miércoles, abril 20

Mi último pleno en Villava-Atarrabia.



El próximo 3 de Mayo participaré en el último pleno en el Ayuntamiento de Villava-Atarrabia después de unos intensos doce años de actividad municipal.

Intensos en todos los sentidos, en el negativo porque hemos vivido momentos duros, desagradables, incluso con una gran dosis de violencia verbal y psicológica. Que alguien te llame “fascista” o “torturador” o que te “invite” a abandonar tu pueblo antes de que sea peor cuando caían compañeros y compañeras asesinados por la violencia terrorista no es plato de buen gusto. Llevar dos escoltas fruto de ese acoso, o que aparezcan pintadas, carteles, pancartas incluso en el colegio de tu hijo con insultos y amenazas tampoco. Mucho menos cuando se intenta también comprender y entender el sufrimiento de la otra orilla, a veces con la incomprensión de tus propios compañeros de partido.

Pero no solo han ocurrido situaciones negativas, también y en especial en los ocho años que estuve de concejal delegado de cultura he pasado momentos agradables e incluso muy agradables. En esos años he tenido la ocasión y el privilegio de conocer a gentes muy interesantes, tanto en lo musical, literario, teatral, del mundo del cine pero especialmente como personas. Con algunas aún conservo gracias a esos años una buena amistad. Pero sobre todo he sentido la satisfacción de que gracias a ese trabajo, con la ayuda de un equipo impresionante, Villava-Atarrabia fue un referente cultural en Navarra e incluso fuera de Navarra. Fueron años de esfuerzo, de mucho trabajo pero valió la pena, en los que con poco presupuesto pero mucha imaginación hicimos cosas impensables hasta ese momento en un pueblo tan pequeño.

Ahora ese día será especial para mí. Supongo que la emoción se impondrá a otros sentimientos igual de nobles. Dejo allí amigos y amigas, referentes políticos y grandes personas con las que he estado codo con codo, incluso desde la discrepancia política, desde la derecha de UPN, pasando por el nacionalismo moderado y también radical. He aprendido mucho de esos años, experiencia que espero trasladar a mi nuevo “destino” si la ciudadanía de Santa María de Martorelles me da ocasión de ponerla a su servicio a través de sus votos el próximo 22.

Pero para ese último pleno a parte de mi despedida, quiero dejar constancia de dos temas que me han quedado pendientes: la retirada de un símbolo religioso que no pinta nada en un Salón de Plenos y mi empeño en que una calle de Villava-Atarrabia esté dedicada a un grupo navarro de rock and roll; BARRICADA, quizás el más emblemático de nuestro país, que realizó allí sus conciertos de 20 y 25 aniversario, lo que supondría además un reconocimiento a que nuestro pueblo tiene un poso muy profundo en ese tipo de cultura.

Pero Villava-Atarrabia, su Ayuntamiento ya siempre tendrá un rincón especial de mi corazón y de mi memoria. Ahora sólo me refiero a mi experiencia política allí, tiempo habrá de referirme a la vivencial, aunque en buena lógica lo político y lo vivencial en mi caso van, han ido, siempre profundamente unidos.

Adjunto pues esas Mociones que he presentado ya y para las que espero recoger el apoyo necesario para su aprobación. Sería la mejor manera de despedirme:

Moción para su debate y votación en el Pleno del Ayuntamiento de Villava-Atarrabia.

Es norma básica en las democracias actuales que la separación de poderes debe quedar perfectamente delimitada. Eso es de especial relevancia en lo referente a la separación que debe existir entre el poder religioso y político lo que incluye en buena lógica también a los símbolos de ambos.

Este planteamiento lleno de lógica democrática ha estado empañado durante los últimos años debido a la habitual relación de nuestra sociedad con la religión católica. Pero poco a poco, y la aprobación reciente de una moción sobre el tema en el Parlamento de Navarra así lo indican, se va consolidando esa separación y los símbolos religiosos van desapareciendo de los lugares públicos.

Así pues resulta anacrónico y fuera de cualquier norma protocolaria que en el Salón de Plenos de nuestro Ayuntamiento siga existiendo aún una imagen del “Sagrado Corazón de Jesús” símbolo de un pasado ya lejano y superado.

Por esta razón y para ir en la línea de los tiempos actuales de separación, respetuosa pero firme, de los poderes religioso y político este Ayuntamiento decide:

La retirada del Salón de Plenos de la figura del “Sagrado Corazón de Jesús” que figura en la actualidad.

Moción para su debate y votación en el Pleno del Ayuntamiento de Villava-Atarrabia

José Luis Úriz Iglesias concejal del Grupo Municipal del PSN, plantea ante el Pleno del Ayuntamiento de Villava-Atarrabia:

En las últimas legislaturas desde el Grupo Municipal de EA primero y Na Bai posteriormente, se ha impedido denominar a las calles de nuestro pueblo con nombres que no fueran toponímicos. Esta regla impuesta impidió en su momento, tal y como propuso nuestro grupo, llamar al paseo que une Fermín Tirapu y la Avda. de Serapio Huici y que aún no tiene nombre adjudicado como “Paseo Barricada”. Pero en la presente legislatura esa regla no escrita ha sido rota, al haberse aprobado en el Pleno del pasado mes de Febrero una plaza de nuestro pueblo con la fecha conmemorativa del Día Internacional contra la siniestralidad laboral.

Recordar pues que el motivo de aquella propuesta venía apoyada porque dicho paseo bordea un lugar ya emblemático para la música en nuestro pueblo: el Polideportivo “Hermanos Induráin” donde se han realizado numerosos conciertos entre otros los ya históricos realizados como celebración de los 20 y 25 aniversario de esta ya mítica banda de rock and roll.

Villava-Atarrabia ha quedado así unida de manera definitiva a BARRICADA y en especial ese paseo por el que circularon las miles de personas (más de 12.000) que acudieron a esos conciertos. En la historia del rock and roll el Polideportivo Hermanos Induráin tiene ya un lugar predominante ya que además allí se hicieron conciertos tan emblemáticos como el de final de la gira de MAREA, o los de Los Secretos, Benito Lertxundi, Quique González, Carlos Chaouen, Los Van Van, Chucho y Bebo Valdés, Compay Segundo, Amancio Prada, Chambao, Alaska, Olga Román y Aurora Beltrán, Violadores del Verso, etc. Por Villava-Atarrabia han pasado también, La Polla Records, Soziedad Alkoholika, Narco, y otros muchos que la han convertido en referente musical de los últimos años.

Por esas razones volvemos a recuperar aquella propuesta conscientes de que sería una muy buena manera de finalizar estas legislaturas en las que la música del rock and roll ha estado tan presente en nuestro pueblo.

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN:

A partir de esta fecha el paseo que va desde la calle Fermín Tirapu y que atravesando el lateral de los polideportivos acaba en la Avenida Serapio Huici se denominará: “PASEO BARRICADA” en referencia a este grupo de rock and roll.

1 comentario:

  1. Yo, que también fui concejal en su momento, te aseguro que no lamento en absoluto lo que dejé atrás y no me arrepiento de no haber vuelto a repetir. Fue una liberación.

    ResponderEliminar