martes, octubre 9

Ginés Cervantes: un hombre bueno




Artículo publicado en diario de noticias el 9 octubre 2012
FIRMAN ESTE ESCRITO: ISABEL ARBONIÉS, MIKEL ARMENDÁRIZ, FERNANDO ATXA, AINHOA AZNÁREZ, HELENA BERRUEZO, IÑAKI CABASÉS, FERMÍN CIÁURRIZ, CONCHITA CORERA, REYES CORTAIRE, MIGUEL IZU, MANUEL LEDESMA, JAVIER LEOZ, GUILLERMO MÚGICA, CAMINO OSLÉ, IOSU OSTÉRIZ, JOSÉ LUIS ÚRIZ Y PATXI ZABALETA
ES difícil expresar todas las ideas y sensaciones que suscita quien fue nuestro inspirador, quien con la sabiduría que dan los años de actividad social y política, con mano izquierda (también por ideología), capacidad de diálogo, de entendimiento entre diferentes, nos ilusionó a unos pocos y pocas a poner en marcha una experiencia novedosa que hace muy poco tocó a su fin: el Foro Iruña, en principio solo el foro del café Iruña, en ese emblemático y entrañable lugar de Pamplona donde iniciamos su andadura. Una docena de personas que en tiempos convulsos, complejos, donde la crispación, la incomunicación e incluso el odio dominaban ciertos aspectos de nuestra vida pública, nos reunimos en torno a una mesa en junio de 2000, convocados por Ginés después de un arduo trabajo de convencimiento para hablar, dialogar, intercambiar opiniones e, incluso, lo que parecía imposible, consensuar textos de cualquier tema, desde el conflicto violento que nos tocaba sufrir hasta otros menos comprometidos como Osasuna o la situación penitenciaria.
Ginés siempre estuvo allí convocando, animando, a veces presionando para que nos desperezáramos. Con paciencia y serenidad, tal como era él. Un hombre tranquilo que no despreocupado, aportó mucha energía en poner en marcha esa apasionante experiencia a la que afortunadamente nos arrastró. Con incomprensiones, con dificultades, con palos puestos en las ruedas, teniendo que cambiar de lugar o de nombre por la miopía de algunos. Que gentes tan diversas se pudieran poner de acuerdo no entraba en los parámetros de quienes solo se saben mover en el conflicto y se aprovechan de la confrontación. Pero Ginés creía y mes a mes, año a año, nos seguía convocando de manera incansable, limando cada arista, cada aspereza que surgía en el camino, que fueron muchas y variadas, aproximando posiciones que parecían irreconciliables, atrayendo nuevos miembros cuando otros por diversos motivos nos dejaron. Ginés fue mediador en un foro mediador, fue sensato en un lugar que pretendía aportar sensatez, dialogante donde queríamos fomentar el diálogo, un hombre de paz donde tanta paz hacía falta sembrar, y consiguió algo impensable, sentar a la misma mesa a gentes de diversas organizaciones sociales y de HB, de EA, de PNV, Aralar, PSN, CDN, IU, Batzarre, hasta en algún momento de UPN, la asignatura pendiente de la que él a menudo y amargamente se dolía.
Fruto de ese esfuerzo de consenso los más de ochenta artículos de opinión que fueron publicados en diferentes medios de comunicación en las dos etapas que recorrimos, y que trataron todo tipo de temas venciendo la complejidad de abordarlos en un espacio tan plural, aunque él consiguió hacerlo fácil, muy fácil. Una de las ilusiones de Ginés fue que se publicaran en un libro, y de manera artesanal ya elaboró un anticipo de lo que podría ser. Solo por ver su cara ilusionada, radiante al entregárnoslo, mereció merece la pena haber participado.
Con Ginés Cervantes comenzamos nuestra andadura y las cabriolas del destino hacen que casi a un tiempo con Ginés hayamos desaparecido, en silencio y sin pretensiones, con la satisfacción de ver que en algunos aspectos en los que pretendimos aportar nuestro grano de arena se van resolviendo aunque otros hayan empeorado y mucho. El fruto de su esfuerzo está ahí, en lo político y en lo social, pero por encima de todo nos hizo conocernos mejor, profundizar en relaciones que han acabado en amistades con hondas raíces, la suya la primera. Porque él sabía que en la vida las personas somos lo más importante y esa, precisamente, fue su obra, que nos viéramos como personas y ahora como amigos y amigas.
Ginés Cervantes, hombre tranquilo, honesto, sincero, valiente, libre, y sobre todo un hombre bueno. Gracias, eskerrik asko, por tu esfuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario