domingo, septiembre 5

Tregua: el peor escenario para Batasuna

Este domingo a las 12 de la mañana ETA anunciaba a través de la cadena británica BBC una tregua, o como dicen el comunicado de la manera “sutil” que suelen hacerlo habitualmente “la decisión de no llevar a cabo acciones armadas ofensivas”. Una decisión que todos los expertos consideran anunciada de manera precipitada, debido especialmente a la filtración del documento que pensaban hacer público Batasuna y EA en los próximos días y en el marco de los acuerdos tácticos y parece ser que estratégicos entre ambos.

Es la primera vez que ETA no marca los plazos, que va contracorriente a la espalda de las decisiones tomadas por su sector político y eso es una gran noticia. Es el elemento más importante de este comunicado, porque supone un cambio fundamental en la estructura, hasta ahora monolítica, del complejo mundo que existe alrededor de la izquierda abertzale. Los políticos se imponen, al menos en los plazos, a los militares.

Pero también supone una trampa maquiavélica, en su línea. De las posibles hipótesis que se barajaban: su decisión de abandono definitivo, de la violencia, realizar algún tipo de atentado, o la comentada tregua, han decidido el camino de la última presionados por los movimientos audaces, valientes de su mundo político, con la finalidad de desactivarlos, para situarles en un escenario extremadamente difícil.

Los otros dos podían suponer: un triunfo de las tesis más posibilistas en el primer caso, y la ruptura en el segundo, con el más que probable abandono de la inmensa mayoría de su militancia y de sus presos que se muestran favorables a los planteamientos de gentes como Otegi, Díez, o Rufi Etxeberría.

Ahora con su retorcida decisión sitúan a Batasuna ante un dilema difícil, en una histórica encrucijada que puede marcar su futuro de manera definitiva: mantenerse en el limbo político de aplaudir una tregua absolutamente insuficiente, no sólo para el estado, también para la sociedad vasca, navarra, española, e incluso para la mayoría de sus bases, o hacer un movimiento definitivo declarando públicamente esa insuficiencia y exigiendo a ETA, como lo han hecho en los últimos meses, el cese total, definitivo, verificable de su violencia apostando por métodos políticos y democráticos cumpliendo lo señalado en la “Declaración de Bruselas”.

Este es hoy el gran reto de Batasuna, en el que ha implicado debido a su acuerdo también a EA: contestar a ETA con claridad y valentía. Si lo hace que no duden tendrán apoyos cada vez más importantes cuantitativamente y cualitativamente en la otra orilla, y abrirán posibles escenarios hasta ahora no explorados. En caso contrario les espera seguir por la larga travesía del desierto que su cobardía les obligará recorrer. En esta segunda hipótesis también sitúan a EA en la misma encrucijada obligándoles si no quieren acompañarles en esa dura travesía, a romper sus acuerdos tácticos y estratégicos.

Veremos…………………


No hay comentarios:

Publicar un comentario