miércoles, mayo 25

Reflexiones post traumáticas, o post electorales ( II ): Villava-Atarrabia y Navarra



La Casa de Cultura de Villava-Atarrabia, por la que tanto esfuerzo puse.

Aunque lejos de allí todavía sigo siendo concejal del PSN en Villava-Atarrabia y me considero miembro de este partido a la vista de que después de cuatro meses aún no han respondido a mis alegaciones sobre mi expulsión temporal. Desde la distancia en el tiempo, lo más que habría originado mi comentario sobre Otegi de Octubre habría sido una sonrisa, cómplice en algún caso, o la frase consabida:”este Úriz…” en otros. A menudo en política es tan malo ir por delante que por detrás. Por eso hago estas reflexiones con toda la legitimidad del mundo.

Respecto a lo ocurrido en Villava-Atarrabia el domingo pasado, era la crónica de un suceso anunciado, a Bildu se le había hecho la campaña gratis y la gente, enfadada con lo ocurrido, les daba su apoyo más por cuestiones sentimentales que políticas. Es un voto más con las vísceras que con el cerebro. La derecha fraccionada y la ruptura de Na Bai preveían sus resultados. ¿Y el PSN? ¿Qué voy a decir del PSN que no haya dicho en los últimos tiempos? Lo único es que lo lamento por mi compañera Mertxe y que parece que el “efecto Úriz” que algunos planteaban como negativo no lo era tanto.

¿Qué hacer ahora? No creo, nunca lo he creído, que lo más democrático sea dejar gobernar a la lista más votada. Lo más democrático es que gobierne el que más apoyos tenga, partiendo de un inicio que le exige mayoría absoluta. El inicio, solo eso. Creo sinceramente que lo mejor para mi pueblo (sigue siendo mi pueblo) es que Peio Gurbindo sea su alcalde, porque es el que más capacidad tiene para lograr entorno a él el máximo de apoyos plurales, transversales y con la que está cayendo es lo que realmente interesa. ¿Cómo se logra eso? Pues que en la investidura tenga de inicio los votos y el apoyo de Aralar, IU y PSN para situar a UPN en la tesitura de apoyarle o dejar que gobierne Bildu. ¿Os imagináis que 4 años le esperarían si propiciaran lo segundo?

En Navarra está también complicado. Los resultados del PSN son los peores de nuestra historia en parlamentarios, votos y porcentaje, se ha perdido el ¡33 %! de lo que se suponía en el 2007 que era nuestro suelo. Los errores cometidos en esas fechas, la decisión profundamente errónea del congreso y la deriva a la que nos han llevado los actuales dirigentes nos dejan al borde de la extinción, en Pamplona de manera más evidente. Una extinción a la que llegaremos si no tomamos ahora la decisión adecuada. Por cierto: ¿aquí no dimite nadie? Lo más lógico y racional en el PSN sería eso y por tanto la celebración de un Congreso Extraordinario que readaptara nuestras ideas a la nueva situación.

De nuevo la pregunta: ¿Qué hacer? En mi opinión aquí y allí apoyarse los partidos progresistas y de izquierdas en toda su rica variedad. Es la única manera de capear este terrible temporal. En lo concreto: Navarra para un candidato del PSN que no sea su actual líder absolutamente devaluado (podría ser alguien que pueda cumplir el papel de complicada síntesis y solo se me ocurre Juanjo Lizarbe que ya estuvo cumpliéndolo en el pasado), aceptando los votos, todos los votos sin acuerdos previos sino a posteriori. En Pamplona Uxúe Barkos cumple también ese papel de equilibrio desde la sensatez y experiencia. En el resto de Ayuntamientos aplicar la misma fórmula.

Con un matiz. Lo ocurrido con la mala experiencia de colaboración del 2007 en Ayuntamientos como Burlada, Barañáin, Zizur o Alsasua no se puede ni debe repetir ahora. El nacionalismo que se considera de izquierdas debe anteponer en estos momentos de brutal crisis esos planteamientos de izquierdas a los puramente nacionalistas. Ya habrá tiempo de defender estos últimos en el futuro una vez solventado esta difícil situación. Todos y todas deben hacer para lograr el éxito un profundo ejercicio de diálogo y sobre todo de generosidad. Navarra, su mayoría progresista lo está demandando y se lo merece. Esperemos que los que deciden escuchen y estén a la altura de las circunstancias.

Con mi recuerdo, mi cariño y mi respeto a donde he venido y a donde volveré cuando deje esta vida:

No hay comentarios:

Publicar un comentario