viernes, julio 30

Música y carácter



Los heavys son afables, sensibles y muy delicados

Los aficionados a la música clásica y los seguidores del heavy metal tienen en común más de lo que la gente se imagina, según ha publicado un estudio británico, que establece un vínculo entre los rasgos de carácter y los gustos musicales.

Como los melómanos a la música clásica, los del metal son creativos y se sienten a gusto, señala el estudio realizado durante los últimos tres años por Adrian North, profesor de psicología de la Universidad Heriot-Watt de Edimburgo.

Los admiradores del heavy metal comparten "un amor por la magnificencia", que los predispone a apreciar de la misma manera algunas obras de música clásica. "Aparte de las diferencias de edad, es fundamentalmente el mismo tipo de personas", asegura el profesor North. "Muchos seguidores de heavy metal le dirán que también les gusta Wagner porque es grandioso, ruidoso y exuberante".

Asimismo, el estudio demuestra que al contrario de las ideas recibidas, los aficionados al heavy metal tienen un temperamento afable, no son los más vehementes en el trabajo y les falta confianza en ellos mismos. Al revés que los admiradores de música clásica, que tienen una buena opinión sobre ellos mismos, explica el estudio. "El público siempre ha estereotipado a los amantes del heavy metal como deprimidos y suicidas, como un peligro para la sociedad y para sí mismos. Sin embargo son personas muy delicadas", nota Adrian North.

Según el estudio, los apasionados por el country son trabajadores, los admiradores de rap son sociables, y los de jazz tienen espíritu de innovación y una gran autoestima. "Nosotros siempre habíamos sospechado que existía un vínculo entre los gustos musicales y la personalidad", explicó North. "Esta es la primera vez que hemos sido capaces de observarlo en detalle. Nadie había realizado antes un estudio a esta escala".

Más de 36.000 personas en todo el mundo fueron interrogadas para este estudio, donde opinaron sobre 104 estilos musicales y respondieron a preguntas sobre su personalidad.

Teniendo en cuenta que me gusta la música heavy, el country, y el jazz se puede deducir que soy delicado, trabajador, con espíritu de innovación y gran autoestima. Qué bien, qué bien! Ya puedo ir tranquilo a disfrutar de mis vacaciones

miércoles, julio 21

El futuro de la izquierda ante los Movimientos Sociales




Todos los analistas políticos coinciden en que el éxito de los nuevos movimientos sociales y las ONG’s, se está basando en el rechazo de la mayoría de los jóvenes a la militancia política tradicional, y en su desconfianza hacia el supuesto papel transformador de los partidos de izquierdas, a los que ven como organizaciones cuasi conspirativas, válidas para trepar y medrar, pero no para cambiar la sociedad.

La fuerza de las ONG’s actuales, herederas de la tradición caritativa cristiana, y de la filantropía liberal, se debe por tanto a la incapacidad de la izquierda para mostrar el camino de lo político como algo factible y eficaz.

Porque, ¿qué es lo que ofrece la izquierda al movimiento social? Hasta ahora sólo palabras como controlar, dirigir, descabezar, forman parte del lenguaje de los partidos cuando se refieren a las organizaciones más o menos organizadas, pero siempre pegadas a la base, de estudiante, mujeres, consumidores, vecinos, padres y madres de alumnos, ciudadanos descontentos, etc. Y cuando se ha intentado algo, siempre ha ido dirigido a crear clones estériles de los partidos, que tenían un inmediato eco mediático e institucional descalificador por su dependencia directa de los mismos.

Los militantes de izquierda que sinceramente hemos participado en los movimientos sociales, hemos detectado en los mismos una suspicacia, posiblemente legítima a la vista de esta situación.

¿Quién ha provocado el divorcio, el movimiento social, o una izquierda enferma y debilitada? La respuesta como en todos los divorcios es compleja. Internamente, la izquierda está viviendo un periodo de vaciamiento de ideas y propuestas, una auténtica esterilización ideológica que ha arrastrado a su vida orgánica, provocando en el caso del partido mayoritario, el socialista, que sus agrupaciones, sus casas del pueblo, no sean ya centros de debates y de discusiones, sino casi exclusivamente, lugares de enfrentamiento entre “familias”, “clanes”, y “sensibilidades”, cuyos ejes de confrontación no están en lo ideológico, sino en las cuotas de poder a alcanzar. ¿Cómo lo político no va a oponerse a lo social, desde esta realidad?

Por eso los movimientos sociales se han convertido en la vanguardia ciudadana que no encuentra cauce en los partidos, en los que sólo ven estructuras rígidas y caducas, sin capacidad para dar respuesta a sus aspiraciones cotidianas, que buscan objetivos de cambio progresistas, sin necesidad de revestirlos ideológicamente.

Si hay un discurso común en los Movimientos Sociales, es el rechazo del individualismo como filosofía de vida, y de la pérdida de los referentes, principios y valores. Y si rechazan el individualismo es precisamente porque la teoría del “sálvese quien pueda” existe, y la pasividad actual es una fuerza poderosa de disgregación social.

El mensaje de fondo de los Movimientos Sociales es profundamente político, y opuesto de raíz a las políticas neoliberales que nos llevan a una sociedad escindida. Envían en la práctica el mensaje que la izquierda quiere dar, pero que no sabe hacer llegar a los ciudadanos con un lenguaje nuevo que hasta ahora ésta no ha sabido escuchar. Y no sabe porque sus partidos se han convertido en meros aparatos electorales, sin capacidad para generar ilusión, ni para vertebrar la aspiración social por participar en la “cosa pública”.

Por eso es fundamental rescatar el sentido originario que tiene el partido, como punta de lanza transformadora, para el socialismo democrático. Tenemos que reorientar nuestros partidos para que sean un instrumento de participación política, que no trate de controlarlo todo, sino que al contrario, sirva de estimulante y aglutinante de movimientos sociales, que encuentren en ellos una herramienta para conseguir en el campo político, lo que en el social intentan solucionar. Es decir, unos partidos que escuchen y aprendan de la base social. Sólo así se conseguirá una sociedad en progreso, más humana y solidaria, cuyos valores no estén basados en el mero crecimiento económico especulativo, sino en la solidaridad, la cohesión social, y la redistribución justa de la riqueza.

Se trata por tanto de no aceptar la falsa dicotomía entre el paliar y el cambiar. Si renunciamos a un cambio social profundo, si consentimos que el Estado decline su responsabilidad y la cargue sobre el voluntarismo del movimiento social, si aceptamos una sociedad caminando hacia la disgregación social, en lugar de hacia la cohesión, el voluntariado se parecerá cada vez más a la caridad, e irá perdiendo su tremenda fuerza transformadora.

Si al mismo tiempo los que seguimos defendiendo una izquierda activa y renovada, renunciamos a escuchar el mensaje que nos viene de las ONG’s, estaremos cerrando la puerta a una juventud, que tiene muy claro que no puede dejar de actuar localmente para pensar globalmente, y que defiende conceptos tradicionales de esa izquierda como la movilización en defensa de los derechos humanos, la ecología, la igualdad entre sexos, una revolución científico-técnica de dimensión humana, un avance en la genética prudente y controlado, etc..

El PSOE debe trabajar por un cambio en los ejes de relación entre los partidos de izquierda y los Movimientos Sociales, fortaleciendo un potencial que no podemos dejar perder: el de las propias bases de esa izquierda para convertirse en dinamizadoras de nuestra sociedad. Si éste potencial queda reducido a la lógica de las cuotas de poder, el resultado será una regresión aún mayor de todo cuanto significa esa izquierda en nuestro país.

Hay por tanto que conseguir abrir un debate en el seno del PSOE que provoque un avance social y político para toda la izquierda, aprendiendo una lección importante: que hay que escuchar. Escuchar sobre todo lo que nos llega de los Movimientos Sociales y al mismo tiempo dialogar con ellos utilizando un lenguaje claro y unívoco, de igual a igual. Porque un socialismo que escucha, puede llegar a ser de nuevo una fuerza imparable.

martes, julio 20

Quien no sienta amor con esto simplemente está muerto.





Luis García Montero - Aunque tú no lo sepas


AUNQUE TU NO LO SEPAS

Como la luz de un sueño,
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo,
iluminando
esa parte de ti que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos...

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.

También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuanto te marchas.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.

Espiada a la sombra de tu horario
o en la noche de un bar por mi sorpresa.

Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas

Que preciosidad: Quique González - Riesgo y Altura

lunes, julio 19

A favor de las primarias en el PSN-PSOE

Leo con sorpresa y un punto de incomprensión las declaraciones que acaba de realizar el Secretario General de mi partido, el PSN-PSOE Roberto Jiménez, a través de las cuales se postula como candidato a liderar la lista de las próximas elecciones autonómicas del próximo año. Hago estas reflexiones de manera exclusivamente personal y en uno de mi libertad de expresión que siempre he defendido a lo largo y ancho de mi ya larga vida política.

Me parecen precipitadas y desafortunadas dado que este tema no ha sido debatido y mucho menos aprobado en el órgano de decisión correspondiente que es el Comité Regional al cual pertenezco.

No dudo que si hubiera sido así probablemente se habría aprobado por amplísima mayoría, pero como aún no se ha realizado ese debate y por tanto esa decisión es por eso que alzo mi voz para proclamar la inoportunidad del anuncio de manera unilateral y puramente personal.

Una de las críticas que la sociedad hace en los últimos tiempos a los partidos políticos es precisamente que las decisiones se tomen en su interior de esa manera, por eso el deber de un buen líder moderno es ir limando ese tipo de errores más propios de otras épocas del pasado. Democratizar los partidos resulta fundamental para volver a recuperar la confianza perdida y que así dejemos de ser un problema para nuestros ciudadanos.

Pero existe un elemento positivo en esas declaraciones y es que en ellas abre la posibilidad de que esa elección se realice una manera más democrática: a través de unas primarias, experiencia ilusionante que nuestro partido practicó de manera novedosa y que generó entusiasmo dentro y fuera del mismo. Sería un detalle que le honraría el que estuviera dispuesto a volver a ejercitar esa experiencia, y desde aquí le emplazo y animo a que lo haga.

Dentro del PSN al igual que en el PSOE conviven de manera civilizada diferentes sensibilidades, unas más centradas y otras más situadas a su izquierda. La única corriente organizada es precisamente en esa dirección: Izquierda Socialista de Navarra, y no sería extraño que si se diera la oportunidad de realizar esa primarias hubiera una candidatura que pudiera contar con un apoyo mayor por nuestra parte, o incluso que el candidato o candidata surgiera precisamente de ahí.

Todo ello dejando muy claro que cualquier resultado que saliera de dichas primarias no solo sería asumido sino que contaría sin ninguna duda con nuestro apoyo entusiasta como siempre ha sido.

Por eso el anuncio de Roberto Jiménez aun siendo criticable inicialmente puede ser aplaudido si se transforma en la posibilidad de realizar en el seno del PSN esas primarias.

Ojala recoja este guante democrático que le lanzo porque estoy convencido de que de hacerlo supondrá un fortalecimiento de las opciones socialistas de cara a conseguir el Gobierno de Navarra para las fuerzas progresistas y de izquierda.

viernes, julio 16

El largo y tortuoso camino hacia la paz



Texto que suscribo con algún matiz sin importancia de Jesús Egiguren, con quien desde hace muchas años ya llevo caminando por el mismo largo y tortuoso camino en dirección a la paz.

Jesús Eguiguren, Presidente del PSE-EE:

“HABRÁ PAZ Y LA LIDERARÁ EL LEHENDAKARI PATXI LÓPEZ”

El tiempo de cambio abierto por los socialistas vascos, y desarrollado con eficacia por el nuevo Gobierno, hará posible el fin del terrorismo y la llegada de la paz. Habrá paz en esta legislatura y la liderará el Lehendakari Patxi López. Estoy convencido de ello, y no por voluntarismo, sino por la propia lógica de los acontecimientos.

ETA acabará, porque hemos hecho bien las cosas. Porque el Gobierno de Rodríguez Zapatero está desmantelando la organización. Porque tenemos un Gobierno en Euskadi que combate sin concesiones al terrorismo y su ideología totalitaria. Porque hay una Ley de Partidos, avalada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que cierra el acceso a la participación política a quienes no rechacen expresamente la violencia ni respeten las reglas de juego del sistema democrático. Y porque el terrorismo se ve cada vez más asfixiado por el cerco judicial y el aislamiento internacional.

Por eso, ETA está cada vez más débil y su entorno político, más condenado a la irrelevancia, hasta el punto de que en su seno se ha abierto un proceso de reflexión, para desligarse del terrorismo o pararlo. La denominada izquierda abertzale ha interiorizado, tras la ruptura del anterior proceso de paz, que perdió entonces una oportunidad que ya no volverá a tener; que se le ha acabado el tiempo de los “finales dialogados” con los Gobiernos; y que, en consecuencia, está abocada, si quiere sobrevivir, a tomar una decisión unilateral y a imponer a ETA el fin de la actividad terrorista.

Y eso es lo que tantas veces se le ha venido exigiendo desde el sistema democrático y ahora puede hacerse realidad. El proceso anterior de paz falló porque Batasuna estaba supeditada a ETA. Con las últimas decisiones de sus bases, es ahora Batasuna quien toma la iniciativa y dirige todo ese conglomerado de la izquierda abertzale, de la que ETA forma parte. Se abren, pues, nuevas oportunidades y conviene estar atentos y preparados para lo que viene. No haciendo nada distinto ni tampoco menos de lo que se ha hecho hasta ahora, sino, por el contrario, haciendo más. Y estoy firmemente convencido de que, cuando llegue el momento, el Lehendakari Patxi López sabrá ejercer, como lo ha hecho tantas veces, el liderazgo institucional que le corresponde.

jueves, julio 15

El juicio de Udalbiltza



Hoy se inicia el juicio contra 22 electos de Euskadi y Navarra, supuestamente por llevar adelante una idea de ETA para organizar y coordinar los Ayuntamientos de su proyecto de Euskadi.

Conozco a varios de los encausados, y en concreto con Txema Jurado he estado sentado en el mismo salón de Plenos del Ayuntamiento de Villava-Atarrabia, él en representación de la izquierda abertzale y yo del PSN. Independientemente de las tensiones, y fueron muchas, que vivimos en aquellos duros cuatro años se estableció entre ambos una buena relación humana. Siempre he defendido que hay que separar lo político de lo humano y por eso me llevo bien con gentes del PP y también del mundo abertzale como Patxi Zabaleta, Pernando Barrena o el propio Txema.

Conozco sus ideas, incluso las más radicales, pero no le considero un hombre de ETA, ni siquiera desde el punto de vista ideológico. Quizás en el pasado estuvo en esa peligrosa frontera por la que muchos transitaron, pero ahora apuesta firmemente por la vía pacífica y democrática. Para mí eso es suficiente.

Pero aunque no lo fuera este juicio me parece un despropósito. Juzgar a 23 personas porque sus ideas, su teoría o su praxis, pueda coincidir en un momento del pasado con la de ETA es un profundo error. En mi opinión, y más en la nueva situación política por la que transitamos en esto de la pacificación, terrorista es el que directa o indirectamente, tal y como define la RAE, ejecuta, planifica o colabora con actos violentos para infundir terror. No parece el caso de los 23 electos juzgados hoy.

Aquel sumario se abrió en una etapa concreta en la que el PP gobernante fabricó la falacia de que todo era ETA, desde un periódico hasta una asociación cultural. Y de ahí vinieron barbaridades, afortunadamente subsanadas judicialmente aunque el daño ya está hecho, como la de Egunkaria. Es probable, desde luego deseable, que este sumario acabe igual: con la absolución de todos y todas. Pero nadie quitará a Txema los dos años que ha estado en la cárcel injustamente.

Desde mi militancia política en el PSN-PSOE, desde mi discrepancia con algunos de sus proyectos (por eso no firmé el manifiesto de solidaridad, un manifiesto mal redactado si se deseaba la firma de socialistas al parecer más un apoyo al proyecto de Euskal Herría que a los encausados), desde un pasado de confrontación política e ideológica muy dura en ciertos momentos, quiero mostrar mi solidaridad en lo humano y también en lo político con ellas y ellos, esperando y deseando que sean declarados inocentes y que si fuera así esto abra un proceso de reflexión en los poderes del estado de cara al futuro.

Vivimos tiempos nuevos en los que la izquierda abertzale inicia una nueva andadura hacia la paz, ayudémosles, colaboremos, caminemos juntos y hagamos realidad por fin ese deseado momento. Ojala la resolución de este proceso ayude a ello.

martes, julio 13

lluna negra - Sangtraït

Mensaje en una botella

Los que nos guiamos por el análisis puramente intelectual y no electoralista no tuvimos ningún problema en acudir a la manifestación del pasado 10 de Julio dándonos igual ir detrás de una pancarta, de una senyera, o de la bandera del estado español, porque lo que realmente reivindicamos fué que un estatuto como el de Catalunya, aprobado por su parlamento, por el de todos los españoles, y por referéndum libre de sus ciudadanos no se puede ni se debe cambiar, y menos por un TC en el que dependiendo quien esté saca una resolución u otra. ¿Qué habría pasado si el día en el que se decidió se hubiera producido ya el relevo de los miembros cesantes y la mayoría conservadora-progresista hubiera cambiado? ¿Sería más o menos constitucional el Estatut entonces?

Por eso estuvimos el día 10 recorriendo las calles de Barcelona, con la pena de faltar al ambiente sanferminero, defendiendo lo que se ha decidido libremente, independientemente de las diferencias que tengamos, que las tenemos, sobre la interpretación del término nación, o de que discrepáramos por la manipulación que ha practicado la entidad convocante Ómnium por su visión cortoplacista y miope poniendo en riesgo la necesaria unidad de acción.

Y lo que vimos fue una marea humana, pacífica excepto por los típicos descerebrados que son incapaces de aceptar las diferencias ideológicas, que en un puro ejercicio de comportamiento fascista acosaron al President Montilla para vergüenza de la inmensa mayoría que reprobaba el lamentable espectáculo que dieron. Si pertenecían a alguno de los partidos convocantes y están identificados una norma de higiene democrática básica sería su expulsión fulminante. Por fascistas y por tontos al dar argumentos gratuitos a quienes estaban en contra de la manifestación.

Esa marea humana, los diferentes comportamientos, signos, gritos y consignas que allí vi y escuché en primera persona me hicieron reflexionar con más profundidad sobre el efecto de una sentencia errónea. Tuve la sensación que ese error provocaba el mayor peligro de la historia para la configuración del estado español actual. Ponía más en cuestión esa estructura que mil bombas de ETA. Era la primera vez que sentía que la independencia de Catalunya, y de Euskadi como consecuencia lógica, era menos irreal de lo que pensaba. Ver a miles de personas, grandes y mayores, niños y casi ancianos, partidarios y no partidarios de la quiebra con España con la bandera independentista, escucharles gritando “independencia” a pleno pulmón, debo reconocer que me preocupó.

Me consta que después de la tempestad llega la calma y que el pueblo catalán ha demostrado su sensatez en numerosas ocasiones, pero esta vez le habían tocado donde realmente duele: poniendo en cuestión sus decisiones democráticas, y eso puede tener consecuencias imprevisibles.

Ahora toca utilizar la inteligencia política para cambiar una peligrosa situación y en eso la responsabilidad es compartida, especialmente para la izquierda de este país que es a quien cabe exigir una mayor generosidad en las relaciones centro-periferia. Tanto en Cataluña como en España la posición de los socialistas resulta clave para salir de este embrollo, y quizás fuera el momento de ser mucho más audaces de lo que se ha sido hasta este momento. Resolver definitivamente esa asignatura pendiente, creando las condiciones para que todo el mundo se sienta cómodo en este proyecto común que es España. Resulta difícil pero en los momentos clave, y éste lo es, se demuestran los grandes estadistas. Ojala Zapatero esté a la altura de las circunstancias, puede ser arriesgado, suicida pero sólo agarrando el toro por los cuernos podemos evitar la cogida.

Espero y deseo que la otra marea humana de los días siguientes no nublen la vista de quienes deben volar alto como las águilas para tener una mayor perspectiva. Lo ocurrido como consecuencia de nuestra victoria en el mundial de futbol tiene un elemento positivo: que por primera vez en nuestra reciente historia les hemos quitado los símbolos (España, bandera, himno) a los fachas, y ha sido habitual conocer historias de quienes estando el sábado enarbolando con la senyera defendiendo el estatuto, irse a Madrid con la española a recibir a un equipo que ha sido de todos.

El pasado día 10 hemos recibido un mensaje en una botella con forma de manifestación, si no somos capaces de escucharlo y lo que es más importante; responderlo, nuestro país sufrirá y pagará las consecuencias.

Palabras para Julia - Paco Ibañez

FORO IRUÑA, una experiencia ejemplar.

El 15 de junio de 2000 (se han cumplido ya diez años), aparecía publicado el primer artículo de una experiencia novedosa y arriesgada: El Foro del Café Iruña, nombre que adoptó en su primera etapa precisamente por reunirse en tan emblemático lugar de la plaza del Castillo de Pamplona.

Catorce personas a las que nos separaban muchas cosas, pero nos unía una, la necesidad de demostrar a la sociedad que era posible dialogar entre diferentes, incluso muy diferentes, consiguiendo hasta el milagro de ponernos de acuerdo en temas a veces difíciles y espinosos. Gentes que militábamos en partidos tan diferentes como el PSN o HB, desde CDN a EA y PNV, pasando por IU, Aralar o Batzarre. También de movimientos sociales como Elkarri, Lokarri, Ahotsak o Salhaketa.

Para empezar pusimos el listón muy alto titulando nuestro primer artículo “Por un proceso de paz y diálogo”. Reconozco que al releerlo uno se da cuenta de la tremenda actualidad, de unas ideas que expresábamos hace nada menos que diez años. Qué poco han cambiado las cosas desde entonces.

Terminábamos con una frase que puede resumir perfectamente nuestra intención al escribirla: "En cualquier caso, exigimos que cualquier materia que afecte a nuestro futuro marco político pase por la decisión de los ciudadanos navarros, expresada a través de procesos democráticos. Nadie puede suplantar esa decisión; pero todos estamos obligados a trabajar por un clima de respeto y diálogo que la haga posible en paz y libertad. En consecuencia, animamos a la sociedad y a los agentes sociales y políticos a profundizar en los principios de la no violencia y el diálogo sin exclusiones como pilares fundamentales de cualquier solución y de un proceso de paz".
Después han venido nada menos que 64 más, en los que hemos expresado nuestra opinión de síntesis sobre todos los temas imaginables, desde el euskera a la emigración, pasando por Itoiz, la política penitenciaria, o temas tan alejados del mundo de la política (¿o no?) como la prostitución, Osasuna o el botellón.

Por cierto, sobre todo menos de religión excepto por el titulado “Por un estado laico” que tocaba el tema tangencialmente. Supongo que habrá sido sólo una casualidad.

Unos con más dificultades de consenso que otros, pero siempre desde el respeto, el diálogo y la buena camaradería. Tardes, noches en la última etapa, agradables en las que casi siempre salías con la sensación de haber aportado un granito de arena al entendimiento, y siempre sabiendo que estabas con buena gente, muy buena gente.
Diez años de sobresaltos, de llamadas de atención de los que no entendían, ni podían entender esta experiencia, con cambios, unos y unas que llegaban y otros que nos dejaban, en algún caso como el querido Víctor Rodríguez para siempre. Pero todas las veces con una sensación de relajo que no se daba en otras relaciones políticas.

Al repasar toda nuestra producción uno tiene la sensación de que si en el futuro próximo somos capaces de ilusionar a la sociedad navarra para que apoye un cambio político, ahí, en esos 64 artículos puede estar el resumen de un programa que arrope ese cambio desde el consenso.

Afortunadamente uno de nuestros foreros , Miguel Izu, ha tenido la visión de futuro de colgar todos ellos en su página web. Animo a quien esté interesado por esta experiencia a que la visite en:

http://www.retena.es/personales/mizubel/foroiruna.htm

Me siento orgulloso de pertenecer a este colectivo, aunque mi situación personal reciente me haga faltar a la cita más de lo que quisiera, especialmente en un momento en el que la vida política pasa por momentos de grave crispación y tensión. Orgulloso del buen rollo que tenemos, pero también de que seamos capaces de, incluso desde la discrepancia, de ceder en nuestras posiciones para acercarnos a las del otro y llegar a un punto medio, un lugar común. No todo el mundo es capaz de hacerlo. Ojala nuestros dirigentes pudieran aprender y algún día se sentaran alrededor de una mesa para buscar esos puntos de encuentro. Hemos demostrado en estos diez años que es posible.

Ahora que a pesar de los negros nubarrones que a veces nos cubren se vislumbra un precioso amanecer, el Foro de Iruña continúa su andadura, conscientes de que vamos por el buen camino. Al menos en el futuro podremos dejar a nuestros hijos e hijas la herencia ideológica de esta expresión de sensatez en momentos donde escaseaba

jueves, julio 8

Sopa de Cabra- Camins

“Nosaltres decidim, som una nacio”

“Nosaltres decidim, som una nacio” en castellano nosotros (falta nosotras) decidimos, somos una nación, ese es el eslogan de la manifestación convocada el próximo sábado 10 en Barcelona como protesta a los recortes que el Tribunal Constitucional ha hecho al estatuto de Cataluña.

Dicho así no parece tan complicado aceptar este lema, más allá de que como plantea el PSC, con el president Montilla a la cabeza, parece más unitario que sea la senyera la que encabece la marcha, porque no todos los que están en contra del desaguisado provocado por el TC están de acuerdo con el término nación. Eso puede resultar una incongruencia, porque es precisamente ése el que más polémica ha provocado y el mismo está reflejado en el propio estatuto, que muchos de los que ponen reparos han votado favorablemente.

“Nosotros decidimos”. ¿Alguien puede estar en contra de un principio básico de la democracia?, otra cuestión es el ámbito de la decisión y a quién afecte. En este caso no existe problema ya que la tomada en Cataluña, nada menos que por referéndum, coincide con la del resto del estado al ser aprobada igualmente en el Congreso y Senado.

“Somos una nación”. Aquí surge el verdadero problema. Éste fue el punto más polémico a la hora de valorar el estatuto, aunque los problemas de fondo fueran otros (justicia, financiación, etc.). ¿Qué es una nación?: es una pregunta difícil de responder aunque lo que queda claro es la diferencia entre nación a secas y nación-estado, la primera tiene que ver con una entidad socio-cultural, una unión de personas que comparten ciertas ideas, valores, que comparten una historia en común y se puede identificar culturalmente y lingüísticamente, en definitiva es una idea en la mente del humano. En cambio un estado es una entidad jurídica política que se compone de una población permanente, un territorio definido, un gobierno, con capacidad de entablar relaciones con otros estados, que tiene sus propias leyes, ejército, fronteras, idioma, en definitiva un estado es una realidad política. Las naciones existen, mientras los estados se crean.

¿Existe por tanto contradicción entre una España como nación de naciones con un estado común? Según estas definiciones parece que no. Se puede entender a Cataluña como una nación y al mismo tiempo considerar que es parte de España.

¿Por qué entonces tanta bronca con el eslogan de la manifestación del sábado?: porque lo que está en juego no son los principios ideológicos sino la visión que todos los partidos tienen puesta en las próximas elecciones, autonómicas en Cataluña, y autonómicas, municipales y generales en España. Esa es la clave.

Por eso los que nos guiamos por el análisis puramente intelectual y no electoralista no tenemos ningún problema en acudir a esa manifestación detrás de esa pancarta, de una senyera, o de la bandera del estado español, porque lo que realmente reivindicamos es que un estatuto como el de Cataluña, aprobado por su parlamento, por el de todos los españoles, y por referéndum libre de sus ciudadanos no se puede ni se debe cambiar, y menos por un TC en el que dependiendo quien esté saca una resolución u otra. ¿Qué habría pasado si el día en el que se decidió se hubiera producido ya el relevo de los miembros cesantes y la mayoría conservadora-progresista hubiera cambiado? ¿Sería más o menos constitucional el Estatut entonces?

En definitiva el sábado estaremos en Barcelona, con la pena de faltar al ambiente sanferminero, defendiendo lo que se ha decidido libremente, independientemente de las diferencias que tengamos, que las tenemos, sobre la interpretación del término nación, o de que discrepemos por la manipulación que ha practicado la entidad convocante Ómnium por su visión cortoplacista y miope poniendo en riesgo la necesaria unidad de acción.

miércoles, julio 7

Navarra, mi amada Nafarroa, tan lejos, tan cerca.



Ribera, Ribera
la amplitud de tus campos
se limita allá en el horizonte.

¿Acogerán tus entrañas
las esperanzas que se vierten
en tu tierra?

El pasado albergado
en tus viejos castillos
aflora el lamento.

En los viejos muros resquebrajados
hay pájaros que cantan
y muestran el largo sueño de siglos.

Navarra, hermana,
raíz de nuestra historia,
permanezca en ti el sueño de nuestros antepasados

martes, julio 6

Riau riau!!!

¡Gora Sanfermín! ¡Viva Sanfermín!


Ayer escribí esta nota con una cierta amargura. No es bueno escribir así, a veces estas sensaciones nublan el intelecto y te hacen decir cosas, que aunque las sientas, escritas así fuera de contexto se alejan bastante de la realidad. No escribo aquí en este pequeño oasis de libertad sólo para mí, también espero que lo lean los demás y quizás el texto de ayer no fue demasiado afortunado. Por eso aún manteniendo mi dolor por no estar allí donde me habría gustado estar, reconozco que en realidad estoy donde he elegido estar. Otro año será, esta vez sí compartiendo sensaciones, música, alegría, fiesta, que es como debe ser.

Pero en realidad las reflexiones nacieron de mi deseo de desear que los Sanfermines de 2010 sean para recordar por el buen ambiente, por la alegría desbordada por las calles de la vieja Iruña, dejando a un lado por nueve días las diferencias y las tensiones políticas, sociales, económicas, familiares, o amorosas.

No empezaba bien el previo con el plante “pancartil” de las peñas, incluida la mía, el Muthiko Alaiak (muchachos alegres para quien desconozca el euskera). No estuve y no estoy de acuerdo con las medidas tomadas por el ayuntamiento, pero tampoco lo estoy con la chiquillada de poner todas las pancartas en negro con el texto “libertad de expresión” en cuatro idiomas (por cierto quizás falte el catalán a la vista de la cantidad de visitantes de esa nacionalidad? que nos visitan). En fin así es esta fiesta…..

Pero esto no a podido enturbiar el inicio de estas fiestas mundialmente conocidas, ni tampoco el debate de si la izquierda abertzale se descuelga definitivamente de ETA a no, porque al final lo que la gente, incluidas ellas y ellos, quiere es divertirse y más después de los meses que nos ha tocado sufrir.

Los que aún no las conocéis organizar con tiempo vuestra visita el año próximo en el que seguro serán aún mejor, porque la losa que nos cuelga del cuello ahora habrá caído, y será casi todo lo que nos una al disfrutar de nueve días de libertad y goce.

Siempre resalto que en esos días gentes de mi peña que durante el año discrepan radicalmente de mis ideas esos días me abrazan y debaten con cordialidad y cariño. ¿Milagros de Sanfermín? Es probable pero a mí me encanta esa situación en la que gentes tan diferentes se pueden tomar una copa de champán y hacer unas risas al margen de las tensiones políticas. Días en los que la persona está por encima de otras cuestiones.

Bueno a lo que vamos, que sean unas inolvidables fiestas, pasarlo bien, ser felices y hacer felices a las demás personas aunque no piensen igual, disfrutar a tope con libertad respetando la libertad de los demás, y brindar por las y los que lejos echan de menos el tumulto, la juerga, la música que inunda cada rincón de Pamplona, quienes aunque no estén están, más cerca de lo que suponéis.

Gritando alto y claro: ¡Gora Sanfermín, viva Sanfermín!