martes, marzo 22

Solidaridad con DERBI




Reconozco que al llegar hace más de dos años a Martorelles además de descubrir un precioso lugar me di cuenta que era el pueblo de Derbi. Venía de uno como Villava que todo el mundo conoce como “el pueblo de Induráin” y acababa viviendo en otro ligado a las dos ruedas, en este caso de motos. La primera vez que cogí la carretera que une Mollet con Sant Fost y Martorelles pasé delante de la fábrica de DERBI y me vinieron a la mente los buenos momentos vividos con los trece, perdón, doce más uno, campeonatos de gran Ángel Nieto. Era el final de la tele en blanco y negro y el comienzo del color y ahí comenzamos a apreciar el rojo característico de esta emblemática marca.

Derbi está ligada a Martorelles, pero también a Catalunya y a España. Ahora estamos acostumbrados a las gestas de nuestros deportistas pero en aquella época Nieto fue de los pioneros, con el orgullo añadido de que lo hacía con una moto construida aquí. Una moto que ha llevado el nombre de nuestro país –ponga aquí cada cual lo que le apetezca- con orgullo. Ahora vemos a los Lorenzo, Pedrosa y compañía defendiendo marcas de origen japonés o italiano: Yamaha, Ducati, Honda….., pero a nosotros siempre nos quedaba Derbi, esa Derbi que quizás por no haberlo previsto a tiempo por quien podía haberlo impedido, fue vendida a Piagio alejando de Martorellas, Catalunya y España el centro de operaciones y por tanto de decisiones.

Ahora viene el llanto y crujir de dientes por esa falta de previsión. No solo son los dos centenares largos tos de trabajo que se pierden, es el prestigio, la historia, el orgullo de una marca de aquí.

Ayer estuve en la manifestación que sus trabajadores convocaron en Mollet. Palpé un cierto conformismo fatalista, como si ya se hubiera asumido su final. Uno de los argumentos que escuché fue que era una decisión política –todas en el fondo lo son- y que al tomarse las decisiones tan lejos era difícil influir en ellas y por tanto la capacidad de salvación era limitada.

Discrepo de esa opinión, creo que la decisión también se juega aquí, en Catalunya y España. Ambos gobiernos tienen una cierta responsabilidad en su venta anterior y por tanto también la tienen en evitar este desastre. Por eso es hacia el Palacio de la Generalitat con su presidente el señor Más al frente, y a Madrid, al Gobierno central donde hay que dirigir la exigencia de que eviten este desaguisado.

El PSC parece que sí está dando la cara. Escuchando ayer al señor Monrás alcalde de Mollet al menos así lo parece. No solo mostró su apoyo y solidaridad sino que se ofreció a hacer cuantas gestiones y presiones hicieran falta. Allí estaban apoyando concejales de la zona y también partidos como IC y ERC. Pero los que brillaron por su ausencia fueron otros como PP y CIU. Lo del primero tiene una cierta lógica debido a su animadversión a todo lo que suponga lucha obrera, pero lo de los segundos resulta un escándalo. Quizás su recién estrenada llegada al poder en la Generalitat se lo impida, más pendientes de favorecer a los pudientes con medidas sobre el impuesto de sucesiones y recortes en gasto social o cultura. Llevan poco tiempo pero en lo poco que llevan ya se les ha caído la careta.

Pero si no están habrá que obligarles a que estén, porque que yo sepa Derbi está en Catalunya y en Catalunya ahora gobiernan ellos. Pero eso es ya otra historia.

Ahora lo que quiero transmitir con estas líneas es mi apoyo incondicional a los trabajadores y trabajadoras de Derbi. Camino de Pamplona ya he hecho gestiones para conseguir apoyos desde otras empresas de automoción como Volkswagen y ya saben que en todo lo que haga falta ahí estaremos.

Quiero terminar este escrito gritando alto y claro: ¡No al cierre de Derbi! ¡Solidaridad con Derbi!

No hay comentarios:

Publicar un comentario