dirige a todos, todos los partidos en general, y especialmente a los que se definen como progresistas o de izquierdas.

Aunque no nos confundamos, tampoco la sociedad actual tolera el librepensamiento. Bueno, cuando éste supone una crítica a los demás sí, pero si está dirigida a nosotros la cosa cambia. No hay nada más que ver, leer, las respuestas a algunos artículos. Como eso se suele transformar en epidemia, también algunos medios de comunicación se suman a la cruzada.

No vivimos una buena época para el librepensamiento. A pesar de ello habrá que aguantar. Intentaremos seguir los consejos de Bertolt Brecht: "Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles".

Hay que seguir luchando, al menos para que alguien aguante el palo de la vela hasta que otros más jóvenes vengan a relevarnos, aunque a la vista de lo que viene detrás no me extrañaría que nos muramos de viejos sujetándola.

En fin, mi compañera en esta parte de la vida me dice que me estoy volviendo demasiado pesimista y crítico a la hora de valorar la sociedad actual. Será cosa de la edad, ya se sabe que algunos nos volvemos gruñones con los años.

Pero no quiero finalizar sin lanzar un grito bien alto.
¡Viva el librepensamiento! ¡Viva la utopía!

P. D.: Una frase, porque además de ser librepensador quisiera conseguir ser bueno, aunque a menudo cuando te definen como “es una buena persona”, casi suene a insulto: «Si tuviera que morir esta noche, quisiera tener la sensación de haber sido bueno. Cualquier tonto puede ser malo, pero la bondad precisa inteligencia».

jueves, febrero 9

Carta a quienes brindarán hoy por la inhabilitación de Baltasar Garzón


No es habitual que en este mi espacio de reflexión cuelgue las de otras personas, pero ésta me ha parecido especialmente relevante y suscita mi absoluta solidaridad. Sí añado algo que quiero expresar. Durante el franquismo luchamos sin miedo ni a las detenciones, ni a las torturas, ni a la cárcel, ni a los expedientes , ni a los despidos y lo conseguimos. ¿Es que hoy hay menos cojones y ovarios para hacer lo mismo? ¿Por qué no preparar una revolución, pacífica, pero revolución? Solo con la lucha y la resistencia conseguirermos pararles. Ya nos han puesto contra la pared.
RESISTIR, RESISTIR Y LUCHAR!!!!!

La canción que añado ya la he puesto en otras ocasiones pero creo que es la que mejor expresa lo que dice esta carta, Es de un grupo también perseguido que la hizo como expresión de sus sentimiento ante esa persecución. La letra se ajusta muy bien a este caso.



A los que hoy brindarán con champán
Esta carta está dirigida a todos aquellos que hoy brindarán con champán por la inhabilitación
de Baltasar Garzón.

... A ustedes, que durante años han vertido insultos y mentiras; a ustedes, que por fin hoy han alcanzado su meta, conseguido su trofeo.
A todos ustedes les diré que jamás nos harán bajar la cabeza, que nunca derramaremos una sola lágrima por su culpa. No les daremos ese gusto.

Nos han tocado, pero no hundido; y lejos de hacernos perder la fe en esta sociedad nos han dado más fuerza para seguir luchando por un mundo en el que la Justicia sea auténtica, sin sectarismos, sin estar guiada por envidias; por acuerdos de pasillo.

Una Justicia que respeta a las víctimas, que aplica la ley sin miedo a las represalias. Una Justicia de verdad, en la que me han enseñado a creer desde que nací y que deseo que mi hija, que hoy corretea ajena a todo, conozca y aprenda a querer, a pesar de que ahora haya sido mermada. Un paso atrás que ustedes achacan a Baltasar pero que no es más que el reflejo de su propia condición.

Pero sobre todo, les deseo que este golpe, que ustedes han voceado desde hace años, no se vuelva en contra de nuestra sociedad, por las graves consecuencias que la jurisprudencia sembrada pueda tener.

Ustedes hoy brindarán con champán, pero nosotros lo haremos juntos, cada noche, porque sabemos que mi padre es inocente y que nuestra conciencia SI está tranquila.

Madríd, 9 de febrero de 2012
María Garzón Molina



lunes, febrero 6

PSOE: El final de una ilusión. ¿El comienzo de una esperanza?


El título es muy importante en una reflexión que pretende ser seria y sensata como esta. Por eso le he estado dando muchas vueltas a cómo titular mi valoración sobre e 38 Congreso del PSOE que acaba de celebrarse, con alguna sorpresa y también muchas decepciones.

Ilusión: era lo que había generado éste cónclave en la militancia socialista, en nuestra base social y en la sociedad en general. En los que nos votan siempre disciplinadamente y también en quienes últimamente nos abandonan en masa pero pendientes de que cambiemos. Que cambiemos de verdad.

Parecía que esta vez sí habíamos escuchado las voces que nos pedían a gritos ese cambio de rumbo. En lo ideológico con posicionamientos más de izquierdas pero sobre todo en el modelo de partido, haciéndolo más democrático, participativo, plural (porque la izquierda a la que pretendemos representar es plural), abierto, transparente, librepensador. Se hablaba con unanimidad, en los candidatos y en sus seguidores, de abrir puertas y ventanas, de transformar las paredes y puertas de cristal, en dar cabida a todas las opiniones y tendencias.

Se hablaba también de hacer más democráticos los sistemas de elección, incluso a la “francesa”, o sea con participación no solo de los afiliados y afiliadas más simpatizantes, también de la ciudadanía. Se defendía la incompatibilidad de cargos, el límite de mandatos, o incluso la obligación de un mínimo de cotización a la seguridad social para entrar en puestos internos e institucionales. Era una manera de evitar que el PSOE siguiera siendo una oficina de colocación y por tanto un manipulador de voluntades. Desde un ciudadano que se ha jubilado después de 44 años de cotización habiendo sido dos veces parlamentario, un mandato en la ejecutiva federal y varios concejal pues no solo lo veía bien, imprescindible, sino que además lo veía (a las pruebas me remito) posible.


Ilusión a borbotones por lo que parecía una verdadera revolución en su seno y aunque fuera fruto de severas derrotas electorales al final era bienvenida.

Pero me temo que la ilusión se ha visto quebrada. Los mismos métodos cuasi mafiosos de presión a los delegados, un Congreso solo pendiente del líder que se iba a elegir y de los puestos consiguientes y poco muy poco debate y menos aún resultados prácticos sobre esa revolución.

Lamentable el que en las votaciones de las ideas participaran menos de la mitad de quienes participaron en las de para elegir líder y dirección.

¿Qué se debería hacer con estas delegadas y delegados que hicieron dejación de sus responsabilidades con los afiliados que los habían elegido? En mi opinión inhabilitarlos no solo para ir a próximos congreso, también para cualquier cargo interno y externo durante al menos una legislatura.

Teniendo en cuenta que a mí me expulsaron “manu militari”, sin responder reflexionadamente a mis amplias alegaciones, por motivos puramente ideológicos (por comentar que, cito textualmente: “Otegi trabaja en el seno de Batasuna para llevarla por la senda de la paz”), creo que es lo mínimo que les debiera pasar por una infracción muchísimo más grave.

La mayor parte de las enmiendas que reflejaban el espíritu comentado al inicio fueron decapitadas, laminadas, rechazadas, en muchos casos incumpliendo también el mandato de la mayoría de nuestros afiliados y simpatizantes que las habían aprobado.

Por eso la principal derrotada no ha sido Carme Chacón, ha sido la militancia y sobre todo nuestra base social que ha visto defraudadas todas sus expectativas de cambio.

Seguimos pues con un instrumento, una herramienta: el PSOE, obsoleta, anticuada, oxidada, alejada de las nuevas demandas sociales. Seguimos con los mismos tics dictatoriales, con los mismos errores de funcionamiento militar, sin adecuarnos a los nuevos tiempos que nos tocan vivir.


Así hemos salido del 38 Congreso, pero no quiero ser pesimista, quiero dar un margen de confianza a la nueva dirección. Quiero pensar que después de la refriega en lugar de enrocarse, de refugiarse en los cuarteles de invierno, van a realizar una auténtica transformación del PSOE, en el que vamos a caber todas y todos los que nos consideramos de izquierdas, progresistas, librepensadores.

De no ser así aún quedaría otra esperanza: que las bases, la base social se lace y realice una auténtica revolución, pacífica y democrática, pero firme y contundente. Las redes sociales arden estos días, ahí esta lo mejor del partido, de los que están dentro y de los que desde fuera apoyamos. Quizás ese novedoso y potente instrumento sea capaz de arrancar a la fuerza las ideas que han ido emergiendo en estos últimos meses.

En eso confío, en que la respuesta a mi pregunta inicial sea un rotundo y sonoro SÍ. Sí a que esa esperanza es real. Con esa ilusión cierro esta reflexión y con las ganas de participar en esa revolución.

Mientras tanto como en la canción RESISTIRÉ.

viernes, febrero 3

¿Chacón o Rubalcaba? Quo vadis PSOE?


Artículo publicado en DEIA el 3 Febrero 2012.

Éste fin de semana se celebra el 38 Congreso del PSOE, un congreso marcado por sus últimos desastres electorales y la pérdida consecuente de casi todo el poder institucional. Todo un tsunami en un momento en el que los partidos basan el mayor peso de su estrategia en la consecución de ese poder, por lo que la perdida del mismo crea convulsiones como las que en estos momentos esta viviendo el PSOE.

Lamentablemente los partidos, los de izquierdas también, se han convertido en una mezcla de oficinas de empleo, en aparatos absolutamente endogámicos y burocratizados alejados de la sociedad, de sus necesidades y demandas. Durante años han ido creando una red basada en el poder impidiendo cualquier tipo de debate crítico, favoreciendo el culto al líder de turno. Son instrumentos creados exclusivamente para ganar las elecciones, que solo han sido capaces de interpretar a la sociedad con ese fin pero no de intentar transformarla, como parece que debiera ser evidente en partidos de izquierdas. Una pléyade de expertos en marketing y de interpretadores de encuestas, han ido marcando la dirección adecuada para ese fin y se han convertido en el poder fáctico que los controla. La ideología ha ido perdiendo peso a favor del pragmatismo electoralista hasta la casi desaparición.

Pero los nuevos tiempos que nos tocan vivir, la crisis brutal que nos asola y en el caso del PSOE el abandono en masa de su base social (más de cuatro millones en las últimas elecciones) le han forzado a un cambio de rumbo. Los más avispados han entendido que si se quiere evitar su extinción, como ya ocurrió en Italia, no tienen más remedio que dar un golpe de timón. Debería producirse por tanto una auténtica revolución interna, aunque parece que la cosa se va a quedar en leves retoques para salir del paso.


En medio de esas turbulencias llega este congreso al que se presentan Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba, como candidatos a una Secretaría General vacante ante la renuncia de un José Luis Rodríguez Zapatero abrasado en los últimos compases de la anterior legislatura. Al que ahora de una manera deleznable e injusta, nadie quiere cerca. Es cierto que no ha sabido manejar la crisis, o al menos no ha sabido hacerlo con parámetros de izquierdas, pero también lo es que en su primer mandato se produjo el mayor avance en los derechos sociales de la historia de este país y que de alguna manera (lamentablemente sin saber “rematar la jugada”) también ha sido uno de los impulsores del proceso de paz que estamos culminando. Al menos desde estas líneas y a contracorriente como viene siendo habitual, reivindico ese legado.

Chacón y Rubalcaba, una candidata y un candidato con características diferentes en edad, joven ella, maduro él y procedencia, catalana y cántabro, pero con demasiados elementos comunes para defender la bandera del cambio y la renovación: ambos han sido ministros con Zapatero, formaban parte de la anterior Ejecutiva Federal y por tanto han sido co responsables de lo hecho por el PSOE interna y externamente en los últimos tiempos.


Quizás habría sido deseable una “tercera vía”, una tercera candidatura de alguien que sí aportara aire fresco a un partido con el aire muy viciado después de décadas con puertas y ventanas cerradas a cal y canto. Lo propuso uno de los líderes más sensatos: Tomás Gómez pero con poco eco y nulo éxito. Candidatos había, desde el propio Gómez, pasando por un joven con gran proyección como Eduardo Madina o el propio Patxi López. Otras propuestas mas “revolucionarias” se quedaron por el camino. Odón Elorza era una de las más “rompedoras” y quizás la más acorde con lo que se nos demanda en estos momentos.

Pero queda lo que queda: Chacón y Rubalcaba. Su discurso en lo ideológico no está demasiado alejado. Una vuelta a los planteamientos clásicos de la izquierda, que habría sido más deseable los hubieran defendido cuando estaban en el poder y medidas de revisión del modelo de partido que no llegan a conectar con lo que las bases han planteado en las numerosas enmiendas presentadas en este apartado. Es curioso que un área que habitualmente pasaba desapercibida en esta ocasión suscite tantas y tan novedosas aportaciones.

Límite de mandatos, incompatibilidad más o menos rigurosa de cargos, incluso internos y externos, transparencia (escuchar lo de paredes y techos de cristal me reconcilia con el PSOE), respeto y fomento de la pluralidad interna, elección en primarias abiertas, incluso a la “francesa” o sea con participación abierta al electorado, no solo a militantes y/o simpatizantes, o algunas más radicales como la exigencia, como planteaba Rodríguez Ibarra, de que, para evitar lo de la oficina de empleo, se exija un mínimo de años de cotización a la seguridad social para entra en cargos internos e institucionales.

No sabemos cuantas de estas propuestas van a salir aprobadas este fin de semana, pero habría sido interesante que Chacón y Rubalcaba hubieran dejado muy clara su posición sobre cada una de ellas, incluso que se hubieran comprometido a apoyarlas. Existen dudas razonables de que eso sea así ya que al menos las más polémicas en las diferentes entrevistas las han resuelto con respuestas ambiguas, como se dice en el lenguaje taurino “con una larga cambiada”.

Pero existe un elemento más importante aún. Un elemento básico en los principios clásicos de la izquierda: que lo que se dice se debe hacer obligatoriamente, que la teoría siempre debe ir ligada a la praxis. O sea que para demostrar que se es sincero todo lo que se plantea se debe cumplir e incluso haber cumplido en el pasado. De lo contrario, esa palabra tan pronunciada últimamente por ambos: la “credibilidad” quedaría vacía de contenido.

Si realmente se ha escuchado el mensaje lanzado por nuestra base social en las últimas elecciones, si Rubalcaba y Chacón lo han escuchado, deben dar instrucciones a sus seguidores (la inmensa mayoría de delegadas y delegados) para que voten a favor de las enmiendas más avanzadas tanto en lo ideológico como en el modelo de partido. Esa es la “prueba del algodón”. Lo demás resultaría un absoluto fraude y nos condenaría a muchos años de travesía por el desierto de la oposición y el peligro real de desaparición.

Quizás entre las diferencias entre ambos exista una que ha pasado desapercibida. La garantía de esa incompatibilidad de cargos mencionada la garantiza con mayor facilidad Rubalcaba, en primer lugar porque Chacón ya ha dejado claro que si sale Secretaria General se presentará a las primarias para encabezar las listas del PSOE en las próximas elecciones (si tanto le interesa su recuperación habría sido más adecuado decir que se iba a dedicar en cuerpo y alma a ese empeño, dejando ese puesto para otra compañera o compañero), pero especialmente porque él ya ha experimentado ese “placer” con resultados catastróficos y una persona inteligente como es no puede repetir los mismos errores.

Queda un último elemento que reseñar. Su posición sobre el “conflicto” vasco. Ahí también existen diferencias, no solo de veteranía; Rubalcaba es quizás el político que más sabe sobre ello, también de experiencia en esa praxis que antes hemos comentado. Soy testigo directo de su empeño; la ya famosa comida de Leitza fue un gesto de valentía y audacia, reconociendo las dificultades, los enrocamientos que a veces ha tenido que realizar y que al igual que Zapatero en los últimos instantes le ha entrado el miedo escénico para haber dejado resuelto un complejo asunto que Rajoy y el PP pueden estropear. Una mayor valentía con el tema de los presos, comenzando porque Otegi ya no estuviera en la cárcel al marcharse, habría sido deseable. Pero seguro que la historia lo situará como uno de los protagonistas.

¿Chacón o Rubalcaba? Sobre lo comentado gana por puntos el segundo. Quizás no crea en todo ello, pero también es posible que su sagacidad, su “zorrería” le lleve a defender esas medidas porque vea que no hay otra alternativa.

El socialismo, la izquierda, los progresistas de este país necesitan que de ese congreso salga un PSOE fortalecido, más de izquierdas, federalista, más plural, más democrático, abierto, transparente. Ojala sea así.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y ex concejal del PSN-PSOE)

Sant Fost-Villava/Atarrabia 30 Enero 2012)

Esperanza de que este fin de semana el PSOE acierte en su camino y en su líder.

jueves, febrero 2

"Manifiesto por el Socialismo"

Cuelgo aquí el Documento “Manifiesto por el Socialismo”, producto de los debates que desde el 17 de diciembre-12 ha fomentado Tribuna Socialista, y que concluimos el pasado sábado día 28 en un Encuentro Socialista que tuvo lugar en la Casa del Pueblo de Madrid (sede de la UGT).
El compromiso de los participantes en el Encuentro fue el de difundir y debatir este Manifiesto en el seno de nuestro Partido. Así mismo, se decidió hacérselo llegar a los compañeros y compañeras delegados/as e invitados/as al 38º Congreso que se celebrará en Sevilla este fin de semana próximo. Por ello, os pido que se lo paséis a todos aquellos y aquellas que conozcáis que tengan previsto acudir al Congreso.

Los reunidos en el Encuentro Socialista, consideramos que la única salida a esta crisis es por la puerta del SOCIALISMO. Esperamos contribuir a la apertura de soluciones con este documento. El compromiso es desarrollarlo abiertamente con todos los compañeros y compañeras de nuestra clase social.
Por último, decir que las medidas urgentes, no son más que un decálogo de las muchas cosas de se podrían y deberían hacer desde los poderes públicos, conscientes de que la condición es una lógica distinta a la del mercado. Por tanto, estas medidas no son limitativas.
Sin más, recibir un fraternal saludo:



Militantes socialistas de Madrid, Navarra, Galicia, Euskadi, Cataluña, País Valenciano, reunidos en la Casa del Pueblo de Madrid -sede de la Unión General de Trabajadores-, el veintiocho de enero de dos mil doce, Manifestamos:
Que la Mayoría Social, es decir: los asalariados del sector público y del privado, los desempleados, los pensionistas, los autónomos y pequeños empresarios, así como los jóvenes estudiantes, hijos e hijas de dichos colectivos, demandan y necesitan de una política acorde a sus intereses.
Que siendo mayoritariamente afiliados y afiliadas del Partido Socialista Obrero Español, abogamos porque nuestro Partido, sin el que no podría entenderse la historia contemporánea de nuestro país, debe reencontrase con su naturaleza, con la razón de ser de su fundación, abandonando las políticas de acompañamiento del capital.
Afirmamos que nuestro partido debería mantener el liderazgo social en la defensa de la democracia, en todos los ámbitos: económico, social, cultural. Volviendo a ser el paladín de la lucha por la igualdad, el defensor de la idea de socialismo en libertad y continúe denunciado las injusticias sociales.
Que en las derrotas electorales sufridas en Galicia en 2004, en Cataluña en noviembre de 2010, en las autonómicas y municipales en mayo de 2011 y en las generales del 20 de noviembre del mismo año, no han sido derrotadas las aspiraciones originales del socialismo, han sido derrotadas las políticas desarrolladas por la dirección del PSOE, que son ajenas al socialismo e inadecuadas para la consecución de su objetivo central que no debería ser otro que la conquista del socialismo, la defensa irrenunciable de los sectores más frágiles.
Que la democracia interna del PSOE es muy mejorable, debiendo dejar de ser formal para ser real. Comenzando por el acentuado presidencialismo que nos aqueja; pasando por el encorsetamiento al que están sometidos los órganos políticos y de control, siendo buen ejemplo las meditadas prisas con las que nos vemos inmersos en el desarrollo del 38º Congreso Federal; y concluyendo por la casi nula participación de los afiliados de base en las decisiones del Partido. Este déficit democrático nos somete a instituciones exteriores, ajenas al socialismo y a la política que nos es propia. Defendemos la democracia interna, las primarias y la revitalización del partido que favorezca una mayor implicación de la militancia.
Que es necesario que se fortalezca el partido y que se combine experiencia y renovación. Creemos en un partido de hombres y mujeres libres e iguales. Opinamos que las componendas entre familias, clanes o camarillas no son ni válidas ni aceptables y es por ello que creemos urgente la integración de todas las sensibilidades dentro de un proyecto unitario e ilusionante, respetando la pluralidad y la diversidad de opiniones, alejados de cualquier dogmatismo o sectarismo.
Los cargos elegidos se deben a los que les han votado y no a instancias supranacionales o poderes de hecho. Por eso nuestro modelo de Estado es la República, modelo que reivindicamos democráticamente y en el que se debe reorganizar la convivencia entre los pueblos respetando su soberanía e impulsando la unión libre entre los mismos.

La recuperación democrática de nuestro Partido y de las organizaciones sindicales, que sólo se deben a los trabajadores y han de mantener total independencia frente a los mercados y sus planes de ajuste y recorte, ha de salvar la unidad de los trabajadores de todo el Estado español defendiendo los intereses comunes, sin lo cual no puede haber una salida positiva de la actual crisis económica, social, política e institucional.
II. Una grave crisis del capital
Queremos dejar bien claro que rechazamos el mercado sin reglas, y que consideramos ilegítima la hegemonización de toda la organización social por la lógica del mercado.
Para los socialistas es irrenunciable el Estado de Bienestar: Sanidad pública, Educación pública, laica y gratuita, Sistema Público de Pensiones basado en la solidaridad, Atención a la Dependencia. Cuatro pilares básicos, públicos, gratuitos y de calidad.
La crisis económica que, en mayor o menor medida, recorre todos los países del mundo, no es una crisis de los pueblos. Afirmamos que es la crisis de un sistema económico caduco e insostenible, cuyas instituciones supranacionales, en primer lugar el FMI y sus políticas, han llevado a la catástrofe a los países de otros continentes y ahora hacen lo mismo con Grecia y los demás países europeos.
La crisis empezó siendo esencialmente financiera, aunque finalmente resultó ser una auténtica crisis sistémica y global que está haciendo tambalear todo un modelo económico. Es una crisis múltiple:
1) Financiera, (movimientos especulativos, problemas de liquidez y de solvencia, falta de
crédito...)
2) De recursos naturales (agua, pesca, bosques, biodiversidad,..) y ecológica (cambio climático,
efecto invernadero...)
3) Energética (agotamiento de combustibles fósiles),
4) Alimentaria (agotamiento de las reservas alimentarias mundiales, escasez e incremento
exponencial de los precios de los alimentos...),
5) Demográfica y migratoria mundial (superpoblación, migraciones masivas...),
6) Social (creciente desigualdad en la distribución la riqueza y en los niveles de renta).
Hay numerosas interrelaciones que se establecen entre distintos parámetros que dificultan el diagnóstico correcto de la magnitud o envergadura de esta compleja crisis múltiple. Además ha acabado contagiando a la economía doméstica y a las cuentas públicas. Para resolverlo, pretenden que las familias se apreten el cinturón hasta la asfixia, atornillándonos a un futuro de retroceso social e incertidumbre.
Es una crisis inédita, cuya salida política solo es posible desde el socialismo, de mayor redistribución de la riqueza.
Estas políticas combinan el ajuste del gasto público y el endeudamiento sin fin para pagar la deuda. Es la única fórmula que los especuladores, banqueros y mercaderes han encontrado para retardar la caída del sistema que les es favorable: destruir del Estado de Bienestar, hacer recaer sobre el Estado y la Mayoría Social la factura del juego especulativo en el que se concentran las entidades financieras, fondos de inversión, especuladores en general, a los que llaman “los mercados”. Dicho
Los trabajadores, lo único que hemos hecho ha sido trabajar, cotizar y tributar. Cinco millones trescientos mil miembros de los sectores sociales más débiles, de nuestra misma clase social, están en el desempleo. La Mayoría Social se encuentra ante la incertidumbre y la indefensión, al ver que las políticas adoptadas en nuestro país desde mayo de 2010 se dirigen contra nosotros y no contra los responsables de esta tremenda crisis sistémica.
Una minoría social, compuesta por un segmento muy reducido de la población, diseña un futuro en el que el Estado de Bienestar pasaría a ser un Estado de Suficiencia, de Caridad, en el que los más vulnerables se hundirían en la pobreza y los ricos incrementarían sus capitales y patrimonios. Este es el futuro al que nos negamos, este es el futuro que, de no dar una alternativa clara de carácter socialista, legaremos a nuestros hijos y nietos.
Pero tras dos años de duros e ininterrumpidos recortes, y en la antesala de nuevas medidas contra los asalariados, queda demostrado que las medidas de ajuste solo sirven para incrementar la partida destinada al pago de la deuda y sus intereses. Esas severas políticas de austeridad son dañinas, pues restringir el gasto y la inversión pública, cuando el sector privado está colapsado por la restricción del crédito, provoca mayor destrucción de empleo, menor capacidad de compra por parte de la Mayoría Social, menor tributación directa e indirecta y por ende menor recaudación para de las arcas públicas.
Esta espiral conduce a un hundimiento prolongado, con tasas de paro de más del 20%, sin ninguna perspectiva de recuperación. Insistir en una sobredosis de ajustes en el gasto público y aplicar una reforma constitucional que para alimentar a los banqueros impide que los gobiernos fomenten la producción y el bienestar es, además de antidemocrático, totalmente irresponsable.

III. No hay salida sin democracia.
Para lograr sus propósitos, los círculos reducidos que dominan las finanzas, necesitan intervenir los estados, vulnerando y anulando la soberanía de los pueblos y las naciones, en nombre de supuestos avances de una supuesta construcción europea, como implantación de un “gobierno europeo” que no sería más que una dictadura impuesta a todos los pueblos de Europa, al estilo de lo que se ha hecho en Grecia e Italia.
Los socialistas abogamos por la Unión de los pueblos de Europa, pero sobre la base de la democracia y respetando las culturas, los derechos. Una construcción europea inspirada por los principios de la cooperación, el respeto mutuo, la solidaridad entre los pueblos, la ley y una relación sostenible entre la humanidad y la naturaleza, aunque rechazamos un excesivo euro-centrismo. Somos plenamente favorables a un proceso de construcción europea guiada por directrices emanadas de la voluntad popular.
Defendemos el desarrollo, profundización y ampliación de la Unión y pedimos con igual firmeza que se desarrolle como un proceso democrático, y se parta desde la iniciativa controlada por los ciudadanos. Apoyamos que se profundice en la democratización de las instituciones europeas, y por
No nos identificamos con una Unión de Mercaderes cuyas decisiones lesionan a los ciudadanos europeos y que ha acabado poniéndonos en manos del FMI.



IV Corresponde al socialismo producir un cambio.
Por lo anterior, consideramos necesario desarrollar en el corto y medio plazo el sentir expresado por el llamamiento que nos ha traído a este primer encuentro de socialistas.
En particular:
Es indispensable que el Partido Socialista y demás organizaciones de la mayoría social, tomen posición clara por el abandono inmediato y sin paliativos del plan de ajuste que los sucesivos gobiernos y el conjunto de las administraciones están aplicando, retirando cada una de las normas que lo instrumentan. Que rechacen o rompan cualquier consenso, concertación o diálogo para aplicar ese plan.
Que unan fuerzas para movilizar todas las energías sociales a fin de lograr la derogación de las leyes que se han derivado ya de este plan y amparan los retrocesos en materia laboral, seguridad social, salarios, la negociación colectiva, los recortes en el sistema de pensiones, el recorte presupuestario de los servicios públicos.
Que el Estado asuma su responsabilidad en la recuperación de la producción y del empleo, iniciando la renacionalización de las amplias parcelas cedidas al capital privado en Sanidad, Educación, Energía; defendiendo los medios de comunicación públicos como única garantía para tener acceso a una información plural, veraz.
Que la Administración pública, en todos sus niveles, disponga de los recursos materiales y humanos para todo ello: recuperación de las plantillas y de los salarios y derechos de los empleados públicos, acabar con la sangría de las externalizaciones absorbiendo al personal, terminando también con la destrucción de empleo privado que causa la morosidad de las administraciones.




Todo ello requiere recursos: -devolución del dinero público entregado en diversas formas –préstamos, avales, efectivo, entre otras– a bancos y cajas de ahorro. Nacionalización de las entidades auxiliadas creando una banca pública, una red de distribución del crédito a las familias, a los autónomos y empresarios, a las administraciones, garantizando que el dinero no se presta con usura y condiciones leoninas. -Iniciar así la nacionalización del sistema financiero, que se ha demostrado incompatible con la supervivencia de la población. Por ejemplo, ¿cómo es posible resolver el problema de la vivienda sin nacionalizar los cuatro o cinco grandes bancos que tienen en sus manos el grueso de las viviendas construidas? -No reconocer la deuda usuraria que asfixia a las administraciones.

Los trabajadores y trabajadoras, independientemente del nivel salarial que tengan; los trabajadores y trabajadoras que carecen de un puesto de trabajo; los autónomos, comerciantes y pequeños empresarios; quienes han cotizado para tener acceso a una pensión, y quienes por solidaridad del sistema perciben una pensión no contributiva; los futuros trabajadores, hoy estudiantes; precisan de otra política, una política socialista, que genere riqueza, que genere fuerza de trabajo, que de estabilidad y despeje incertidumbres. Frente a las políticas económicas que nuestro Gobierno y el Gobierno actual han desarrollado y están desarrollando de reducción del gasto público, de destrucción de empleo y destrucción de derechos; una política que pone en cuestión las bases mismas de la democracia.
La Administración pública, en todos sus niveles, está fomentando la destrucción de empleo por el impago de las facturas a las empresas proveedoras de bienes y servicios. Esta inadmisible situación debe corregirse de inmediato.
Por lo anterior, Consideramos:
Que coherentemente con los motivos antes expresados, cada vez somos más los que pensamos que el Estado necesita de una red de distribución del crédito, para hacer llegar el crédito a las familias, a los autónomos y empresarios, garantizando que el dinero no se presta con usura y condiciones leoninas. Esa banca pública la tiene en las entidades auxiliadas por el Estado.
V. Nosotros también proponemos Medidas Urgentes:
1) Un plan de choque de creación de empleo público y recuperación de la sanidad, la educación y demás servicios públicos. Desarrollo de las infraestructuras necesarias para la producción y el bienestar y no de las impuestas por los banqueros y constructoras. Inversiones para la investigación y el desarrollo.
2) Subsidio para todos los parados, recuperación del poder adquisitivo de salarios y pensiones, como único modo de reactivación de la economía y la producción. Restablecer la plena vigencia de los convenios colectivos.
3) Garantizar el crédito, protegiendo a las empresas y las familias de la usura y las cláusulas leoninas. Recuperación de una red de banca pública, como se ha señalado en este Manifiesto.
4) Persecución del fraude fiscal, principalmente de las grandes fortunas que mantienen ingentes cantidades de dinero evadido en paraísos fiscales. Confiscando todos los bienes de los defraudadores y persiguiendo legalmente a sus testaferros.
5) Incremento de la tributación de las rentas del capital de las Sociedades de Inversión en Capital Variable (SICAV), así como de todas las sociedades de inversión de capital mueble
o inmueble, hasta tributar como cualquier otra inversión.

7) Devolución con carácter retroactivo de los capitales malversados a las administraciones públicas. Cambio urgente del Código Penal, para que los delitos monetarios se salden con la devolución íntegra de lo sustraído, con intereses.
8) Puesta en marcha de inversiones para la investigación y el desarrollo. Sabiendo que esta línea de inversión solo da resultado a medio y largo plazo.
9) Reforma legislativa de la Ley de Hipotecas, para cancelar la deuda con la dación de la vivienda en pago. Estableciendo la protección social necesaria, en materia de vivienda, cuando el desahuciado tenga hijos menores a cago o familiares dependientes. Distinguiendo en todo caso, a quienes no pueden pagar de quienes con o sin crisis no quieren pagar.
10) Finalización de los acuerdos del Estado con la Iglesia, explicitados en los Acuerdos de 28 de julio de 1976. Y en particular las subvenciones económicas.
En base a estas manifestaciones y consideraciones, Tribuna Socialista continúa con su compromiso con el debate y difusión del ideario socialista.


Hoy más que nunca nos comprometemos con la unidad de los socialistas, en pro de dar una clara, democrática y decidida alternativa socialista ante la agresividad de las políticas del capital.
Este Manifiesto lo firman, a título estrictamente personal:

(1) Roberto Tornamira Sánchez, Afiliado al PSM-PSOE en Arganzuela.
(2) José Antonio Iniesta Martín, Afiliado al PSC-PSOE Sant Boi.
(3) Koldo Méndez, Afiliado al PSE-EE-PSOE Bilbao .
(4) Cruz Gútiez Pardo, Afiliada de PSM-PSOE en Getafe.
(5) Oscar Lomba Álvarez, Afiliado al PSdeG-PSOE en Vigo.
(6) Miguel Ángel Curieses, Afiliado al PSM-PSOE en Chamberí.
(7) José Luis Úriz Iglesias (Expulsado del PSN) se adhiere


Hace mucho frío en el socialismo actual, por eso acompaño con esta memorable canción: