jueves, septiembre 30

Se lo dedico a.....

Este año tengo el honor de tirar el cohete de inicio de las fiestas de Villava-Atarrabia, mi pueblo hasta ahora, el lugar en el que he vivido los últimos treinta años y desde donde he desarrollado mi vida personal y política.

Aquí he madurado, aquí han ocurrido los mas importantes hechos de estos casi 62 años: buenos unos, no tanto otros, felices, dolorosos, gozados o sufridos. En cualquier caso aquí he pasado de la juventud a la madurez, manteniendo elementos comunes que jamás abandonaré.

No va a ser este un cohete habitual, porque supone el final de esa etapa y de alguna manera mi despedida al menos de la vida política aquí. Por eso adquiere un aspecto emotivo. Va a ser un momento especial en mi vida, uno de esos que marcan un antes y un después, que te hacen reflexionar sobre el tiempo pasado y todo aquello que ha ocurrido en esos años. También en las personas que han supuesto algo para mí.

A ellas me voy a referir, a ellas irá dirigido mi recuerdo en el instante en el que lance el cohete y cuando estalle en el cielo de mi pueblo. Estarán en mi memoria quienes me acompañan ahora por la senda de la vida y quienes ya no, especialmente las que se fueron para siempre como mi hermano Javi.

También el resumen de estos treinta años, en lo personal desde mi hijo Mikel a mis padres, mi hermana o mi tía que ahora me acoge en su casa; en lo político la pluralidad de quienes han supuesto algo en este largo trayecto, entre otros muchos compañeros de partido como Enrique Curiel, Odón Elorza, Daniel Arranz, Gemma Zabaleta; más próximos: Ainhoa Aznárez, Iosu Pardo, Josetxo Curiel hasta otros más alejados como Patxi Zabaleta, Pernando Barrena, o Juan Fromnknecht con los que he vivido momentos intensos en esa búsqueda de los postulados de la izquierda, del progreso de Navarra o de la paz.

Del mundo de la cultura me llegarán unos cuantos que he tenido la inmensa suerte de conocer en esta andadura y que en algún caso hasta puedo considerar amigos y amigas: Quique González, Carlos Chaouen, Paco Cifuentes, Olga Román, los Barricada, escritores como Rosa Regás, Fernando Marías, gentes a las que gracias a la actividad política de estos treinta años he tenido la oportunidad de sentir cerca, muy cerca.

De los medios de comunicación, la misma pluralidad, desde gentes de la prensa escrita: Joseba Santamaría, José I. Roldan, Satur Leoz, Miguel A. Riezu, los televisivos: Juan Carlos Rivas, Cristina García, Alicia Montano, de la radio: Mikel Muez, el duro de pelar Pérez Conde o Belén Galindo. Todas me han aportado algo, me han enriquecido en lo personal y en lo político, he crecido gracias a su contacto, al intercambio de ideas y de emociones que he mantenido con ellas.

Compañeras y compañeros de corporación, gentes con las que he confluido o me he confrontado casi siempre desde el respeto a sus ideas y lo que es más importante a sus personas: Alfonso Úcar, Peio Monteano, Txema Jurado, Pablo Archel, mi compañera de andanzas Mertxe Sánchez o un técnico de cultura como la copa de un pino sin el que no habría sido posible mi actividad durante estos doce años en el Ayuntamiento: José Vicente Urabayen. Horas y horas codo con codo intentando, cada cual a su manera, con aciertos y desaciertos hacer la vida más fácil a la ciudadanía de Villava-Atarrabia. Sesiones de discrepancia o de coincidencia, pero en las que nos íbamos aportando algo de nosotros mismos intercalando con los debates políticos trozos de sensaciones y sentimientos. Porque la actividad política no sólo es la relación entre gentes con ideologías diferentes, también lo es entre personas y ahí radica su elemento más importante; al menos para mí.

Por eso todas estas personas, unas con más intensidad que otras, estarán presentes al prender esa mecha que tiene mucho de despedida. Nos seguiremos viendo pero ya no será de la misma manera. A través de estas breves líneas quiero trasladarles que ya forman parte de la historia de mi vida, que las llevo a cada una de ellas en un pequeño rincón de mi corazón y que de manera diferente las aprecio, las quiero. Que sepan que si en algún momento me necesitan me tendrán, a casi 500 kilómetros, pero me tendrán.

Después cuando el cohete estalle y el estremecimiento pase llegará la fiesta, días de jolgorio y alegría para paliar momentos oscuros como los que estamos viviendo, con el deseo para todas y todos sean de la ideología, color de piel, religión, o nacionalidad que sean, que las disfruten siendo y haciendo felices a los demás.

Nos vemos el sábado a las 12 en el balcón del Ayuntamiento de Villava-Atarabia. Felices fiestas.

lunes, septiembre 27

Martorelles y los animales de compañía

Reconozco que nunca había tenido animales de compañía. Quizás porque defiendo que la mejor compañía son las personas, y que es con éstas con las que debemos mantener nuestra comunicación o nuestros vínculos de afecto.

Pero, paradojas de la vida, ahora tengo dos perras a las que quiero, no tanto como a los humanos que me rodean, pero sí han ganado una parte de mi cariño.

Por eso ahora veo su efecto social de la misma manera que lo veía antes, pero siendo sujeto activo en las dos partes: en el papel de dueño, de disfrutante y de sufridor. Digo sufridor porque siempre he reivindicado el control por parte de esos mismos dueños de los animales de compañía, en especial perros y gatos, porque otros como peces, pájaros, o hurones bastante tienen los pobres con estar encerrados, o en caso contrario de los poderes públicos en especial los Ayuntamientos.

¿Cómo? Pues de diversas maneras: creando ordenanzas que como su nombre indica ordenen su uso y disfrute, procurando que éste afecte lo menos posible al resto de ciudadanos: evitando la suciedad que originan recogiéndola sus dueños, el ruido que puedan provocar -con el lógico margen-, o llevándolos controlados cuando salen para evitar disgustos innecesarios. En caso contrario aplicando con rigor las sanciones correspondientes, y para eso es vital la acción de las policías municipales, o en el extremo creando un cánon o impuesto que permita la creación de una brigada especial para la vigilancia de su cumplimiento -lo que además de ser más eficaz crea empleo-. Aunque creo que resulta más lógico, aunque lamentablemente menos eficaz hoy en día, las políticas educativas a través de campañas informativas.

Ahora en Martorelles, un pueblo precioso de Catalunya, observo con sorpresa que o no existe ordenanza o bien la gente no acaba de concienciarse en este espinoso tema. El estado de algunas calles es lamentable, y a veces siento que soy un bicho raro cuando voy con mis bolsitas para evitar que alguien acabe sufriendo las consecuencias de ciertos actos de mis mascotas. Tampoco se observa la obligación de llevar a los perros sujetos, e incluso con bozal cuando son de un cierto tamaño. Y eso que muy a menudo vemos en las informaciones periodísticas las lamentables consecuencias, algunas dramáticas, de ello.

Ahora se acercan las elecciones municipales y ojala los diferentes partidos que se presenten sean capaces de recoger en sus programas estas demandas que, aunque no sean las más importantes a veces si son las más molestas para las vecinas y vecinos.

Veremos, mientras tanto yo al menos -siendo consciente de que a veces tendré y tengo algún fallo- intentaré cumplirlas.


La huelga y sus consecuencias

El próximo miércoles este país vivirá una nueva Huelga General, la sexta de importancia desde que llegó la democracia. Es cuando menos llamativo que cinco de ellas se hayan convocado gobernando un partido de izquierdas: el PSOE lo que al menos debiera hacer reflexionar tanto a dicho partido como a los sindicatos que se debiera suponer se encuentran en posiciones ideológicas próximas. Quizás sea la consecuencia de que la izquierda al llegar a los gobiernos, al detentar el poder se pragmatiza volviéndose una mera gestora en muchos casos de los intereses del capital, abandonando la principios básicos de esa izquierda que dice representar.

Pero eso da para otra reflexión más amplia sobre qué futuro le espera en las circunstancias de crisis actual a esa izquierda en estos momentos a la deriva, y si quizás el futuro se empieza a despejar con acontecimientos como la reciente elección en el laborismo ingles de su líder situada más en ese segmento ideológico.

En España mientras tanto el miércoles nos espera un nuevo pulso entre un gobierno de izquierdas y sus sindicatos hermanos. Una lucha fraticida de la que la máxima beneficiada va a ser sin duda la derecha. Aunque de las tres hipótesis posibles haya una menos mala: si la huelga fracasa estrepitosamente, los sindicatos quedarán heridos de muerte y el gobierno seguirá adelante con la política económica que no comparte pero que le imponen desde las “alturas”. Si resulta a medias, o sea si ni es un éxito ni tampoco un fracaso –cuestión ésta que parece la más probable- ambos, gobierno y sindicatos saldrán derrotados, el primero porque es un ataque directo a su línea de flotación electoral – harán huelga sus votantes- y los sindicatos porque no habrán cubierto sus expectativas. Sólo la última pueda salvar los muebles: si es un éxito rotundo lo que obligará al gobierno a revisar esa política en la que no cree con la coartada de que le han obligado, y los sindicatos por fin saldrán del pozo en el que están hundidos.

Me temo que no va a ser así, pero en este momento apuesto por que sí lo sea. Ya no puedo participar en ella porque mi estado de jubilado me lo impide, pero la apoyaré moralmente y con mis escritos. He participado en todas y cada una de las anteriores y en alguna, debo reconocerlo, activamente en los piquetes informativos, que siempre he procurado que fueran eso: informativos.

Pertenezco a Izquierda Socialista el ala izquierda de mi partido, el PSOE, y desde ella hemos apoyado sutilmente esta huelga no para dañar al partido, antes al contrario: lo hacemos para fortalecerlo, sino para que nuestro gobierno pueda tener esa justificación para cambiar su rumbo hacia posiciones más propias de la izquierda. Por eso lo hacemos, y por eso ahora a través de estas líneas animo a todas y todos a ir a la huelga el próximo día 29, para que sea un éxito frente a los grupos de presión económicos de ámbito internacional. Recordando que hay otras maneras de hacerlo quienes no estamos en activo: no ir a comprar aunque haya tiendas abiertas, no hacer uso de bares, cines, etc., no realizar actividades políticas, en definitiva para esa actividad sea productiva o no.

Y después a trabajar para seguir la senda que ya nos está marcando el laborismo inglés.

viernes, septiembre 24

El cohete de fiestas de Villava-Atarrabia 2010

Pello Gurbindo, Alcalde de Villava-Atarrabia mme informó ayer que lanzo este año el sábado 2 de Octubre el cohete de inicio de las fiestas de Villava-Atarrabia.

Antes que nada agradecerle que haya hecho gala de honestidad política respetando la norma no escrita sobre quién lanza los cohetes ya que este año correspondía al PSN. A mis compañeras y compañeros también por darme esa posibilidad.

Que además tendrá un componente sentimental mayor del ya habitual de lanzar el cohete de tu pueblo. Será, quiero que sea una especie de despedida política después de 30 años de actividad en Navarra. Mi intención es que una vez terminada esta legislatura desplazarme definitivamente a Catalunya, y también mi militancia política que pasará al PSC.

En estos 30 años han pasado muchas cosas desde el punto de vista político. He vivido en primera persona cambios, transformaciones, sucesos de diferentes sentidos, dramáticos unos, felices otros, transcendentes o intrascendentes, malos y buenos, pero siempre lo he hecho con pasión intentando ser leal a mis ideas, desde la izquierda y por el bien del progreso de Navarra.

Ese día al lanzar el cohete vendrán a mi mente esos momentos, pero también las personas que han coincidido conmigo en estos largos 30 años. Será una despedida agridulce, pero despedida al fin y al cabo.

Sólo espero que nada ni nadie enturbie este bello momento, aunque lamento que hayan hecho coincidir con su lanzamiento un Comité Regional importante de mi partido, en el que me habría gustado -como he hecho en los últimos años- dar mi opinión y mi voto sobre las candidaturas a las elecciones del próximo año.

Pero he decidido que es más importante estar en el balcón del Ayuntamiento de mi pueblo, y me ilusiona que esta vez no será un cohete como los demás.

miércoles, septiembre 22

De primarias y otras zarandajas

Reconozco que soy un forofo de las primarias en mi partido, el PSOE -incluso me he presentado en una ocasión- defendiendo, como se debe hacer, interna y externamente esta aplicación típicamente democrática. En los últimos congresos regionales del PSN, y federales del PSOE presenté machaconamente enmiendas en este sentido, acompañadas de otras sobre cómo democratizar un partido de izquierdas como el nuestro: listas abiertas, limitación de mandatos, incompatibilidad de cargos, libertad de expresión interna y externa. Con desigual repercusión por cierto, aunque en la que nos ocupa: las primarias, tuve, tuvimos quienes lo defendíamos años atrás una victoria pírrica.

Quizás lo peor para nuestro empeño fue que en la primera experiencia el candidato alternativo: Borrell, derrotó contra pronostico al del aparato: Almunia. Este hecho creó tal pánico en los burócratas que sólo temen por su puesto de trabajo olvidando las postulados de izquierda, que a partir de entonces conseguir una primarias ha sido como un parto de los de antes: con dolor.

A pesar de todo ello la ilusión volvía ahora al abrirse de nuevo la posibilidad de reencontrarnos con ellas. Se inició con Madrid y se extendió -no tanto como deseábamos pues nos ha faltado Navarra- a otros lugares.

Pero nuevamente con la iglesia hemos topado amigo Sancho. El terror, el pánico de los aparatos a la democracia interna, el miedo a perder unos puestos de trabajo que en muchos casos no se ganarían ahí fuera, en la sociedad, hacen que nuevamente estemos dando una imagen alejada de lo que sería lógica en un partido que defiende postulados, éticos también, de la izquierda.

Es lógico (¿o no?) que haya unas normas que impidan que cualquiera se pueda presentar a esas primarias, pero de ahí a aplicarlas con extrema rigidez más propia de la extinguida Inquisición, hay un abismo. Mucho menos entendible aún es manipular con la fuerza de su poder el deseo de los afiliados.

Lo que está ocurriendo en Valencia y La Rioja debe sonrojar a cualquier persona que se considere de izquierdas y que por lo tanto tenga la ética como bandera para su actuación en cualquier espacio de la vida.

Conozco más de cerca lo de La Rioja. La lógica indica que si un Secretario General con el peso de su poder, inicia la recogida de firmas de apoyo antes de saber si tiene o no contrincante, al menos debe darse la posibilidad a esos firmantes de cambiar de opinión (y lo expresan en un documento) una vez sabido que sí lo hay. No sólo es lógico, además es ético e incluso estético.

Por lo tanto si se intenta eliminar esos avales se pervierte, se prostituye la esencia de las primarias y por lo tanto la democracia interna del partido.

Por no citar que al no haberse entregado el listado de afiliados al candidato alternativo éste no puede comprobar si las firmas pertenecen o no a alguien que aún mantiene su afiliación. Aunque este argumento es ya tangencial.

Por lo tanto aplicando la lógica, la ética y la estética, Santiago Sufrategui debe poder participar en las primarias del Partido Socialista de La Rioja porque ha cumplido con las normas establecidas. Mucho más teniendo en cuento un argumento de peso: es el único candidato que viene de la base del partido, algo que debería ser habitual y lamentablemente no lo es.

Pero por encima de estas disquisiciones de forma surgen reflexiones más profundas que expreso en forma de preguntas: ¿no se fortalece el partido con las primarias y por lo tanto debemos potenciarlas? ¿No sería más lógico aplicar las normas sin rigidez para poder realizarlas? ¿No sale más fortalecido cara a la sociedad de ellas el vencedor? Esta claro que si la respuesta es afirmativa lo ocurrido en La Rioja y en Valencia es además un despropósito, pero aún queda otra: ¿qué temen los que en estos momentos dirigen el partido allí si tan seguros de su triunfo están? ¿Temen efectos sociales negativos, o la pérdida de sus prebendas? ¿Están actuando como gentes de izquierdas, para el bien del partido y su base social?

Creo que la cosa está clara. Espero que alguien desde el PSOE ponga algo de sensatez en esta situación y permita que la democracia pueda ejercerse con libertad en el socialismo de Valencia y La Rioja. Después todos y todas con los vencedores a intentar ganar las elecciones y desbancar al PP de sus respectivos gobiernos, que de eso se trata. ¿O no?


martes, septiembre 21

Entre todos podemos alcanzar la paz.

El último comunicado de ETA había activado la capacidad de análisis, debate, opinión, y no habrá ningún portavoz mínimamente cualificado, sea cual sea su ideología, que no haya dado su versión de lo acontecido, e incluso de lo que pueda acontecer. Con el nuevo que acabo de conocer este tarde ocurrirá lo mismo, sin entender en la mayoría de los casos que es el documento más importante desde que se inició este doloroso conflicto. Que significa el principio del fin de esta pesadilla. Aceptar por parte de ETA la “declaración de Bruselas” es un cambio estratégico de consecuencias definitivas.

Reconozco que he leído, con más atención en algún caso, todo lo que se ha escrito sobre el tema y me siento un poco decepcionado. Falta y faltará ahora lo que los expertos denominan “visión de estado”, que viene a significar algo así como que los intereses comunes estén por encima de los meramente partidistas. En definitiva que la consecución de la paz tiene más valor que la hipotética rentabilidad social o electoral.

Pocos, muy pocos se han atrevido, ni posiblemente se atreverán después de hoy, a dar una visión transversal al momento histórico que vivimos. Ni los de una orilla ni de la otra. Cada cual ha ido a lo suyo sin intentar escuchar y comprender al contrario. Y así es muy difícil entenderse y como consecuencia imposible solucionar el conflicto.

Pero hay gentes, estamos gentes, en ambas orillas con capacidad de dialogar, de entendernos e incluso de llegar a acuerdos mínimos, de síntesis. Gentes que durante años hemos mantenido una relación personal imprescindible a la hora de resolver conflictos, en los que en un momento concreto es necesaria tenerse la mutua confianza. En definitiva: confiar en el “otro”.

Esas gentes ahora estamos distanciadas y quizás sea éste el momento después de este comunicado de juntarnos, de intentar alrededor de una mesa de café buscar esos puntos de encuentro que no han explorado nuestros “mayores”, y trasladárselos como elementos de reflexión. Crear una plataforma transversal en la que convivamos quienes desde el PSOE o desde Batasuna tenemos esa capacidad, de quienes creemos que este comunicado es definitivo. Una plataforma que sirva como grupo de presión en ambas orillas, demostrando que quizás es mucho más fácil de lo que se está planteando el llegar a acuerdos. Acuerdos perfectamente asumibles por los más reticentes, por los más duros de cada bando ahora confrontados. Hacerlo públicamente con comparecencias periódicas que vayan demostrando la viabilidad de esa posibilidad.

Vale la pena hacer el esfuerzo, intentarlo, con prudencia, sin asumir riesgos irreparables. Nos interesa que nuestra acción no provoque efectos contrarios a los deseados, ni tampoco que nos excluya de nuestros respectivos lugares. Puede ser una experiencia que aporte algo positivo, y además demuestre que podemos hablar no sólo entre diferentes sino también entre muy diferentes, y no solo hablar, también elaborar puntos de encuentro y consenso. Posiblemente nos harán poco caso al inicio, pero quizás en un futuro próximo nuestra presión haga avanzar posiciones ahora irreductibles en ambos bandos.

Me consta que en mi partido hay compañeros y compañeras dispuestos, incluso algunos lo han hecho público, y creo que en el mundo de la Izquierda Abertzale también. Intentémoslo, entre todos podemos, al menos entre los que estamos decididos a dialogar. No perdemos nada por hacerlo.

Éste es el momento, ésta la ocasión. Aquí me tenéis; dispuesto, mucho más ahora.

domingo, septiembre 19

ETA acepta los parámetros de la "Declaración de Bruselas"

Por su importancia cuelgo aquí la noticia del comunicado de ETA aceptando los parámetros de la "Declaración de Bruselas". La interpretación que de este comunicado hace GARA, que en estos momentos ha apostado de manera clara por la línea actual de Batasuna, es tremendamente importante. Leer entre líneas siempre ha sido importante en el camino hacia la paz, ahora lo es aún más.

ETA, dispuesta a estudiar conjuntamente con los firmantes de la Declaración de Bruselas los compromisos a adoptar
ETA ha hecho público un nuevo comunicado, dirigido esta vez a la comunidad internacional en general y a los firmantes de la Declaración de Bruselas en particular, en el que muestra su disposición a analizar juntos los pasos que necesita una solución democrática al conflicto vasco, «incluidos los compromisos que debe adoptar ETA». La organización armada muestra su respeto y agradecimiento a los firmantes del texto que se presentó en marzo para solicitar de ETA un alto el fuego permanente y verificable, y del Gobierno español una respuesta adecuada a ello.



GARA |

En un comunicado hecho llegar a GARA, ETA ha dado respuesta directa a la Declaración de Bruselas presentada a finales de marzo por una veintena de líderes internacionales muy referenciales en materia de resolución de conflictos. Tras recoger que en aquel texto se hacía una «petición concreta» a la organización y subrayar que no esquiva su «responsabilidad», expone su «disposición a estudiar de forma conjunta los pasos que precisa el proceso democrático, incluidos los compromisos que debe adoptar ETA».

Este es el tercer punto de su respuesta a los firmantes de la Declaración de Bruselas, entre los que se contaban varias personalidades galardonadas con el Premio Nobel de la Paz [el texto y el listado se pueden ver en la página siguiente]. En el primero de los puntos, ETA recalca que «el conflicto de Euskal Herria con los estados español y francés se asienta en profundas razones políticas. Por eso, para superar el conflicto hace falta, más que pasos parciales, una propuesta integral que recoja las raíces del conflicto y desate sus nudos».

«La solución debe ser firme»

En la misma línea, ETA afirma acto seguido que para que se produzca una superación «definitiva» del conflicto, «la solución debe ser firme inevitablemente, construirse en torno a compromisos multilaterales y desarrollarse a través del diálogo y de la negociación».

«Si hay voluntad democrática, hoy y aquí es posible solucionar el conflicto», recalca ETA.

En estos últimos meses han sido varios los agentes políticos que han insistido en que ETA no había dado respuesta directa a la Declaración de Bruselas. Al respecto, la organización armada deja claro en su mensaje que concede gran valor a la iniciativa. Destaca que entre los firmantes hay «personalidades con mucha experiencia en la solución a conflictos duros» y que la declaración «se ha convertido en una referencia innegable» en Euskal Herria.

En consecuencia, expresa antes que nada su «respeto y agradecimiento a los hombres y mujeres que firmaron la Declaración» y añade que la toma como una aportación.

La metáfora del barco

En el mensaje destacan las reiteradas afirmaciones de la organización armada sobre su «disposición» a buscar la solución, y también la alusión al impulso unilateral de esta iniciativa, que se subraya con una figura gráfica: «Frente a la cerrazón de España y Francia, ETA ha hecho zarpar de nuevo el barco de la oportunidad para la resolución democrática del conflicto. Y ha tomado la primera decisión sin echar el ancla, con disposición a navegar en aguas más profundas».

En los últimos párrafos de este comunicado, la organización armada vasca insiste en que es posible la solución si hay voluntad, y pone como ejemplo que en las últimas dos décadas «no son pocos los nuevos estados que han surgido en el corazón de Europa y que han encontrado la aceptación internacional». Cita también a Groenlandia y Escocia, como «pueblos que están construyendo su soberanía dando cauce a la voluntad de la ciudadanía».

Aunque subraya que es consciente de que la clave de la solución reside en Euskal Herria, ETA valora como «muy importante» la aportación internacional. En este sentido, hace un llamamiento a los agentes e insti- tuciones internacionales «para que impulsen y para que participen en la estructuración de un proceso democrático que dé solución permanente, justa y democrática a un conflicto político de siglos».

Seis meses

El comunicado está dirigido en esta ocasión expresamente a la comunidad internacional, según se subraya desde el encabezamiento.

Incluye otras afirmaciones que resultan novedosas informativamente. Así, después de que hace dos semanas ETA afirmara que meses atrás tomó la decisión de no realizar acciones armadas ofensivas, ahora concreta que cuando se dio a conocer la Declaración de Bruselas ya se había entrado en ese escenario: «Han pasado seis meses desde la Declaración de Bruselas de marzo (...). Como es sabido, en estos seis meses ETA no ha llevado a cabo acciones armadas. Para entonces ETA ya había dado la orden de cesar en sus acciones a los grupos operativos que tenía preparados», detalla.

A raíz de la declaración difundida hace dos semanas por la BBC, el Gobierno español admitió que efectivamente sabía que ETA había interrumpido sus atentados, aunque lo había ocultado. En declaraciones públicas, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha situado esta decisión más o menos en torno al mes de febrero, lo que coincide con la afirmación que realiza ahora ETA.

«Lo han desperdiciado»

Este comunicado llegado ahora a GARA hace una referencia a los sucesivos gobiernos españoles y su actitud respecto a su acción armada. Denuncia que «la han puesto como excusa, afirmando que mientras haya lucha armada no puede haber solución alguna». Sin embargo, les reprocha que cada vez que ésta se ha interrumpido «han desperdiciado la oportunidad. Al parecer, con lucha armada no hay opción, y sin lucha armada ya no hay necesidad». ETA lo considera una «vieja forma» de enquistar la situación.

En la primera parte del comunicado, ETA explica a la comunidad internacional las raíces históricas del conflicto político y el enfrentamiento violento que ha producido. Introduce en su análisis afirmaciones como ésta: «La Historia ha dejado una enseñanza principal a Euskal Herria: que las seudosoluciones de hoy son la fuente de conflictos futuros».
Alude a su acción armada, pero también al «terrorismo de Estado», la tortura, la existencia actual de más de 700 presos o el hecho de que uno de ellos, Joxe Mari Sagardui Gatza, lleve 30 años en prisión. Y enumera sus iniciativas para tratar de superar el conflicto democráticamente: la Alternativa KAS (1976), las conversaciones de Argel (1989), la Alternativa Democrática (1995), el alto el fuego de 1998 o el último intento de negociación de 2006.

«Es difícil entender la lucha armada en Europa –admite ETA en uno de los extractos de su comunicado–, pero ¿no es más difícil de entender que a los ciudadanos vascos se les niegue el derecho a decidir su futuro libre y democráticamente?», pregunta a continuación en su mensaje a la comunidad internacional.

Declaracion de Bruselas:

Nosotros, los abajo firmantes, damos la bienvenida y elogiamos los pasos propuestos y el nuevo compromiso público de la Izquierda Abertzale con los medios «exclusivamente políticos y democráticos» y una «total ausencia de violencia» para conseguir sus objetivos políticos. Plenamente realizado, este compromiso puede ser un paso fundamental para poner fin al último conflicto en Europa.
Tomamos nota de la expectativa de que los próximos meses pueden dar paso a una situación donde el compromiso por los medios pacíficos, democráticos y no violentos se convierta en una realidad irreversible. Para ello, hacemos un llamamiento a ETA para que apoye este compromiso declarando un alto el fuego permanente y completamente verificable. Tal declaración, debidamente respondida por el Gobierno español, permitiría que los nuevos esfuerzos políticos y democráticos avancen, las diferencias sean resueltas y se alcance una paz duradera.

Fundación Nelson Mandela. Desmond Tutu, Nobel de la Paz. Frederik W. De Klerk, Nobel de la Paz. Mary Robinson, ex presidenta de Irlanda. John Hume, Nobel de la Paz. Albert Reynolds, ex primer ministro de Irlanda. Jonathan Powell, jefe de Gabinete del ex primer ministro británico Tony Blair. Nuala O'Loan, primera Defensora del Pueblo en materia policial en el norte de Irlanda. Raymond Kendal, ex secretario general de Interpol. Betty Williams, Nobel de la Paz. Denis Haughey, asistente de John Hume. Aldo Civico, director del Centro de Resolución de Conflictos Internacionales de Columbia. Sheryl Brown, Instituto para la Paz de EEUU. Andrea Bartoli, Instituto de Resolución de Conflictos, Washington. Alan Smith, Cátedra Unesco en Educación para la Paz. Christopher Mitchell, Instituto para el Análisis y Resolución de Conflictos. John P. Linstrot, International Peace Research Institute. Hurst Hannum, profesor de Derecho Internacional. Jon Etchemendy, administrador jefe académico en Stanford. William Kelly, Archive of Humanist Art. Declaración coordinada por Brian Currin.


viernes, septiembre 17

Hijo de la luz y de la sombra - Miguel Hernández

Permitirme una licencia. Siempre he sentido una envidia sana por los poetas, quizás porque me habría gustado escribir a quien me acompaña en la travesía por esta parte de la vida un poema como este. Pero no, no lo escribí, porque para eso hay que tener la grandeza de Miguel Hernández. Por eso lo cuelgo aquí, con envidia....


( Hijo de la sombra )
Eres la noche, esposa: la noche en el instante
mayor de su potencia lunar y femenina.
Eres la medianoche: la sombra culminante
donde culmina el sueño, donde el amor culmina.
Forjado por el día, mi corazón que quema
lleva su gran pisada del sol adonde quieres,
con un sólido impulso, con una luz suprema,
cumbre de las montañas y los atardeceres.
Daré sobre tu cuerpo cuando la noche arroje
su avaricioso anhelo de imán y poderío.
Un astral sentimiento febril me sobrecoge,
incendia mi osamenta con un escalofrío.
El aire de la noche desordena tus pechos,
y desordena y vuelca los cuerpos con su choque.
Como una tempestad de enloquecidos lechos,
eclipsa las parejas, las hace un solo bloque.
La noche se ha encendido como una sorda hoguera
de llamas minerales y oscuras embestidas.
Y alrededor la sombra late como si fuera
las almas de los pozos y el vino difundidas.
Ya la sombra es el nido cerrado, incandescente,
la visible ceguera puesta sobre quien ama;
ya provoca el abrazo cerrado, ciegamente,
ya recoge en sus cuevas cuanto la luz derrama.
La sombra pide, exige seres que se entrelacen,
besos que la constelen de relámpagos largos,
bocas embravecidas, batidas, que atenacen,
arrullos que hagan música de sus mudos letargos.
Pide que nos echemos tú y yo sobre la manta,
tú y yo sobre la luna, tú y yo sobre la vida.
Pide que tú y yo ardamos fundiendo en la garganta,
con todo el firmamento, la tierra estremecida.
El hijo está en la sombra que acumula luceros,
amor, tuétano, luna, claras oscuridades.
Brota de sus perezas y de sus agujeros,
y de sus solitarias y apagadas ciudades.
El hijo está en la sombra: de la sombra ha surtido,
y a su origen infunden los astros una siembra,
un zumo lácteo, un flujo de cálido latido,
que ha de obligar sus huesos al sueño y a la hembra.
Moviendo está la sombra sus fuerzas siderales,
tendiendo está la sombra su constelada umbría,
volcando las parejas y haciéndolas nupciales.
Tú eres la noche, esposa. Yo soy el mediodía.

II

( Hijo de la luz )
Tú eres el alba, esposa: la principal penumbra,
recibes entornadas las horas de tu frente.
Decidido al fulgor, pero entornado, alumbra
tu cuerpo. Tus entrañas forjan el sol naciente.
Centro de claridades, la gran hora te espera
en el umbral de un fuego que al fuego mismo abrasa:
te espero yo, inclinado como el trigo a la era,
colocando en el centro de la luz nuestra casa.
La noche desprendida de los pozos oscuros,
se sumerge en los pozos donde ha echado raíces.
Y tú te abres al parto luminoso, entre muros
que se rasgan contigo como pétreas matrices.
La gran hora del parto, la más rotunda hora:
estallan los relojes sintiendo tu alarido,
se abren todas las puertas del mundo, de la aurora,
y el sol nace en tu vientre, donde encontró su nido.
El hijo fue primero sombra y ropa cosida
por tu corazón hondo desde tus hondas manos.
Con sombras y con ropas anticipó su vida,
con sombras y con ropas de gérmenes humanos.
Las sombras y las ropas sin población, desiertas,
se han poblado de un niño sonoro, un movimiento,
que en nuestra casa pone de par en par las puertas,
Y ocupa en ella a gritos el luminoso asiento.
¡Ay, la vida: qué hermoso penar tan moribundo!
Sombras y ropas trajo la del hijo que nombras.
Sombras y ropas llevan los hombres por el mundo.
Y todos dejan siempre sombras: ropas y sombras.
Hijo del alba eres, hijo del mediodía.
Y ha de quedar de ti luces en todo impuestas,
mientras tu madre y yo vamos a la agonía,
dormidos y despiertos con el amor a cuestas.
Hablo, y el corazón me sale en el aliento.
Si no hablara lo mucho que quiero me ahogaría.
Con espliego y resinas perfumo tu aposento.
Tú eres el alba, esposa. Yo soy el mediodía.

III

( Hijo de la luz y la sombra )
Tejidos en el alba, grabados, dos panales
no pueden detener la miel en los pezones.
Tus pechos en el alba: maternos manantiales,
luchan y se atropellan con blancas efusiones.
Se han desbordado, esposa, lunarmente tus venas,
hasta inundar la casa que tu sabor rezuma.
Y es como si brotaras de un pueblo de colmenas,
tú toda una colmena de leche con espuma.
Es como si tu sangre fuera dulzura toda,
laboriosas abejas filtradas por tus poros.
Oigo un clamor de leche, de inundación, de boda
junto a ti, recorrida por caudales sonoros.
Caudalosa mujer: en tu vientre me entierro.
Tu caudaloso vientre será mi sepultura.
Si quemaran mis huesos con la llama del hierro,
verían que grabada llevo allí tu figura.
Para siempre fundidos en el hijo quedamos:
fundidos como anhelan nuestras ansias voraces:
en un ramo de tiempo, de sangre, los dos ramos,
en un haz de caricias, de pelo, los dos haces.
Los muertos, con un fuego congelado que abrasa,
laten junto a los vivos de una manera terca.
Viene a ocupar el hijo los campos y la casa
que tú y yo abandonamos quedándonos muy cerca.
Haremos de este hijo generador sustento,
y hará de nuestra carne materia decisiva
donde asienten su alma, las manos y el aliento,
las hélices circulen, la agricultura viva.
Él hará que esta vida no caiga derribada,
pedazo desprendido de nuestros dos pedazos,
que de nuestras dos bocas hará una sola espada
y dos brazos eternos de nuestros cuatro brazos.
No te quiero en ti sola: te quiero en tu ascendencia
y en cuanto de tu vientre descenderá mañana.
Porque la especie humana me han dado por herencia,
la familia del hijo será la especie humana.
Con el amor a cuestas, dormidos y despiertos,
seguiremos besándonos en el hijo profundo.
Besándonos tú y yo se besan nuestros muertos,
se besan los primeros pobladores del mundo.


martes, septiembre 14

El tiempo de los valientes (Publicado en DEIA el 13-09-2010)

La tregua anunciada por ETA puede abrir el camino definitivo hacia la ansiada paz si se gestiona con imaginación, generosidad, diálogo, y valentía, mucha valentía. Según el diccionario de la RAE imaginación es facilidad para poner en marcha nuevas ideas, generosidad; inclinación a anteponer el decoro al interés, diálogo; discusión en busca de avenencia, y paz sería sosiego y reconciliación.

Uniéndolas lo que planteo en este artículo sería algo parecido a: atreverse poniendo en marcha nuevas ideas, a anteponer lo honesto a lo práctico, buscando avenencia con el contrincante en búsqueda del sosiego y la reconciliación. Todo ello con valentía o sea de manera esforzada y animosa.

Este es, debo reconocer, la síntesis de lo que siento en estos momentos después de unos días saturado de comentarios, análisis, críticas, alguna que otra tontería, y poco muy poco de lo comentado.

Vivimos un momento de la historia de la humanidad de una gran pobreza ideológica, donde cada cual actúa en función de intereses partidistas y pocas veces buscando el bien común, por eso no debe extrañar las reacciones habidas al reciente comunicado de ETA. Pero supongo que alguien (algunos, pocos llevamos en ello hace ya muchos años), especialmente desde el poder establecido, debería de actuar con altura de miras, con audacia, imaginación y generosidad en un momento histórico del denominado “conflicto vasco” que realmente debería denominarse “conflicto español” porque nos afecta a todos, buscando a través del diálogo y la negociación la ansiada paz.

En algo al menos estamos de acuerdo: que esta vez parece que los militares caminan detrás de los políticos, como debe ser, aunque tampoco podemos presumir porque en más de una ocasión también nosotros hemos hecho lo contrario. Algo es algo.

Pues si eso es así, si realmente nos creemos que esa es la situación real en el mundo de ETA y su entramado: ¿no sería lo más inteligente seguir agudizando sus contradicciones internas favoreciendo, ayudando a las tesis políticas?

Porque; ¿qué piden ahora desde Batasuna?: ¿derecho de autodeterminación, independencia, Navarra, la amnistía? No, qué va! Lo que piden es su legalización, después de cumplir los requisitos que les impusimos, y medidas light sobre los presos: acercamiento y aplicar las mínimas reglas de humanidad con los que se encuentran gravemente enfermos. Esas “blandas” peticiones parecían impensables hace poco tiempo.

Fácil, muy fácil para el estado. Un estado que ahora tiene que demostrar inteligencia y altura de miras en un momento en el que la paz es más posible que nunca. Una inteligencia que pasa por no cometer errores como la prohibición de la manifestación de Adierazi EH del próximo sábado, que puede dar argumentos a los sectores más recalcitrantes de la IA. Lo inteligentes es apoyar a los moderados de ese mundo que son precisamente los que convocan esa manifestación.

Tampoco parece demasiado hábil ahora que se producen, y se van a producir en el futuro próximo, decisiones por su parte que se acercan mucho a las exigencias que se les ponían para poder participar en las próximas elecciones, introducir palos en la rueda planteando reformas legales precisamente para lo contrario. Ya sé que hay a quien le encanta el juego del “palo y la zanahoria”, pero para que sea eficaz esta táctica inventada por los norteamericanos hace falta guardar un escrupuloso equilibrio entre ambos, sin pasarse de un lado ni de otro.

A pesar de todo ello Batasuna tiene una responsabilidad histórica en este momento y se le deben exigir movimientos audaces, valientes, y desde luego evitar que ese día ocurran acontecimientos que vayan en dirección contraria a la senda que han emprendido. Escribo este artículo con anterioridad pero con el convencimiento de que van a manejar esta situación con habilidad y destreza.

También el PSOE, mi partido, tiene una responsabilidad histórica, y más representando a la izquierda. ¿Qué debería de hacer ahora? ¿Qué sería lo realmente inteligente y eficaz para consolidar esta situación?:

1.- Abrir con sigilo vías de comunicación, o profundizar en las ya existentes, sin prisas pero sin pausas tanto con Batasuna como con ETA.
2.- Negociar con Batasuna una fórmula asequible, legalmente aceptable, que satisfaga a ambas partes para que puedan participar en las próximas elecciones.
3.- Iniciar con generosidad una nueva política penitenciaria que cumpliendo las normas establecidas permita ir cumpliendo sus demandas. Eso es posible, no excesivamente difícil, incluso sin salirse de las normas legales existentes.
4.- Comenzar a diseñar el “día después”. Todo lo referente a reinserción, reconciliación, y compensación a las víctimas de un conflicto que ha generado mucho dolor en ambas orillas.

No va a ser fácil, pero si no iniciamos ya el camino estaremos perdiendo un tiempo demasiado valioso.

Es el tiempo de los valientes. Hace años escribí que Zapatero era uno de ellos, que podía pasar a la historia de este país -ponga aquí cada cual lo que le parezca- como el “Presidente de la paz”, pero el atentado de la T4 me hizo pensar que eso no sería posible. Ahora de nuevo renace la esperanza. Algo puede intuirse cuando en una entrevista reconoce que para ETA tiene un plan A, otro B e incluso un C. Espero que acierte y no sea sólo un problema de abecedario, porque éste también es tiempo de audacia, imaginación, generosidad, y diálogo para la paz.

Quizás no debamos dejar sólo en sus manos (las de Batasuna, ETA, Estado, partidos) los movimientos. Quizás los valientes que en ambas orillas de este río de aguas turbulentas podemos estar de acuerdo, aunque existan matices, en lo que planteo en este artículo, debamos unirnos en un grupo de presión social y política que abarque las dos orillas. Quizás todas las iniciativas existentes hasta ahora sean estériles porque sólo son de una parte y debamos construir algo transversal, enriquecido, plural que ayude con más eficacia.

Yo al menos estoy dispuesto ¿hay alguien más ahí?


lunes, septiembre 13

El futuro del PSN. El futuro de la izquierda en Navarra.

La ejecutiva regional de mi partido, el PSN, por unanimidad a elegido a Roberto Jiménez como cabeza de lista a las próximas elecciones del próximo año.

No era mi candidato, es más he defendido que esta elección se hiciera mediante primarias porque eso da una mayor legitimidad a quien las gana, pero nadie se ha atrevido a presentarse, y algunos ya estamos de retirada en esto de la vida política navarra.

Queda el referendo en el Comité Regional, y una vez que así se haga pasará a ser mí candidato y tendrá todo el apoyo aunque pueda discrepar ahora de la línea política a la que ha llevado a nuestro partido. Todo ello por el bien del PSN y de la izquierda, con el fin de que pueda superar el pozo de 12 parlamentario en el que nos encontramos y así conseguir una gobierno alternativo a UPN. Porque esas son los dos grandes retos, superar los 12 evitando así una nueva crisis si los iguala o empeora, y que sean suficientes para liderar el cambio hacia un gobierno progresista.

Ahora le queda un difícil trayecto hacia Mayo del 2011, la elaboración de un programa nítidamente de izquierdas que ilusione a nuestro electorado, y elaborar unas listas plurales que representen el más amplio espectro social cubriendo algunos déficits que aún tenemos, como por ejemplo potenciar el tramo más a la izquierda (puede elegir entre un buen puñado de gentes, jóvenes especialmente, de Izquierda Socialista) y el euskaldun. Sería muy conveniente que alguien que domine el euskera estuviera presente (a mí se me ocurre algunos nombres y uno en concreto) sobre todo teniendo en cuenta el auge del mismo entre gentes que se consideran de izquierdas y que son potencialmente votantes nuestros. También ayudaría a la necesidad de conexión y comunicación con ese sector social, porque los datos nos dan machaconamente que un gobierno alternativo a la derecha en Navarra pasa necesariamente por el acuerdo entre ambos sectores de la izquierda, la nacionalista y la no nacionalista. La más que posible inclusión de Batasuna en la vida política abre un nuevo panorama y nuevas posibilidades.

Espero que acierte en todo, porque si no es así los buitres políticos, incluso los más cercanos a él, ya estarán rondando por encima de su cabeza pensando en el “día después”. Sabe que al menos en mí puede confiar a pesar de las discrepancias y que tendrá mi apoyo decidido para ganarle a UPN el año que viene y para construir un gobierno de progreso que conduzca a Navarra hacia un nuevo rumbo.

(Con la dureza para las convicciones, con la sensabilidad para los sentimientos, como la suma de esta obra maestra de Metallica)

viernes, septiembre 10

Manifiesto en defensa de la Mayoría Social y sus organizaciones- TRIBUNA SOCIALISTA

La Mayoría Social: los trabajadores y trabajadoras, estén empleados o desempleados; los trabajadores por cuenta propia; los que viven de una pensión pública; los jóvenes estudiantes, hijos e hijas de familias trabajadoras. Todos ellos y ellas tienen amenazados sus derechos básicos, sus condiciones de vida. Y no saben cómo podrán defenderse. El Gobierno elegi- do por esta mayoría, ahora, obedeciendo al FMI, la UE y a los mercados, ataca sus derechos y sitúa al Partido Socialista Obrero Español, frente a sus bases naturales, ante una política de destrucción y desregulación, abriendo las puertas a un gobierno de Rajoy.

Trabajadores y afiliados nos preguntamos con preocupación e incluso con angustia: ¿Quién va a representar nuestros intereses? ¿Cómo podemos lograr que nuestras organizaciones se enfrenten a esos ataques dando una alternativa que unifique a la gran mayoría y cambie el curso de las cosas?

El derecho a un puesto de trabajo digno, a la Salud y a la Educación públicas, a una vivienda, a una pensión de jubilación, son derechos inalienables e irrenunciables para la Mayoría Social. El Estado debería garantizar esos derechos básicos a través de las leyes, del respeto de los convenios colectivos y de la actuación de la Administración Pública.

La lucha de los trabajadores, organizados en sus sindicatos y partidos, a lo largo de los últimos 160 años, ha conseguido avanzar en el establecimiento de los derechos antes reseñados. Esta lucha ha estado plagada de trabas y retrocesos, como las dos guerras mundiales y el golpe fascista de Franco contra el Gobierno legítimo de la República, que se saldó con la aniquilación física de los dirigentes obreros y de las organizaciones obreras.

Las generaciones actuales, que componemos la Mayoría Social, necesitamos defender las conquistas conseguidas con gran sacrificio, ninguna nos fue regalada. Debemos dotarnos de instrumentos para hacer frente a la mayor ola de agresiones contra los derechos de los trabajadores a nivel mundial, una situación en la que hemos visto destruir en dos años y medio, sólo en el Estado Español, más de dos millones de puestos de trabajo. Los trabajadores dirigen su mirada a las organizaciones políticas y sindicales tradicionales, exigiéndoles que acaben con esta situación.
La mayoría no puede aceptar 4,6 millones de desempleados. Hacen falta medidas extraordinarias para impedir los despidos y crear empleo. En lugar de ello, el Gobierno facilita los despidos, los abarata en una nueva Reforma Laboral, el mayor ataque a los trabajadores desde la muerte del Dictador. Y esa reforma no es una decisión propia, se trata de una reforma impuesta por los mercados y especuladores, dictada por el FMI y la UE, aprobada en las Cortes y el Senado con la abstención cómplice del PP y los demás partidos de la derecha CIU y PNV. Una reforma laboral que universaliza la indemnización por despido de 33 días por año trabajado y facilita a los empresarios el despido colectivo, saldándolo con 20 días por año trabajado, con financiación pública incluso para los despidos improcedentes. Amplía el campo de actuación de las Empresas de Empleo Temporal a sectores en los que no podían actuar, como la Administración y la construcción.

La agresión central es el ataque, no concluido aún, contra la negociación colectiva, que no es otra cosa que un ataque al sindicalismo de clase, obstáculo fundamental que el capitalismo encuentra en su carrera para dejar absolutamente indefensos a los trabajadores y trabajadoras.

El propio Gobierno está vulnerando múltiples convenios colectivos, comenzando por el acuerdo salarial de los empleados públicos, reduciendo sus salarios y empobreciendo por decreto a los trabajadores. Conculcación que ha marcado el camino a las administraciones autonómicas y municipales, así como a las asociaciones patronales de todos los sectores privados.

Al tiempo amenaza nuestras pensiones de jubilación, al pretender alargar la vida laboral hasta los 67 años, ampliar el periodo computado para calcular la pensión y exigir más años de cotización para acceder a ella.
Es lo último que la Mayoría Social nos esperábamos de quien prometió que el poder no le cambiaría.

Nos dicen que toman estas decisiones por nuestro bien, por nuestro futuro. Nada más lejos de la realidad. Quienes nos gobiernan han decidido abdicar de las obligaciones para las que fueron elegidos, para ponerse al servicio de los mercados, bancos, fondos de inversión y especuladores de toda laya. La UE nos entregó al FMI, que dicta al Gobierno todas sus “reformas”, y el Presidente del Gobierno y su equipo se dedican a aplicar estas medidas contra los trabajadores y la mayoría social.

Los banqueros y especuladores se arruinaron sin riesgo, pues los estados han movilizado sumas jamás pensadas para salvarles, solo en la UE más de 3 billones de euros para insuflar liquidez, avalar operaciones y hacerse cargo de activos tóxicos. Así han llevado a la ruina a los países, a los que hoy exigen que garanticen que les pagarán la deuda. Esa deuda no es de los pueblos. No se deben sacrificar las economías y las condiciones de vida de la mayoría para pagarla.

Los pueblos exigen un cambio de orientación, tanto a los partidos socialistas que gobiernan en Grecia, Portugal o España, como a los partidos socialistas y de izquierda que desde la oposición aceptan las exigencias de los mercados, exigencias instrumentalizadas por sus organismos internacionales: FMI, OCDE, Comisión Europea, Banco Central Europeo, etc. Un cambio que pasa necesariamente por tomar medidas de emergencia como la nacionalización de la Banca para garantizar que circula el crédito, en definitiva, para crear empleo y para salvar la sanidad y la educación pública de las manos privadas.

En España, el Gobierno ha tenido la oportunidad de hacerse con una red de distribución de crédito tan potente como la red bancaria privada, sin embargo se ha doblegado. El FMI y Bruselas han exigido la reconversión de las cajas de ahorros, entregándolas a los especuladores con la destrucción de más de 20.000 puestos de trabajo, y el cierre de un tercio de la red de oficinas. La afrenta es más grave aún cuando esta operación se lleva a cabo con 12.000 millones de euros de dinero público.
Los trabajadores, la mayoría social no pueden aceptar. Esperan de sus organizaciones que detengan esa avalancha de agresiones, con otras políticas, medidas socialistas al servicio de la mayoría y no de los especuladores. En particular, reclaman a UGT y CCOO que encabecen una huelga general que aunando todas las fuerzas de la mayoría, todas las reivindicaciones, logre iniciar este cambio de rumbo.

Contra la Reforma Laboral y los recortes sociales, CCOO y UGT han convocado una Huelga General para el 29 de septiembre. La mayoría social necesitamos que esta convocatoria sea un éxito, una huelga general y absoluta, para dar una respuesta contundente a los mercados, a sus gestores y a sus cómplices necesarios, los medios de comunicación de masas. Una mera protesta “por dignidad”, no puede echar atrás las agresiones, sino que envalentonaría a los que quieren destruir a nuestras organizaciones. Hace falta una verdadera huelga general con objetivos claros: derogación del plan de ajuste, la reforma laboral y la ley de cajas, echar atrás la propuesta de reforma de pensiones, anular las rebajas salariales, crear empleo mediante un aumento general de salarios y pensiones y un plan masivo de desarrollo de servicios públicos, todo ello acompañado de un incremento de los impuestos y una severa y auténtica lucha contra el fraude fiscal.

Toda esta batería de mazazos a la Mayoría Social se produce en un momento en el que la Sanidad y la Educación públicas están en franco deterioro como método para justificar la falsa necesidad de privatización de lo público.

Los socialistas, miembros de la Mayoría Social, estamos obligados a defender nuestras posiciones, para defender nuestras organizaciones de las agresiones internas, de quienes han decidido poner los intereses de los mercados por encima de los intereses de su clase, de su base natural; de quienes sin ningún derecho, pues no son propietarios del PSOE, han decidido defender los intereses de los mercados y los mercaderes “cueste lo que cueste”. Como no puede ser de otro modo, los socialistas, debemos responder con contundencia a los analistas, tertulianos y opinadores de todo tipo que actúan de portavoces de los especuladores, en última instancia debemos dar una repuesta contundente a los mercados mismos.
Solo así tendremos alguna oportunidad de revertir la dinámica de destrucción de los derechos básicos de la Mayoría Social.

Entre otras iniciativas que se puedan plantear, llamamos a una conferencia de militantes socialistas – último trimestre 2010-, que compartan en todo o en parte este Manifiesto, para debatir y decidir qué hacer y qué forma política dar a esta posición contraria a la adoptada por el Gobierno de Zapatero.

Manifestamos claramente que nada está más lejos de nuestra intención que favorecer al Partido Popular, al contrariar las actuaciones de la dirección del Partido Socialista Obrero Español, que no de sus congresos. Pero este chantaje ha durado demasiado tiempo y ha llegado demasiado lejos.

Los socialistas, como miembros conscientes de la Mayoría Social, no podemos permanecer inmóviles ante el permanente deterioro de las condiciones de vida y trabajo.

Nada tenemos que ver con el Partido heredero del franquismo, el partido que nunca ha condenado los crímenes de Franco y que pone trabas para que se haga justicia con la memoria de las víctimas de la dictadura, el partido que avaló y participó de la Guerra de invasión de Irak, el partido del Decretazo de 2002…
Constatamos que en este preciso momento, se lanzan grandes maniobras para dividirnos y romper nuestras organizaciones.

Los que firmamos este manifiesto, militantes obreros de Barcelona y Madrid, de Vizcaya, Sevilla o el País Valenciano. Constatamos: que los centros de poder financieros y los rescoldos del franquismo en las instituciones del Estado, para poder imponer los planes de ajuste y las contrarreformas, lanzaron la sentencia del Constitucional contra el Estatuto de Cataluña, para provocar el enfrentamiento. Esa sentencia niega el derecho de las Cortes, del Parlamento de Cataluña y de los ciudadanos a tomar decisiones. Pretende atarnos para siempre a una Constitución monárquica que no se puede interpretar ni reformar sin permiso del PP.

Cerremos el paso a la división, al enfrentamiento entre los pueblos (en nombre de la Constitución y de la Unión Europea). No olvidemos la lucha contra la dictadura de Franco, que imponía por la fuerza una falsa unidad. Aprendimos a unirnos por los derechos sociales y democráticos comunes defendiendo todos juntos el derecho de cada pueblo a la libre determinación.

El momento es crítico. Mientras el capitalismo liquida las bases económicas y sociales comunes de los pueblos del Estado español, hay una escalada para enfrentarlos. Es indispensable movilizar a todas las fuerzas de la mayoría social para impedir la catástrofe que preparan y abrir una nueva etapa basada en la democracia más completa.

La clave es la más amplia unidad para derrotar a la gran coalición de los especuladores, de la derecha y de cuantos les hacen el juego. Agrupémonos en todas partes para reclamar a las organizaciones la unidad por la derogación de las contrarreformas, por el fin de los ataques a la convivencia. Luchemos en cada organización para este fin.

A la vez tenemos que constatar que muchos dirigentes, responsables e instancias se pliegan a los planes impuestos por el FMI, Bruselas o el Banco de España. A las exigencias de Obama y sus instituciones vasallas. Al consenso con el PP y con todas las derechas.

En las fábricas, en los ayuntamientos, en las diversas organizaciones, muchos luchamos para evitar que esa orientación se imponga, para evitar que se liquiden las conquistas y las propias organizaciones. Es indispensable reforzar esa resistencia de los trabajadores y trabajadoras, difundir experiencias, intercambiar propuestas, buscar formas prácticas de colaboración. Se trata de poner jalones para articular un gran movimiento, entre la mayoría social y en cada una de las organizaciones, para que éstas sean fieles a los intereses de la clase trabajadora y a las tradiciones socialistas, republicanas, democráticas. Los trabajadores, socialistas, y/o militantes de todas las corrientes en las que se agrupan los trabajadores, estamos obligados a defender nuestras organizaciones de las agresiones internas, de quienes han decidido poner los intereses de los mercados por encima de los intereses de su clase, de su base natural; de quienes han decidido defender los intereses de los mercados y los mercaderes cueste lo que cueste.

Los sindicalistas, hoy más que nunca, nos debemos a la razón de ser de los sindicatos: defender el valor de la fuerza de trabajo, nunca rebajarlo.
Los que aspiramos a la soberanía de nuestros pueblos no podemos sino salir en defensa, sin condiciones, de nuestras aspiraciones. Nadie que hable en nombre de la mayoría trabajadora puede aceptar que se sacrifiquen sus derechos, la vida de los pueblos al pago de una deuda artificial y ajena, al saneamiento de los bancos o a las órdenes de instituciones internacionales que no representan a los ciudadanos.
Es indispensable que las organizaciones actúen sin ataduras, so pena de acompañar al capital en su espiral de barbarie, el desmantelamiento social y a su destrucción misma. Hay que allanar el camino para que la mayoría resuelva a su favor la crisis económica y política. Están en juego 160 años de conquistas obreras.
A fin de dar un impulso a ese combate, invitamos a todos los trabajadores, socialistas, militantes de otras corrientes obreras, sindicales, jóvenes que comparten nuestras preocupaciones y aspiraciones a enviar delegados a un encuentro estatal para discutir libremente las propuestas aquí apuntadas u otras, buscando formas de colaboración práctica.

Invitamos a otros colectivos y a los miembros de la mayoría social, a suscribir este llamamiento y enviar delegados a el propuesto encuentro de socialistas.

SUSCRIBE ESTE MANIFIESTO
Envía los siguientes datos rellenados que encontrarás en el fichero que encontrarás aquí.

Nombre y apellidos
Comunidad Autónoma o Nacionalidad
Organización
(partido, sindicato, etc)
Cargo
(firma a título individual)
Teléfono
Correo electrónico
Firma

miércoles, septiembre 8

Tregua: Audacia, imaginación, generosidad, diálogo, paz.

Según el diccionario de la RAE audacia es atrevimiento; imaginación, facilidad para poner en marcha nuevas ideas; generosidad inclinación a anteponer el decoro al interés; diálogo discusión en busca de avenencia, y paz sería sosiego y reconciliación.

Uniéndolas el título de este artículo sería algo parecido a: atreverse poniendo en marcha nuevas ideas, a anteponer lo honesto a lo práctico, buscando avenencia con el contrincante en búsqueda del sosiego y la reconciliación.

Sería, debo reconocer, la síntesis de lo que siento en estos momentos después de unos días saturado de comentarios, análisis, críticas, alguna que otra tontería, y poco muy poco de lo comentado.

Vivimos un momento de la historia de la humanidad de una gran pobreza ideológica, donde cada cual actúa en función de intereses partidistas y pocas veces buscando el bien común, por eso no debe extrañar las reacciones habidas al reciente comunicado de ETA. Pero supongo que alguien (algunos, pocos llevamos en ello hace ya muchos años), especialmente desde el poder establecido, debería de actuar con altura de miras, con audacia, imaginación y generosidad en un momento histórico del denominado “conflicto vasco” que realmente debería denominarse “conflicto español” porque nos afecta a todos, buscando a través del diálogo y la negociación la ansiada paz.

En algo al menos estamos de acuerdo: que esta vez parece que los militares caminan detrás de los políticos, como debe ser, aunque tampoco podemos presumir porque en más de una ocasión también nosotros hemos hecho lo contrario. Algo es algo.

Pues si eso es así, si realmente nos creemos que esa es la situación real en el mundo de ETA y su entramado: ¿no sería lo más inteligente seguir agudizando sus contradicciones internas favoreciendo ayudando a las tesis políticas?

Porque; ¿qué piden ahora desde Batasuna?: ¿derecho de autodeterminación, independencia, Navarra, la amnistía? No, qué va! Lo que piden es su legalización, después de cumplir los requisitos que les impusimos, y medidas light sobre los presos: acercamiento y aplicar las mínimas reglas de humanidad con los que se encuentran gravemente enfermos.

Fácil, muy fácil para el estado. Un estado que ahora tiene que demostrar inteligencia y altura de miras en un momento en el que la paz es más posible que nunca.

El PSOE, mi partido, tiene una responsabilidad histórica, y más representando a la izquierda. ¿Qué debería de hacer?:

1.- Abrir vías de comunicación, o profundizar en las ya existentes, tanto con Batasuna como con ETA.
2.- Negociar con Batasuna una fórmula asequible que satisfaga a ambas partes, para que puedan estar en las próximas elecciones.
3.- Iniciar sin prisas pero sin pausas una nueva política penitenciaria que cumpliendo las normas establecidas permita satisfacer sus demandas. Eso es posible y no excesivamente difícil.
4.- Comenzar a diseñar el “día después”. Todo lo referente a reinserción, reconciliación, y compensación a las víctimas de un conflicto que ha generado dolor en ambas orillas.


No va a ser fácil, pero si no iniciamos ya el camino estaremos perdiendo una oportunidad histórica.

Con audacia, con imaginación, generosidad, y diálogo por la paz.


domingo, septiembre 5

Tregua: el peor escenario para Batasuna

Este domingo a las 12 de la mañana ETA anunciaba a través de la cadena británica BBC una tregua, o como dicen el comunicado de la manera “sutil” que suelen hacerlo habitualmente “la decisión de no llevar a cabo acciones armadas ofensivas”. Una decisión que todos los expertos consideran anunciada de manera precipitada, debido especialmente a la filtración del documento que pensaban hacer público Batasuna y EA en los próximos días y en el marco de los acuerdos tácticos y parece ser que estratégicos entre ambos.

Es la primera vez que ETA no marca los plazos, que va contracorriente a la espalda de las decisiones tomadas por su sector político y eso es una gran noticia. Es el elemento más importante de este comunicado, porque supone un cambio fundamental en la estructura, hasta ahora monolítica, del complejo mundo que existe alrededor de la izquierda abertzale. Los políticos se imponen, al menos en los plazos, a los militares.

Pero también supone una trampa maquiavélica, en su línea. De las posibles hipótesis que se barajaban: su decisión de abandono definitivo, de la violencia, realizar algún tipo de atentado, o la comentada tregua, han decidido el camino de la última presionados por los movimientos audaces, valientes de su mundo político, con la finalidad de desactivarlos, para situarles en un escenario extremadamente difícil.

Los otros dos podían suponer: un triunfo de las tesis más posibilistas en el primer caso, y la ruptura en el segundo, con el más que probable abandono de la inmensa mayoría de su militancia y de sus presos que se muestran favorables a los planteamientos de gentes como Otegi, Díez, o Rufi Etxeberría.

Ahora con su retorcida decisión sitúan a Batasuna ante un dilema difícil, en una histórica encrucijada que puede marcar su futuro de manera definitiva: mantenerse en el limbo político de aplaudir una tregua absolutamente insuficiente, no sólo para el estado, también para la sociedad vasca, navarra, española, e incluso para la mayoría de sus bases, o hacer un movimiento definitivo declarando públicamente esa insuficiencia y exigiendo a ETA, como lo han hecho en los últimos meses, el cese total, definitivo, verificable de su violencia apostando por métodos políticos y democráticos cumpliendo lo señalado en la “Declaración de Bruselas”.

Este es hoy el gran reto de Batasuna, en el que ha implicado debido a su acuerdo también a EA: contestar a ETA con claridad y valentía. Si lo hace que no duden tendrán apoyos cada vez más importantes cuantitativamente y cualitativamente en la otra orilla, y abrirán posibles escenarios hasta ahora no explorados. En caso contrario les espera seguir por la larga travesía del desierto que su cobardía les obligará recorrer. En esta segunda hipótesis también sitúan a EA en la misma encrucijada obligándoles si no quieren acompañarles en esa dura travesía, a romper sus acuerdos tácticos y estratégicos.

Veremos…………………


viernes, septiembre 3

Apoyo a MONTSE TURA

Llevo poco tiempo en Catalunya, sin dejar mi vinculación con mi querida Navarra, pero lo he aprovechado bien especialmente en conocer todo tipo de personas especialmente que se mueven en el mundo político, y más concretamente en el espectro de la izquierda.

Entre ellas una me ha producido un impacto, me ha impresionado profundamente por su serenidad, claridad de ideas y contundencia a la hora de defenderlas, en público y en privado. Esa persona se llama Montse Tura.

En la sociedad en la que vivimos no abundan gentes así. Las veces que he hablado con ella, y han sido ya unas cuantas, he percibido que más allá de las diferencias derivadas del lugar de nacimiento, coincidimos en el fondo y en la forma, en lo ideológico y también en el modelo de partido que defendemos, ella en el PSC yo en el PSN, en la táctica y en la estrategia.

No voy a profundizar en esos aspectos porque estas breves líneas las escribo para hacerme eco de una noticia aparecida hoy en La Vanguardia, en la que informa de los movimientos que existen en el PSC apoyando que ella sea el apoyo imprescindible para que José Montilla y el PSC ganen las próximas elecciones autonómicas.

La sitúan en el sector “catalanista” aunque mi sensación es que realmente defiende posiciones nítidamente de izquierdas, en un momento de gran ambigüedad en el seno de esta ideología en la que también milito. Quizás el término “catalanista” sea peyorativo, para intentar ocultar que representa realmente la defensa de los valores de una izquierda a la baja en los partidos que dicen representarla.

Posee varios elementos que asustan al poder establecido dentro y fuera de los partidos: es de izquierdas, defiende con pasión y convicción sus ideas, próxima a la ciudadanía, lo dice públicamente con valentía, y es mujer.

Por eso, por todo eso que representa, el PSC la necesita en el lugar que ambos merecen, justo detrás de su líder. No siempre quien más lo merece es quien está, los aparatos (aparatejos debería decir) controlan que las gentes como ella no tengan demasiada relevancia, porque su fuerte personalidad hace sonrojar a los burócratas.

jueves, septiembre 2

"PP, enemigo de la paz" publicado en DEIA hoy.

DURANTE los últimos años, desde el punto de vista mediático, en la época en la que el calor aprieta surgía lo que se denominaba serpiente de verano. Solía ser una noticia que ante la falta de otras de más relevancia ocupaba las páginas de los periódicos, los informativos radiofónicos o los inicios de los telediarios. Esta vez, la derecha de nuestro país ha creído conveniente recuperar de nuevo aquella vieja costumbre dedicándosela en esta ocasión al proceso de paz, a atacarlo e intentar boicotearlo.

Por eso, machaconamente en las últimas semanas ha intentado crear la idea de que el Gobierno estaba de nuevo en un proceso de negociación con ETA, viendo constantes indicios del mismo y alzando su indignada voz intentando dinamitarlo incluso antes de su inicio. Desde Madrid, amenazando con romper el hipotético pacto que según ellos mantienen en Euskadi; aquí, presionando al Gobierno de Patxi López, en un reparto de papeles entre Basagoiti y Barreda, todo ello con el apoyo de Miguel Sanz, virrey de Navarra ya en vías de extinción. Todo dirigido a romper cualquier posibilidad de acabar con una lacra que dura ya demasiados años.

¿Por qué lo hacen? ¿Cómo es posible que alguien sea tan irresponsable como para cerrar la puerta a cualquier posibilidad por pequeña que sea de alcanzar la tan ansiada paz? La respuesta es fácil y contundente: porque por encima de los intereses colectivos anteponen los suyos propios, especialmente los electorales, sabiendo que en una situación de contienda, de tensión, sus posiciones electoralistas se fortalecen. Les aterroriza la sola hipótesis de un escenario político de paz creyendo que eso supondría el fortalecimiento de Zapatero y acabaría con la posibilidad de un triunfo suyo en las elecciones de 2012. Es una posición canalla, barriobajera, sucia y por esa razón debe ser denunciada, criticada, desactivada, de una manera leal con los intereses de nuestra sociedad, con claridad y valentía.

No sé si lo que dicen es cierto, no sé si efectivamente se ha abierto de nuevo un proceso de diálogo para acabar con este largo conflicto, no parece que aún sea así, pero si fuera deberíamos de apoyarlo. Ellos deberían de apoyar esta posibilidad, pero está claro que van en otra dirección, en la de poner todos los palos en la rueda posibles con tal de evitarlo. Lo grave, lo lamentable, es que su estrategia pueda coincidir en este momento con los sectores más recalcitrantes de ETA y su entorno. Cuestión ésta que al menos debería servir para hacerles reflexionar, a ambos. Cuando tu enemigo más encarnizado coincide contigo es que algo estás haciendo mal y por tanto debes de cambiar tu táctica y tu estrategia.

Afortunadamente, parece que la apuesta mayoritaria de la izquierda abertzale histórica va en la dirección de acabar con su apoyo explícito o implícito al uso de la violencia como instrumento político y que sus últimas reflexiones y análisis, incluso reflejados en documentos, caminan en esa dirección. El editorial de Gara, que es el máximo órgano de comunicación de estas tesis, de hace unos días es clarificador. Cito textualmente: "Llega el momento de la clarificación y de dejar de marear la perdiz. El nuevo curso político que se acerca exige a todos, y también a la izquierda abertzale, un esfuerzo de concreción de sus objetivos y medios vehiculares en el tiempo y en el espacio político que se abre. Concretar y, sobre todo, materializar. Interpretando y atendiendo las inquietudes y demandas de la gente aber-tzale de izquierdas". Más claro, agua. Es una apuesta valiente y arriesgada que conviene apoyar con firmeza desde la otra orilla del conflicto. Con firmeza pero al mismo tiempo con prudencia, porque tampoco se puede excluir la posibilidad de que ETA la dinamite. Tiene dos maneras de hacerlo: una blanda, anunciando una tregua que ya no sirve como argumento político pero que podría situarles en una situación contradictoria; y la otra... una acción violenta más o menos contundente que obligara a Batasuna a posicionarse de manera mucho más clara con posibles consecuencias de ruptura interna.

Quizás sea esta última la que interese en estos momentos a los estrategas del Estado, porque significaría un debilitamiento definitivo de su fuerza. Si ETA obliga a Batasuna a posicionarse ante un atentado, es posible que la ruptura se lleve con los dirigentes actuales a la inmensa mayoría de sus militantes políticos y militares así como a los presos y como consecuencia a su apoyo social. ¿Sería eso conveniente desde el punto de vista de la paz? Algunos pueden teorizar que sí, pero aunque parezca contradictorio a mí me parece que no.

La paz se consigue con la unanimidad de ambas partes a favor de la misma, por esa misma razón es extremadamente peligrosa la posición actual del PP allí y aquí. Pero en la nueva situación abierta por el cambio estratégico -nadie debe dudar de que así es- de Batasuna, la paz se puede y debe conseguir aunque falte una parte de un lado y/o del otro.

Para logralo, los Otegi, Rafa Díez, Rufi Etxeberria, o Joselu Moreno, cabezas visibles del cambio en la izquierda abertzale, deben tener su reflejo en la otra orilla en igualdad de condiciones, por lo que aún estando bien y siendo necesario el apoyo de gentes como mi humilde persona, Odón Elorza o Eguiguren, sería muy conveniente, imprescindible, ampliarlo a una altura superior y que dirigentes como Alfredo Pérez Rubalcaba o el propio lehendakari Patxi López apostaran también por ese reto. En fases, empezando no sólo por declaraciones y comentarios en esa línea, sino también destensando allí y aquí la presión policial y judicial más propia de la vieja técnica del palo y la zanahoria que de una adaptación a las circunstancias actuales.

Este es el momento, este el lugar y, abstrayéndonos de quienes desde ambas orillas, PP y los duros de ETA, se empeñan en quebrar la ilusión abierta ante la posibilidad de conseguir la paz; tenemos la obligación, moral, ética y política de poner todos los medios, todos, al servicio de que así sea. Algún día, si somos capaces de conseguirlo, las generaciones venideras nos lo reconocerán, porque quizás los grandes logros se valoran mucha más con el transcurso del tiempo.

Ahí hemos estado, ahí estamos y ahí estaremos.

Por JOSÉ LUIS ÚRIZ IGLESIAS, * Portavoz del PSN en el Ayuntamiento de Villava-Atarrabia - Jueves, 2 de Septiembre de 2010

miércoles, septiembre 1

Un tipo rarito

Acabo de leer en El País un artículo titulado “Bicho raro” y me ha hecho reflexionar (algo poco común en nuestra sociedad), sobre este tema. La verdad es que en los últimos tiempos me ha aumentado la sensación de ser eso, o mejor dicho de ser un tipo rarito, una especie en vías de extinción a la que se debería proteger.

En lo estrictamente personal soy un romántico empedernido chocando con la incomprensión de quienes (la inmensa mayoría) consideran esta cualidad (¿) como algo empalagoso, signo de debilidad y poco adecuada para el tipo cachas y duro que impera. Me encantan los besos, las caricias, hacer el amor antes que follar, la ternura, la sensibilidad, y aún se me saltan las lágrimas con alguna escena de película, canción, o comentario profundo de amigo o amiga. Me gusta la música romántica, la de escuchar con los ojos cerrados, que se baila junto (¿otra antigüedad?) muy cerca de la persona a la que amas, sintiendo su calor y su olor.

Sufro viendo los telediarios, leyendo muchas noticias de la prensa, analizo los sueños que recuerdo por la mañana, me quedo embobado viendo los atardeceres, la luna llena, o el jugar de los niños o las perras que tenemos.

Me emocionan los sentimientos que aún palpo a mi alrededor, aunque reconozco que también van camino de la extinción. Sufro cuando mi amado hijo (sí, amado) se aleja cada vez más de mí, o cuando estoy demasiado tiempo sin pisar, sin ver la tierra que adoro.

En lo político y social también me considero un tipo rarito. Soy leal a mis ideas por encima de la lealtad al partido, y muy por encima de la lealtad al líder al que para que tenga mi respeto necesita cualidades que no aprecio en muchos de los actuales. Soy inconformista, rebelde, añoro el espíritu de la lucha antifranquista, digo lo que pienso sin pensar demasiado lo que digo no sea que al hacerlo me acobarde porque creo en la libertad de expresión sin cortapisas, tengo un punto de ácrata en mi larga militancia de izquierdas, y continúo en esa línea ideológica a pesar del paso de los años que deberían haberme “moderado”. Me rebelo ante las injusticias, y desprecio profundamente a los que llegan a la política actual a medrar, a trepar lamiendo el culo a los jefes, a los que no piensan por sí mismos, a los carroñeros y cobardes.

Creo en la negociación y el dialogo en los conflictos, especialmente en el vasco, estoy a favor de que todas las ideas se puedan expresar libremente, que puedan competir electoralmente y que a nadie se le pueda meter en la cárcel por pensar diferente, aunque esa diferencia tenga que ver con la violencia terrorista. Sé que en ese conflicto en concreto todo el mundo ha sufrido y sufre, pero que nadie debe sufrir en el futuro. Apuesto por la reconciliación, por la paz sin vencedores ni vencidos. Defiendo una España plural, diversa, federal, en la que exista el derecho de autodeterminación y pueda ser ejercido si mayoritariamente se solicita, pero también creo que la unión hace la fuerza y que juntos podemos.

Me gusta una sociedad en la que de vez en cuando se pueda parar a reflexionar, a pensar bajando la velocidad de su marcha evitando que como ocurre ahora se coma deprisa, se ande deprisa, se hable deprisa, se tengan relaciones sexuales deprisa. Defiendo que se saboree cada acto, cada momento. Siento la amistad como algo tan importante como el amor, y el cuidado de ambos como si de una flor delicada se tratara. Creo en el tiempo dedicado a la persona amada, en las miradas cómplices, en las manos entrelazadas, en las frases bellas, en el compartir sin exigencias, en la sinceridad y honestidad a pesar de que la haya quebrado en algún momento y aún me duele haberlo hecho, en la comunicación, en la diversión compartida. Creo en el AMOR así con mayúsculas.

¿Cursi? ¿Desfasado? ¿Antiguo? ¿Peliculero como me dice una persona a la que quiero con locura (otro sentimiento a la baja, querer con locura)? Puede ser, pero no me gustaría cambiar por más que choque con la sociedad actual. Soy un tipo rarito y estoy orgulloso de serlo, y espero seguir siéndolo por mucho tiempo, me cueste lo que me cueste, y pierda lo que pierda, especialmente puestos políticos de relumbre en un momento en el que siento que todo lo que debía ser ya lo he sido.

Siento un cierto pudor al “desnudarme” así, pero si mis reflexiones le sirven a alguien, o abren un cierto debate, entonces han servido para algo.

Pero a veces en la búsqueda de la felicidad a la que aspiro en cada instante quizás debería ser algo más “normal” en alguno de los aspectos comentados. No lo sé, quizás……….