lunes, noviembre 22

Diario de bitácora: Mi defensa; un pequeño desahogo






Esta semana haré públicos a través de los medios de comunicación los argumentos en los que baso mi defensa. En la justicia ordinaria siempre que se acusa a alguien se deben aportar las pruebas correspondientes y es la acusación la que tiene la obligación de demostrar la culpabilidad, no al revés: que el acusado demuestre su inocencia A pesar de este axioma he decidido adelantarme a los acontecimientos y aunque en los documentos que me han enviado no aportan pruebas que demuestren las acusaciones que se me hacen he aportado las pruebas para demostrar lo contrario.

La principal acusación parece ser que afirman invité al acto de lanzamiento del cohete de inicio de las fiestas de Villava-Atarrabia a los dirigentes de Batasuna, Pernando Barrena y Xanti Kiroga. La acusación subsiguiente es que con este acto desobedecí las órdenes que me dio el Secretario de Organización del PSN en sentido contrario (por cierto referida solo a Barrena). Los documento que cuelgo en éste mi espacio de reflexión y libertad demuestran que no fue así, aunque puede parecer surrealista que el portavoz de Batasuna tenga que hacer un justificante -como en el cole- al portavoz del PSOE justificando que fueron ellos –como no podía ser menos- los que invitaron a sus dirigentes. La verdad es que si no fuera real lo que me está ocurriendo parecería una mala pesadilla, o una broma macabra. Para acabar de rematar la jugada también he conseguido un documento -que cuelgo igualmente- del jefe de protocolo del Ayuntamiento en el que se reflejan los invitados que aporté, todos ellos afiliados al PSOE (Odón Elorza, Montse Tura, o Tomás Gómez).

La segunda acusación se refiere a mis declaraciones la noche anterior en las que me refería -según el auto acusador- a Patxi Zabaleta y Arnaldo Otegi -en este caso señalándole como el autor del giro que está dando Batasuna en los momentos actuales-. Comentarios que no tuvieron traslación al acto institucional en el que dediqué el cohete a la ciudadanía de Villava y a la paz, tal y como escucharon los cientos de ciudadanos que estaban allí presentes más los números medios de comunicación que grabaron mis palabras -otra prueba-.

En mi opinión con todo esto se demuestra la inconsistencia de las acusaciones que se me hacen. Añadir también el juicio sumarísimo, sin posibilidad de defensa, la sentencia dictada y mi ajusticiamiento moral que se ha hecho públicamente. Que un periódico local tuviera en su poder la documentación que debiera ser interna un mes antes que yo resulta totalmente irregular, por decirlo de manera suave. Ahora tengo el derecho y el deber de limpiar mi imagen dando, de la misma manera, a conocer mis argumentos y pruebas. Acusarme de deshonesto, de ignorar a las víctimas, cuando he sido una de ellas llevando la bandera del PSOE en un pueblo tan duro como Villava, y ahí está la hemeroteca para demostrarlo, es un acto de irresponsabilidad y un grave error político. La única acusación -hecha por el actual Secretario General del PSN- que me honra, es cuando afirmó que “estaban hartos de mi quijotismo”. Para mí es un verdadero honor que me acusen de Quijote, más aún en el tema que estamos tratando: la búsqueda incansable de la ansiada paz.

Han sido muchos años de trabajo incomprendido, impagado, injustamente silenciado en la construcción de puentes por el que poder atravesar este río de aguas turbulentas. Años de relaciones, diálogos, conversaciones, reuniones, escritos que supongo algún día verán la luz cuado me decida a escribir mis memorias. Siempre con la intención de que se pudieran crear espacios de diálogo entre diferentes, incluso entre muy diferentes, buscando lograr la confianza suficiente con la otra parte que garantizara la posibilidad de facilitar ese diálogo. Ese trabajo ha traído como consecuencia algo que a veces no se tiene en cuenta en estos escabrosos temas: la amistad con tu teórico enemigo, algo que quizás no sea valorado pero que en el transcurso de los años sirve y mucho.

Ahora me quieren expulsar de mi partido, no se si lo conseguirán, lo que sí sé es que lo que está pasando es injusto, inmoral, y en cierto modo ilegal. Torpe desde el punto de vista político y humano.

Mi “caso” abre diferentes debates que iré desarrollando con el tiempo: la democracia interna en los partidos, la libertad de expresión en su seno, la pluralidad necesaria en una sociedad cada vez más diversa, la necesidad de que existan los mismos derechos como afiliado que se tienen como ciudadano, la posibilidad -o necesidad- de comunicación entre diversos e incluso el futuro de los partidos como ahora entendidos. ¿Será motivo de sanción -tan grave como la expulsión- decir públicamente que Otegi está haciendo un trabajo en el seno de Batasuna para conducirla por la senda de la paz? Porque esa es la única acusación “justificada”, ya que las otras han quedado desmontadas. ¿No debiera favorecerse, más aún en el momento actual, que por lo menos algunos dentro del socialismo mantengamos una cierta relación con el mundo de Batasuna? ¿No es dilapidar años de esfuerzo evitarlo de manera tan abrupta?

Muchos debates, muchas posibilidades que enturbian, ensombrecen un panorama que debiera ser claro y diáfano. Precisamente ahora que se producen cambios estratégicos en el mundo de ETA y su entorno no debiéramos cerrar puertas sino todo lo contrario. Nos jugamos demasiado en este empeño.

No quisiera abusar de protagonismo, pero quizás mi “caso” nos indique el camino hacia la paz o en dirección contraria. El PP y sus acólitos presionan, acosan, pero en los momentos históricos -éste lo es- se debe dar la talla de estadista. ¿Qué diría ahora mi respetado y añorado Ernest Lluch con el que coincidí en tantas cosas? Pues quizás estuviera alineado con gentes como Odón Elorza, o Jesús Eguiguren, y desde luego no lo iban a expulsar.

En fin veremos qué pasa, ahora permitirme este desahogo aquí en mi casa virtual, en el lugar donde me siento libre, para recobrar fuerzas de cara a la batalla final en este lamentable asunto. Lo que si podéis tener claro es que no me pienso rendir, que voy a luchar con uñas y dientes para recuperar la sensatez, la cordura, la verdad, la justicia.

Han conseguido que rejuvenezca y vuelva al espíritu rebelde que tenía en la lucha antifranquista, que pensaba ya olvidado en un rincón de los recuerdos. Seguimos pues en la lucha!

3 comentarios:

  1. Estás en tu derecho, en tu derecho a la pataleta, porque es desesperante que se digan de uno, mentiras que ensucian y empañan la honorabilidad. Porque desgraciadamente es cierto que tu mancha que algo queda. Y espero y confio que con ayuda de los compañeros puedas salir limpio de esta injusticia. Un abrazo desde Barcelona compañero!!

    ResponderEliminar
  2. Bien compañero, sabes que cuentas no solo con mi apoyo, soy solo uno y carezco de importancia, pero todos y todas los unos y unas que no tenemos importancia somos muchos y muchas que tenemos cosas que decir y que hacer.
    No nos van a callar y como bien dices, debe ser la acusación quien aporte pruebas.
    Estoy seguro saldrás airoso, con la verdad se va a todos lados, me ha gustado el último párrafo en el que mencionas vuelves a retomar el espíritu rebelde, siempre lo hemos tenido.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sigo estando al lado de un amigo, a pesar de haber dejado el Partido Socialista, o mejor dicho, por cosas como esta lo he dejado.

    Salud y una abrazo.

    ResponderEliminar