martes, julio 13

FORO IRUÑA, una experiencia ejemplar.

El 15 de junio de 2000 (se han cumplido ya diez años), aparecía publicado el primer artículo de una experiencia novedosa y arriesgada: El Foro del Café Iruña, nombre que adoptó en su primera etapa precisamente por reunirse en tan emblemático lugar de la plaza del Castillo de Pamplona.

Catorce personas a las que nos separaban muchas cosas, pero nos unía una, la necesidad de demostrar a la sociedad que era posible dialogar entre diferentes, incluso muy diferentes, consiguiendo hasta el milagro de ponernos de acuerdo en temas a veces difíciles y espinosos. Gentes que militábamos en partidos tan diferentes como el PSN o HB, desde CDN a EA y PNV, pasando por IU, Aralar o Batzarre. También de movimientos sociales como Elkarri, Lokarri, Ahotsak o Salhaketa.

Para empezar pusimos el listón muy alto titulando nuestro primer artículo “Por un proceso de paz y diálogo”. Reconozco que al releerlo uno se da cuenta de la tremenda actualidad, de unas ideas que expresábamos hace nada menos que diez años. Qué poco han cambiado las cosas desde entonces.

Terminábamos con una frase que puede resumir perfectamente nuestra intención al escribirla: "En cualquier caso, exigimos que cualquier materia que afecte a nuestro futuro marco político pase por la decisión de los ciudadanos navarros, expresada a través de procesos democráticos. Nadie puede suplantar esa decisión; pero todos estamos obligados a trabajar por un clima de respeto y diálogo que la haga posible en paz y libertad. En consecuencia, animamos a la sociedad y a los agentes sociales y políticos a profundizar en los principios de la no violencia y el diálogo sin exclusiones como pilares fundamentales de cualquier solución y de un proceso de paz".
Después han venido nada menos que 64 más, en los que hemos expresado nuestra opinión de síntesis sobre todos los temas imaginables, desde el euskera a la emigración, pasando por Itoiz, la política penitenciaria, o temas tan alejados del mundo de la política (¿o no?) como la prostitución, Osasuna o el botellón.

Por cierto, sobre todo menos de religión excepto por el titulado “Por un estado laico” que tocaba el tema tangencialmente. Supongo que habrá sido sólo una casualidad.

Unos con más dificultades de consenso que otros, pero siempre desde el respeto, el diálogo y la buena camaradería. Tardes, noches en la última etapa, agradables en las que casi siempre salías con la sensación de haber aportado un granito de arena al entendimiento, y siempre sabiendo que estabas con buena gente, muy buena gente.
Diez años de sobresaltos, de llamadas de atención de los que no entendían, ni podían entender esta experiencia, con cambios, unos y unas que llegaban y otros que nos dejaban, en algún caso como el querido Víctor Rodríguez para siempre. Pero todas las veces con una sensación de relajo que no se daba en otras relaciones políticas.

Al repasar toda nuestra producción uno tiene la sensación de que si en el futuro próximo somos capaces de ilusionar a la sociedad navarra para que apoye un cambio político, ahí, en esos 64 artículos puede estar el resumen de un programa que arrope ese cambio desde el consenso.

Afortunadamente uno de nuestros foreros , Miguel Izu, ha tenido la visión de futuro de colgar todos ellos en su página web. Animo a quien esté interesado por esta experiencia a que la visite en:

http://www.retena.es/personales/mizubel/foroiruna.htm

Me siento orgulloso de pertenecer a este colectivo, aunque mi situación personal reciente me haga faltar a la cita más de lo que quisiera, especialmente en un momento en el que la vida política pasa por momentos de grave crispación y tensión. Orgulloso del buen rollo que tenemos, pero también de que seamos capaces de, incluso desde la discrepancia, de ceder en nuestras posiciones para acercarnos a las del otro y llegar a un punto medio, un lugar común. No todo el mundo es capaz de hacerlo. Ojala nuestros dirigentes pudieran aprender y algún día se sentaran alrededor de una mesa para buscar esos puntos de encuentro. Hemos demostrado en estos diez años que es posible.

Ahora que a pesar de los negros nubarrones que a veces nos cubren se vislumbra un precioso amanecer, el Foro de Iruña continúa su andadura, conscientes de que vamos por el buen camino. Al menos en el futuro podremos dejar a nuestros hijos e hijas la herencia ideológica de esta expresión de sensatez en momentos donde escaseaba

No hay comentarios:

Publicar un comentario