jueves, febrero 2

"Manifiesto por el Socialismo"

Cuelgo aquí el Documento “Manifiesto por el Socialismo”, producto de los debates que desde el 17 de diciembre-12 ha fomentado Tribuna Socialista, y que concluimos el pasado sábado día 28 en un Encuentro Socialista que tuvo lugar en la Casa del Pueblo de Madrid (sede de la UGT).
El compromiso de los participantes en el Encuentro fue el de difundir y debatir este Manifiesto en el seno de nuestro Partido. Así mismo, se decidió hacérselo llegar a los compañeros y compañeras delegados/as e invitados/as al 38º Congreso que se celebrará en Sevilla este fin de semana próximo. Por ello, os pido que se lo paséis a todos aquellos y aquellas que conozcáis que tengan previsto acudir al Congreso.

Los reunidos en el Encuentro Socialista, consideramos que la única salida a esta crisis es por la puerta del SOCIALISMO. Esperamos contribuir a la apertura de soluciones con este documento. El compromiso es desarrollarlo abiertamente con todos los compañeros y compañeras de nuestra clase social.
Por último, decir que las medidas urgentes, no son más que un decálogo de las muchas cosas de se podrían y deberían hacer desde los poderes públicos, conscientes de que la condición es una lógica distinta a la del mercado. Por tanto, estas medidas no son limitativas.
Sin más, recibir un fraternal saludo:



Militantes socialistas de Madrid, Navarra, Galicia, Euskadi, Cataluña, País Valenciano, reunidos en la Casa del Pueblo de Madrid -sede de la Unión General de Trabajadores-, el veintiocho de enero de dos mil doce, Manifestamos:
Que la Mayoría Social, es decir: los asalariados del sector público y del privado, los desempleados, los pensionistas, los autónomos y pequeños empresarios, así como los jóvenes estudiantes, hijos e hijas de dichos colectivos, demandan y necesitan de una política acorde a sus intereses.
Que siendo mayoritariamente afiliados y afiliadas del Partido Socialista Obrero Español, abogamos porque nuestro Partido, sin el que no podría entenderse la historia contemporánea de nuestro país, debe reencontrase con su naturaleza, con la razón de ser de su fundación, abandonando las políticas de acompañamiento del capital.
Afirmamos que nuestro partido debería mantener el liderazgo social en la defensa de la democracia, en todos los ámbitos: económico, social, cultural. Volviendo a ser el paladín de la lucha por la igualdad, el defensor de la idea de socialismo en libertad y continúe denunciado las injusticias sociales.
Que en las derrotas electorales sufridas en Galicia en 2004, en Cataluña en noviembre de 2010, en las autonómicas y municipales en mayo de 2011 y en las generales del 20 de noviembre del mismo año, no han sido derrotadas las aspiraciones originales del socialismo, han sido derrotadas las políticas desarrolladas por la dirección del PSOE, que son ajenas al socialismo e inadecuadas para la consecución de su objetivo central que no debería ser otro que la conquista del socialismo, la defensa irrenunciable de los sectores más frágiles.
Que la democracia interna del PSOE es muy mejorable, debiendo dejar de ser formal para ser real. Comenzando por el acentuado presidencialismo que nos aqueja; pasando por el encorsetamiento al que están sometidos los órganos políticos y de control, siendo buen ejemplo las meditadas prisas con las que nos vemos inmersos en el desarrollo del 38º Congreso Federal; y concluyendo por la casi nula participación de los afiliados de base en las decisiones del Partido. Este déficit democrático nos somete a instituciones exteriores, ajenas al socialismo y a la política que nos es propia. Defendemos la democracia interna, las primarias y la revitalización del partido que favorezca una mayor implicación de la militancia.
Que es necesario que se fortalezca el partido y que se combine experiencia y renovación. Creemos en un partido de hombres y mujeres libres e iguales. Opinamos que las componendas entre familias, clanes o camarillas no son ni válidas ni aceptables y es por ello que creemos urgente la integración de todas las sensibilidades dentro de un proyecto unitario e ilusionante, respetando la pluralidad y la diversidad de opiniones, alejados de cualquier dogmatismo o sectarismo.
Los cargos elegidos se deben a los que les han votado y no a instancias supranacionales o poderes de hecho. Por eso nuestro modelo de Estado es la República, modelo que reivindicamos democráticamente y en el que se debe reorganizar la convivencia entre los pueblos respetando su soberanía e impulsando la unión libre entre los mismos.

La recuperación democrática de nuestro Partido y de las organizaciones sindicales, que sólo se deben a los trabajadores y han de mantener total independencia frente a los mercados y sus planes de ajuste y recorte, ha de salvar la unidad de los trabajadores de todo el Estado español defendiendo los intereses comunes, sin lo cual no puede haber una salida positiva de la actual crisis económica, social, política e institucional.
II. Una grave crisis del capital
Queremos dejar bien claro que rechazamos el mercado sin reglas, y que consideramos ilegítima la hegemonización de toda la organización social por la lógica del mercado.
Para los socialistas es irrenunciable el Estado de Bienestar: Sanidad pública, Educación pública, laica y gratuita, Sistema Público de Pensiones basado en la solidaridad, Atención a la Dependencia. Cuatro pilares básicos, públicos, gratuitos y de calidad.
La crisis económica que, en mayor o menor medida, recorre todos los países del mundo, no es una crisis de los pueblos. Afirmamos que es la crisis de un sistema económico caduco e insostenible, cuyas instituciones supranacionales, en primer lugar el FMI y sus políticas, han llevado a la catástrofe a los países de otros continentes y ahora hacen lo mismo con Grecia y los demás países europeos.
La crisis empezó siendo esencialmente financiera, aunque finalmente resultó ser una auténtica crisis sistémica y global que está haciendo tambalear todo un modelo económico. Es una crisis múltiple:
1) Financiera, (movimientos especulativos, problemas de liquidez y de solvencia, falta de
crédito...)
2) De recursos naturales (agua, pesca, bosques, biodiversidad,..) y ecológica (cambio climático,
efecto invernadero...)
3) Energética (agotamiento de combustibles fósiles),
4) Alimentaria (agotamiento de las reservas alimentarias mundiales, escasez e incremento
exponencial de los precios de los alimentos...),
5) Demográfica y migratoria mundial (superpoblación, migraciones masivas...),
6) Social (creciente desigualdad en la distribución la riqueza y en los niveles de renta).
Hay numerosas interrelaciones que se establecen entre distintos parámetros que dificultan el diagnóstico correcto de la magnitud o envergadura de esta compleja crisis múltiple. Además ha acabado contagiando a la economía doméstica y a las cuentas públicas. Para resolverlo, pretenden que las familias se apreten el cinturón hasta la asfixia, atornillándonos a un futuro de retroceso social e incertidumbre.
Es una crisis inédita, cuya salida política solo es posible desde el socialismo, de mayor redistribución de la riqueza.
Estas políticas combinan el ajuste del gasto público y el endeudamiento sin fin para pagar la deuda. Es la única fórmula que los especuladores, banqueros y mercaderes han encontrado para retardar la caída del sistema que les es favorable: destruir del Estado de Bienestar, hacer recaer sobre el Estado y la Mayoría Social la factura del juego especulativo en el que se concentran las entidades financieras, fondos de inversión, especuladores en general, a los que llaman “los mercados”. Dicho
Los trabajadores, lo único que hemos hecho ha sido trabajar, cotizar y tributar. Cinco millones trescientos mil miembros de los sectores sociales más débiles, de nuestra misma clase social, están en el desempleo. La Mayoría Social se encuentra ante la incertidumbre y la indefensión, al ver que las políticas adoptadas en nuestro país desde mayo de 2010 se dirigen contra nosotros y no contra los responsables de esta tremenda crisis sistémica.
Una minoría social, compuesta por un segmento muy reducido de la población, diseña un futuro en el que el Estado de Bienestar pasaría a ser un Estado de Suficiencia, de Caridad, en el que los más vulnerables se hundirían en la pobreza y los ricos incrementarían sus capitales y patrimonios. Este es el futuro al que nos negamos, este es el futuro que, de no dar una alternativa clara de carácter socialista, legaremos a nuestros hijos y nietos.
Pero tras dos años de duros e ininterrumpidos recortes, y en la antesala de nuevas medidas contra los asalariados, queda demostrado que las medidas de ajuste solo sirven para incrementar la partida destinada al pago de la deuda y sus intereses. Esas severas políticas de austeridad son dañinas, pues restringir el gasto y la inversión pública, cuando el sector privado está colapsado por la restricción del crédito, provoca mayor destrucción de empleo, menor capacidad de compra por parte de la Mayoría Social, menor tributación directa e indirecta y por ende menor recaudación para de las arcas públicas.
Esta espiral conduce a un hundimiento prolongado, con tasas de paro de más del 20%, sin ninguna perspectiva de recuperación. Insistir en una sobredosis de ajustes en el gasto público y aplicar una reforma constitucional que para alimentar a los banqueros impide que los gobiernos fomenten la producción y el bienestar es, además de antidemocrático, totalmente irresponsable.

III. No hay salida sin democracia.
Para lograr sus propósitos, los círculos reducidos que dominan las finanzas, necesitan intervenir los estados, vulnerando y anulando la soberanía de los pueblos y las naciones, en nombre de supuestos avances de una supuesta construcción europea, como implantación de un “gobierno europeo” que no sería más que una dictadura impuesta a todos los pueblos de Europa, al estilo de lo que se ha hecho en Grecia e Italia.
Los socialistas abogamos por la Unión de los pueblos de Europa, pero sobre la base de la democracia y respetando las culturas, los derechos. Una construcción europea inspirada por los principios de la cooperación, el respeto mutuo, la solidaridad entre los pueblos, la ley y una relación sostenible entre la humanidad y la naturaleza, aunque rechazamos un excesivo euro-centrismo. Somos plenamente favorables a un proceso de construcción europea guiada por directrices emanadas de la voluntad popular.
Defendemos el desarrollo, profundización y ampliación de la Unión y pedimos con igual firmeza que se desarrolle como un proceso democrático, y se parta desde la iniciativa controlada por los ciudadanos. Apoyamos que se profundice en la democratización de las instituciones europeas, y por
No nos identificamos con una Unión de Mercaderes cuyas decisiones lesionan a los ciudadanos europeos y que ha acabado poniéndonos en manos del FMI.



IV Corresponde al socialismo producir un cambio.
Por lo anterior, consideramos necesario desarrollar en el corto y medio plazo el sentir expresado por el llamamiento que nos ha traído a este primer encuentro de socialistas.
En particular:
Es indispensable que el Partido Socialista y demás organizaciones de la mayoría social, tomen posición clara por el abandono inmediato y sin paliativos del plan de ajuste que los sucesivos gobiernos y el conjunto de las administraciones están aplicando, retirando cada una de las normas que lo instrumentan. Que rechacen o rompan cualquier consenso, concertación o diálogo para aplicar ese plan.
Que unan fuerzas para movilizar todas las energías sociales a fin de lograr la derogación de las leyes que se han derivado ya de este plan y amparan los retrocesos en materia laboral, seguridad social, salarios, la negociación colectiva, los recortes en el sistema de pensiones, el recorte presupuestario de los servicios públicos.
Que el Estado asuma su responsabilidad en la recuperación de la producción y del empleo, iniciando la renacionalización de las amplias parcelas cedidas al capital privado en Sanidad, Educación, Energía; defendiendo los medios de comunicación públicos como única garantía para tener acceso a una información plural, veraz.
Que la Administración pública, en todos sus niveles, disponga de los recursos materiales y humanos para todo ello: recuperación de las plantillas y de los salarios y derechos de los empleados públicos, acabar con la sangría de las externalizaciones absorbiendo al personal, terminando también con la destrucción de empleo privado que causa la morosidad de las administraciones.




Todo ello requiere recursos: -devolución del dinero público entregado en diversas formas –préstamos, avales, efectivo, entre otras– a bancos y cajas de ahorro. Nacionalización de las entidades auxiliadas creando una banca pública, una red de distribución del crédito a las familias, a los autónomos y empresarios, a las administraciones, garantizando que el dinero no se presta con usura y condiciones leoninas. -Iniciar así la nacionalización del sistema financiero, que se ha demostrado incompatible con la supervivencia de la población. Por ejemplo, ¿cómo es posible resolver el problema de la vivienda sin nacionalizar los cuatro o cinco grandes bancos que tienen en sus manos el grueso de las viviendas construidas? -No reconocer la deuda usuraria que asfixia a las administraciones.

Los trabajadores y trabajadoras, independientemente del nivel salarial que tengan; los trabajadores y trabajadoras que carecen de un puesto de trabajo; los autónomos, comerciantes y pequeños empresarios; quienes han cotizado para tener acceso a una pensión, y quienes por solidaridad del sistema perciben una pensión no contributiva; los futuros trabajadores, hoy estudiantes; precisan de otra política, una política socialista, que genere riqueza, que genere fuerza de trabajo, que de estabilidad y despeje incertidumbres. Frente a las políticas económicas que nuestro Gobierno y el Gobierno actual han desarrollado y están desarrollando de reducción del gasto público, de destrucción de empleo y destrucción de derechos; una política que pone en cuestión las bases mismas de la democracia.
La Administración pública, en todos sus niveles, está fomentando la destrucción de empleo por el impago de las facturas a las empresas proveedoras de bienes y servicios. Esta inadmisible situación debe corregirse de inmediato.
Por lo anterior, Consideramos:
Que coherentemente con los motivos antes expresados, cada vez somos más los que pensamos que el Estado necesita de una red de distribución del crédito, para hacer llegar el crédito a las familias, a los autónomos y empresarios, garantizando que el dinero no se presta con usura y condiciones leoninas. Esa banca pública la tiene en las entidades auxiliadas por el Estado.
V. Nosotros también proponemos Medidas Urgentes:
1) Un plan de choque de creación de empleo público y recuperación de la sanidad, la educación y demás servicios públicos. Desarrollo de las infraestructuras necesarias para la producción y el bienestar y no de las impuestas por los banqueros y constructoras. Inversiones para la investigación y el desarrollo.
2) Subsidio para todos los parados, recuperación del poder adquisitivo de salarios y pensiones, como único modo de reactivación de la economía y la producción. Restablecer la plena vigencia de los convenios colectivos.
3) Garantizar el crédito, protegiendo a las empresas y las familias de la usura y las cláusulas leoninas. Recuperación de una red de banca pública, como se ha señalado en este Manifiesto.
4) Persecución del fraude fiscal, principalmente de las grandes fortunas que mantienen ingentes cantidades de dinero evadido en paraísos fiscales. Confiscando todos los bienes de los defraudadores y persiguiendo legalmente a sus testaferros.
5) Incremento de la tributación de las rentas del capital de las Sociedades de Inversión en Capital Variable (SICAV), así como de todas las sociedades de inversión de capital mueble
o inmueble, hasta tributar como cualquier otra inversión.

7) Devolución con carácter retroactivo de los capitales malversados a las administraciones públicas. Cambio urgente del Código Penal, para que los delitos monetarios se salden con la devolución íntegra de lo sustraído, con intereses.
8) Puesta en marcha de inversiones para la investigación y el desarrollo. Sabiendo que esta línea de inversión solo da resultado a medio y largo plazo.
9) Reforma legislativa de la Ley de Hipotecas, para cancelar la deuda con la dación de la vivienda en pago. Estableciendo la protección social necesaria, en materia de vivienda, cuando el desahuciado tenga hijos menores a cago o familiares dependientes. Distinguiendo en todo caso, a quienes no pueden pagar de quienes con o sin crisis no quieren pagar.
10) Finalización de los acuerdos del Estado con la Iglesia, explicitados en los Acuerdos de 28 de julio de 1976. Y en particular las subvenciones económicas.
En base a estas manifestaciones y consideraciones, Tribuna Socialista continúa con su compromiso con el debate y difusión del ideario socialista.


Hoy más que nunca nos comprometemos con la unidad de los socialistas, en pro de dar una clara, democrática y decidida alternativa socialista ante la agresividad de las políticas del capital.
Este Manifiesto lo firman, a título estrictamente personal:

(1) Roberto Tornamira Sánchez, Afiliado al PSM-PSOE en Arganzuela.
(2) José Antonio Iniesta Martín, Afiliado al PSC-PSOE Sant Boi.
(3) Koldo Méndez, Afiliado al PSE-EE-PSOE Bilbao .
(4) Cruz Gútiez Pardo, Afiliada de PSM-PSOE en Getafe.
(5) Oscar Lomba Álvarez, Afiliado al PSdeG-PSOE en Vigo.
(6) Miguel Ángel Curieses, Afiliado al PSM-PSOE en Chamberí.
(7) José Luis Úriz Iglesias (Expulsado del PSN) se adhiere


Hace mucho frío en el socialismo actual, por eso acompaño con esta memorable canción:

No hay comentarios:

Publicar un comentario