jueves, marzo 3

Nuestro homenaje a Enrique Curiel (publicado D.Noticias 3-3-2011)



Este artículo escrito de manera sentida, con cariño y amistad, pretende ser un homenaje a Enrique desde lo personal. Sólo el hecho de que los firmantes (gracias a su actuación) estemos en ámbitos de actuación política tan diferentes como el PSOE, Aralar o Batasuna refleja lo que él intentó: la comunicación y el diálogo entre diferentes.

"Esta madrugada ha fallecido un gran político, un gran amigo: Enrique Curiel. Una figura clave para entender nuestra historia reciente, escrita con su lucha antifranquista, pasando por su militancia en el PCE primero y en el PSOE hasta su muerte.

Los que firmamos estas breves y sentidas líneas lo hacemos desde la constancia de nuestras diferencias políticas, profundas en algunos aspectos, pero también de que su presencia de alguna manera nos unió, fundamentalmente en lo personal y quizás también un poco en lo político. Pretenden ser sólo, y nada menos, nuestro pequeño homenaje, nuestro reconocimiento, desde el cariño y respeto hacia quien conocimos de manera diferente pero en un ámbito común: el intento de conseguir la paz.

Era un político de los que se ven pocos hoy en día: inteligente, reflexivo, sensato, dialogante, de izquierdas de los de verdad, pero sobre todo era una excelente persona repleta de humanidad.

Queremos resaltar especialmente ese trabajo a favor de la paz, del diálogo entre diferentes e incluso entre muy diferentes como vía de entendimiento y por tanto de solución de conflictos. Algún día se escribirá esa historia, su historia, esa que hemos vivido con él en primera persona.

Ahora se va sin terminarla pero queremos y debemos dejar constancia de ese esfuerzo, que esperamos sea reconocido algún día por quienes desde los diferentes lugares de la política tienen constancia de ello. Nosotros sí lo hacemos, desde un lado y otro de las orillas de este río de aguas cada vez menos turbulentas sobre el que él se empeñó en construir puentes por los que poder comunicarnos. Es probable que poder firmar juntos este comentario sea uno de sus logros.

Nos deja su legado, especialmente sus numerosos escritos sobre el “problema vasco”, realizados con lucidez, audacia (no siempre comprendida) y generosidad, mucha generosidad, ésa que tanto necesitamos.

Éste era su momento. Nos consta que sabía que es el momento de la paz, que hemos iniciado la senda correcta hacia ella. Por eso cuando llegue, aunque no esté, le deberemos mucho a su trabajo estos años para conseguirla.

Adiós, agur Enrique, amigo y compañero, agur y adiós con el profundo dolor que nos produce tu marcha.

Continuaremos tu lucha.

Fdo.: Pernando Barrena, José Luis Úriz, Patxi Zabaleta."

No hay comentarios:

Publicar un comentario