viernes, mayo 21

Reflexiones mirando al futuro con ilusión

Hay momentos en tu vida en los que entre aturdido y perdido, necesitas parar un instante en la vorágine a la que te conduce la vida actual y reflexionar sobre a dónde vas, cómo vas.

Es complicado caminar en este mundo sintiendo, con esa sensibilidad a flor de piel rodeado de una sociedad llena de personas acorazadas. A veces esa situación especial te puede hacer daño, y también hacer daño a los que te quieren y están cerca. Si la insensibilidad es lamentable, el exceso de sensibilidad puede ser tremendamente dañino.
Por eso es necesario, imprescindible lograr el justo equilibrio para sin llegar a ser la “piedra con ojos” dominante en los momentos actuales, no dejarte llevar por la sensibleria, y vivir dejando vivir.

El amor en exceso no es bueno, tampoco la frialdad. Una gota de amor, otra de cariño, deseo, pasión, ilusión, comprensión, respeto, comunicación, generosidad, hacen un río por el que se puede navegar. Es difícil conseguir la justa medida de todas ellas, pero se debe intentar. Desde la positividad y la alegría.

Porque en definitiva lo que buscamos es la felicidad, ser felices haciendo felices a los más próximos.

En eso estamos…….

No hay comentarios:

Publicar un comentario