viernes, enero 14

El momento de Montse Tura

Llevo apenas dos años en contacto con Catalunya, sin dejar mi vinculación con mi querida Navarra y en este tiempo es la segunda vez que manifiesto mi apoyo personal y político a Montse Tura. En esos dos años he conocido a todo tipo de personas, especialmente las que se mueven en el mundo político y más concretamente en el espectro de la izquierda.

Entre ellas una me ha producido un fuerte impacto, me ha impresionado profundamente por su serenidad, claridad de ideas y contundencia a la hora de defenderlas, en público y en privado. Esa persona es precisamente Montse Tura.

En la sociedad en la que vivimos lamentablemente no abundan gentes así, tampoco en los partidos que representan a la izquierda entre los que incluyo el mío, el PSOE. Las veces que he hablado con ella, y han sido ya unas cuantas en estos últimos meses, he percibido que más allá de las diferencias derivadas del lugar de nacimiento, coincidimos en el fondo y en la forma, en lo ideológico y también en el modelo de partido que defendemos; ella en el PSC yo en el PSN, en la táctica y en la estrategia.

No voy a profundizar en esos aspectos, porque estas breves líneas las escribo para hacerme eco de su decisión, de competir en unas primarias para encabezar la lista al Ayuntamiento de Barcelona, de un PSC que aún se lame las heridas de las últimas elecciones autonómicas.

La sitúan en el sector “catalanista” o “maragalista” en mi opinión para intentar ocultar su faceta más contundente: que realmente defiende posiciones nítidamente de izquierdas, progresistas en un momento de gran ambigüedad en el seno de una ideología, en la que también milito, que atraviesa una profunda crisis.

Igualmente intentan hacerla aparecer como la candidata del “aparato” cuando en realidad posee varios elementos que asustan al poder establecido dentro y fuera de los partidos: es de izquierdas, defiende con pasión, valentía, convicción y libertad (peligro, peligro) sus ideas, resulta próxima a la ciudadanía, y es mujer.

Por eso, por todo eso que representa, el PSC la necesita; primero para ganar las primarias y las elecciones en Barcelona y después quizás para liderarlo en un momento de cierto desconcierto. No siempre quien más lo merece es quien está, los aparatos (aparatejos debería decir) controlan que las gentes como ella no tengan demasiada relevancia, porque su fuerte personalidad hace sonrojar a los burócratas, pero esta vez da la sensación de que lo tienen muy difícil.

Algo muy profundo se está moviendo en el seno del PSC y también del PSOE. La base, especialmente a través de las redes sociales, comienza a mostrar su capacidad de liderar el futuro inmediato. Figuras como Tomás Gómez o Montse Tura muy alejadas de los viejos tics de los aparatos, ligadas directamente a la base del partido y también a nuestra base social, emergen con una fuerza quizás imparable. ¿Serán precisamente ellas las que tengan que liderar su recuperación? Es probable y deseable, mientras eso acontece ahora nos toca apoyarles, arroparles para que eso sea posible.

El primer paso se dio con el triunfo de Tomás en las primarias de Madrid, ojala el segundo lo de Montse con su triunfo en Barcelona. Otros se quedaron por el camino, en otros lugares más próximos se cercenó equivocadamente esa posibilidad, pero ahora parece que vienen nuevos tiempos.

Ánimo Montse! A por todas amiga y compañera! El futuro te está, nos está esperando.

"Olvidate del coche negro porque nunca moriré" Los roqueros políticos veteranos nunca abandonan. Dedicado a tí Montse.


1 comentario:

  1. Me ha sorprendido la audàcia de Montse al autopresentarse como candidata a "cap de llista" por Barcelona, desafiando la desición de la federacion socialista de la ciudad que ya habia dado a Hereu como candidato (le falta carisma a este chico).
    Però Montse és una persona i mujer muy ambiciosa como político, y no puede conformarse con una secretaria en el parlament, viendo pasar cuatro años hasta las próximas elecciones.
    De todas formas piensa José Luís, dicen que en la Plaça Sant Jaume no puede haber el mismo gobierno a un lado y otro de la plaza (Ajuntament / Generalitat), para que el Cataluña i Barcelona funcionen bién.

    ResponderEliminar