martes, mayo 17

Una campaña electoral compleja y difícil



Después de treinta años de campañas electorales, municipales y autonómicas, en Navarra en esta ocasión he cambiado de registro y estoy metido de lleno en las municipales en Catalunya.

Era un reto especial que no sabía muy bien como podía transcurrir, porque la realidad política de Navarra, aun teniendo puntos en común, poco o muy poco tiene que ver con la de aquí.

De inicio pensé que sería más plácida y tranquila después de la dureza de alguna de las vividas por allí. No es lo mismo la campaña que estará desarrollándose en este 2011, que sigo muy de cerca desde la distancia y una cierta añoranza, con Batasuna legalizada aunque sea a través de Bildu, que las vividas con anterioridad, con la tensión en las calles, a la hora de pegar carteles, o en los pocos actos electorales que nos atrevíamos a realizar, siempre con la compañía de nuestros escoltas cerca.

Error, profundo error. Hay muchas maneras de palpar la tensión y no todas son por la presencia intimidatoria de ETA y su entorno. También hay diferentes maneras de mentir, manipular e incluso insultar y a veces algunas de ellas están azuzadas provocadas por ciertos politiquillos más preocupados de la bronca y la descalificación que de solucionar los problemas de sus vecinos. Jamás a pesar de las dificultades vividas allí había recibido los insultos y descalificaciones que sufrí el pasado sábado cunado repartía propaganda del PSC. Jamás me han llamado “extranjero” o me han espetado que “les estamos invadiendo”.

Espero y deseo que ese personaje maleducado y grosero no sea representativo de la opción política que representa, que conozco ya que luego se paró en su mesa electoral, pero hay algo de su violencia verbal que me dejó impactado y preocupado. Quizás lo que está ocurriendo en la vecina Badalona no sea casual y si no lo es las alarmas rojas deberían estar sonando en todos los partidos pero en especial en los nacionalistas catalanes y más en concreto en los de estas dos bellas localidades.

También me ha dejado perplejo negativas o dificultades creadas de los representantes de CiU para su participación en debates políticos ante sus ciudadanos. Creía que CiU aún siendo un partido de derechas se parecía más al PNV que al PP. Nuevamente me he equivocado radicalmente. Lo que estoy teniendo ocasión de conocer se parece más a la apariencia señoril y caciquil de la derecha andaluza, que a la derecha más democrática y civilizada de Euskadi.

Otro elemento que me ha sorprendido es que para la batalla política local se empleen descalificaciones que creía superadas en una democracia que debía ser avanzada, como que “no eres de este pueblo”, aunque vivas en su límite y estés dispuesto a dejarte el pellejo por solucionar sus problemas. ¿Acaso no se puede trabajar y trabajar bien por sus ciudadanos viviendo más cerca que algunos de quienes dicen vivir allí? Por no citar ciertos comentarios sobre mi procedencia Navarra, que prefiero ignorar teniendo en cuenta que ha vivido mis últimos doce años con dos escoltas acompañándome a todas las horas del día. Todo ello viniendo desde el mismo ámbito político.

Juego sucio que creía que aquí no podía ni debía existir. Lo lamento, lo lamento y supongo que algo tendremos que hacer el resto de partidos para erradicar estas oscuras prácticas, a ser posible desde dentro de los Ayuntamientos a los que vamos a llevar una nueva manera de hacer política.

Quedan solo unos días. Después, el domingo observaré también con curiosidad si su desarrollo va de acuerdo con las elementales normas democráticas y de juego limpio. Espero no ver a ancianos manipulados llevados a votar en ambulancias fletadas por algún partido político, o tener que estar atentos de que no se “juegue” con las papeletas o intentos de introducir votos en el recuento final. Que la madurez que se le supone a esta desarrollada y avanzada zona se manifieste también en ese día.

Y después a currar, a trabajar sin descanso para intentar solucionar los problemas de nuestra ciudadanía, para aportar imaginación en tiempos de crisis, para fomentar la cultura, conseguir empleo, evitar que desmantelen el Estado del Bienestar que tanto nos ha constado construir a la izquierda. A currar sin desmayo.

Cierro con una preciosa canción con la que me he emocionado innumerables veces.

2 comentarios:

  1. José Luís,
    Lamento profundamente el trato que estas recibiendo por parte de algunos.
    Ya te dije que no lo tendrías fácil...

    David Escartín

    ResponderEliminar
  2. Francesc-Xavier Fernández Ruiz
    ERC, Santa María de Martorelles.
    Como bien dice David no es fácil, aunque ahora te puedo decir que van con más educación, no te quiero ni contar hace 22 años por lo que tuvimos que pasar los recien llegados, por cierto, incluyendo a la ya ex-Alcadesa.
    Saludos.

    ResponderEliminar