lunes, noviembre 26

Catalunya 25-N: ¿ahora qué?


Artículo publicado en Diario de Noticias de Navarra el 26 Noviembre 2012

Se acaban de celebrar este 25 de Noviembre en Catalunya unas elecciones cruciales, quizás las de mayor importancia, no solo para el futuro de esa comunidad sino también para España en su conjunto, e incluso para el resto de Europa.

El tsunami independentista, desatado después de la multitudinaria manifestación del pasado 11 de Septiembre unido al ya provocado por la que se desarrolló contra la injusta  sentencia del Tribunal Constitucional ha culminado en los resultados que se acaban de dar.

La torpeza de los sucesivos gobiernos del estado español, PSOE y PP tal para cual, no han sido capaces de visionar este peligro, ignorando de manera prepotente las demandas que llegaban desde allí, sin escuchar a una sociedad harta de ser ninguneada, estafada por el poder central.


Pero CiU no ha sido capaz de rentabilizar este descontento, la apuesta de Artur Mas en clave plebiscitario ha fracasado rotundamente y en cualquier país con tradición democrática debería dimitir. Otro dato interesante es que los grandes partidos, la ya mencionada CiU, el PSC, que aunque “salva los muebles” manteniéndose como segunda fuerza, posiblemente debido a la alta participación, fracasa (en 2006 tuvo 37 parlamentarios) y que debe tener repercusiones, dimisiones incluidas, tanto en este partido como en el PSOE, el PP que apenas se mantiene, e Iniciativa que sube algo, no dan la talla.

En cambio aumentan las opciones más radicales en un extremo y otro. Las subidas de ERC, C´s, más la entrada de unas CUP muy ligadas ideológicamente a Batasuna, indican que entramos en un nuevo tiempo en el que la ciudadanía, muy enfadada con los partidos clásicos, avisa de que ese cambio puede tener efectos estatales. Tampoco hay un cambio sustancial entre independentistas natos y el resto.


¿Qué pasará ahora? Parece evidente que la claridad y contundencia con la que los dirigentes de la UE han respondido ante una hipotética independencia de Catalunya, situándola fuera de ella a las vista de los diferentes tratados que la rigen, más un Mas debilitado con estos resultados, presionado por su socio de Unió, por el poder financiero y empresarial catalán, no va a poner en práctica lo que ha prometido. Intentará ganar tiempo demorándolo con argucias legales y políticas esperando que la crisis en los próximos cuatro años vaya aminorando su presión y la sociedad se vuelva así más comprensiva. Es consciente que su propuesta es inviable y peligrosa para el pueblo que dice defender, que en la UE, aunque España lo permitiera, otros países inmersos en situaciones parecidas no lo harían (Francia con  Córcega y el País vascofrancés, Bélgica con francos y valones, Italia con el norte, etc. etc.).

Catalunya pues se encuentra a partir de ahora en una encrucijada de cuatro caminos. Al sur seguir como está, al norte el vértigo de la independencia unilateral, en el oeste, el más inteligente y posible, pactar con el estado una fórmula federal incluyendo a Euskadi y al este un simple pacto generoso sobre fiscalidad.

Ojalá acierten en el elegido.

1 comentario:

  1. Yo pregunto: ¿dimitir de qué? ¿De presidente en funciones? ¿De candidato? ¿De presidente de CiU? ¿De Presidente electo? ¿Tiene sentido dimitir cuando se ganan unas elecciones con más de un millón de votos? Si dimite, quien va a gobernar cuando todos los partidos (empezando por el PSC) rezan para que no les llame Duran para entrar en el gobierno?

    ResponderEliminar