martes, julio 6

¡Gora Sanfermín! ¡Viva Sanfermín!


Ayer escribí esta nota con una cierta amargura. No es bueno escribir así, a veces estas sensaciones nublan el intelecto y te hacen decir cosas, que aunque las sientas, escritas así fuera de contexto se alejan bastante de la realidad. No escribo aquí en este pequeño oasis de libertad sólo para mí, también espero que lo lean los demás y quizás el texto de ayer no fue demasiado afortunado. Por eso aún manteniendo mi dolor por no estar allí donde me habría gustado estar, reconozco que en realidad estoy donde he elegido estar. Otro año será, esta vez sí compartiendo sensaciones, música, alegría, fiesta, que es como debe ser.

Pero en realidad las reflexiones nacieron de mi deseo de desear que los Sanfermines de 2010 sean para recordar por el buen ambiente, por la alegría desbordada por las calles de la vieja Iruña, dejando a un lado por nueve días las diferencias y las tensiones políticas, sociales, económicas, familiares, o amorosas.

No empezaba bien el previo con el plante “pancartil” de las peñas, incluida la mía, el Muthiko Alaiak (muchachos alegres para quien desconozca el euskera). No estuve y no estoy de acuerdo con las medidas tomadas por el ayuntamiento, pero tampoco lo estoy con la chiquillada de poner todas las pancartas en negro con el texto “libertad de expresión” en cuatro idiomas (por cierto quizás falte el catalán a la vista de la cantidad de visitantes de esa nacionalidad? que nos visitan). En fin así es esta fiesta…..

Pero esto no a podido enturbiar el inicio de estas fiestas mundialmente conocidas, ni tampoco el debate de si la izquierda abertzale se descuelga definitivamente de ETA a no, porque al final lo que la gente, incluidas ellas y ellos, quiere es divertirse y más después de los meses que nos ha tocado sufrir.

Los que aún no las conocéis organizar con tiempo vuestra visita el año próximo en el que seguro serán aún mejor, porque la losa que nos cuelga del cuello ahora habrá caído, y será casi todo lo que nos una al disfrutar de nueve días de libertad y goce.

Siempre resalto que en esos días gentes de mi peña que durante el año discrepan radicalmente de mis ideas esos días me abrazan y debaten con cordialidad y cariño. ¿Milagros de Sanfermín? Es probable pero a mí me encanta esa situación en la que gentes tan diferentes se pueden tomar una copa de champán y hacer unas risas al margen de las tensiones políticas. Días en los que la persona está por encima de otras cuestiones.

Bueno a lo que vamos, que sean unas inolvidables fiestas, pasarlo bien, ser felices y hacer felices a las demás personas aunque no piensen igual, disfrutar a tope con libertad respetando la libertad de los demás, y brindar por las y los que lejos echan de menos el tumulto, la juerga, la música que inunda cada rincón de Pamplona, quienes aunque no estén están, más cerca de lo que suponéis.

Gritando alto y claro: ¡Gora Sanfermín, viva Sanfermín!

No hay comentarios:

Publicar un comentario