miércoles, septiembre 8

Tregua: Audacia, imaginación, generosidad, diálogo, paz.

Según el diccionario de la RAE audacia es atrevimiento; imaginación, facilidad para poner en marcha nuevas ideas; generosidad inclinación a anteponer el decoro al interés; diálogo discusión en busca de avenencia, y paz sería sosiego y reconciliación.

Uniéndolas el título de este artículo sería algo parecido a: atreverse poniendo en marcha nuevas ideas, a anteponer lo honesto a lo práctico, buscando avenencia con el contrincante en búsqueda del sosiego y la reconciliación.

Sería, debo reconocer, la síntesis de lo que siento en estos momentos después de unos días saturado de comentarios, análisis, críticas, alguna que otra tontería, y poco muy poco de lo comentado.

Vivimos un momento de la historia de la humanidad de una gran pobreza ideológica, donde cada cual actúa en función de intereses partidistas y pocas veces buscando el bien común, por eso no debe extrañar las reacciones habidas al reciente comunicado de ETA. Pero supongo que alguien (algunos, pocos llevamos en ello hace ya muchos años), especialmente desde el poder establecido, debería de actuar con altura de miras, con audacia, imaginación y generosidad en un momento histórico del denominado “conflicto vasco” que realmente debería denominarse “conflicto español” porque nos afecta a todos, buscando a través del diálogo y la negociación la ansiada paz.

En algo al menos estamos de acuerdo: que esta vez parece que los militares caminan detrás de los políticos, como debe ser, aunque tampoco podemos presumir porque en más de una ocasión también nosotros hemos hecho lo contrario. Algo es algo.

Pues si eso es así, si realmente nos creemos que esa es la situación real en el mundo de ETA y su entramado: ¿no sería lo más inteligente seguir agudizando sus contradicciones internas favoreciendo ayudando a las tesis políticas?

Porque; ¿qué piden ahora desde Batasuna?: ¿derecho de autodeterminación, independencia, Navarra, la amnistía? No, qué va! Lo que piden es su legalización, después de cumplir los requisitos que les impusimos, y medidas light sobre los presos: acercamiento y aplicar las mínimas reglas de humanidad con los que se encuentran gravemente enfermos.

Fácil, muy fácil para el estado. Un estado que ahora tiene que demostrar inteligencia y altura de miras en un momento en el que la paz es más posible que nunca.

El PSOE, mi partido, tiene una responsabilidad histórica, y más representando a la izquierda. ¿Qué debería de hacer?:

1.- Abrir vías de comunicación, o profundizar en las ya existentes, tanto con Batasuna como con ETA.
2.- Negociar con Batasuna una fórmula asequible que satisfaga a ambas partes, para que puedan estar en las próximas elecciones.
3.- Iniciar sin prisas pero sin pausas una nueva política penitenciaria que cumpliendo las normas establecidas permita satisfacer sus demandas. Eso es posible y no excesivamente difícil.
4.- Comenzar a diseñar el “día después”. Todo lo referente a reinserción, reconciliación, y compensación a las víctimas de un conflicto que ha generado dolor en ambas orillas.


No va a ser fácil, pero si no iniciamos ya el camino estaremos perdiendo una oportunidad histórica.

Con audacia, con imaginación, generosidad, y diálogo por la paz.


1 comentario:

  1. Hoy mismo tú partido ha prohibido una manifestación a favor de todos los derechos, incluyendo el derecho a la vida, en Bilbo.

    También ha apostado por cambiar la ley para que la Izquierda Abertzale no pueda participar de ninguna de las maneras.

    No te da que pensar?

    ResponderEliminar