lunes, mayo 18

Antonio Vega -A trabajos forzados

No creo en más infierno que tu ausencia.
Paraíso sin ti, yo lo rechazo.

Que ningún juez, declare mi inocencia,
porque, en este proceso a largo plazo,
buscaré solamente la sentencia
a cadena perpetua de tu abrazo.

Hasta siempre Mario

Escribo estas líneas con una extraña sensación, no sólo por la ausencia de dos personas admiradas como Antonio Vega y Mario Benedetti, sino porque esas ausencias me llevan a otras reflexiones, a otras sensaciones derivadas de mi situación personal actual.

Un Blog es como una especie de lugar en el que uno se desnuda en público, en una época en la que esto resulta cada vez más habitual, pero reconozco que a mí aún me da un cierto pudor hacerlo, especialmente por lo que mis palabras puedan tener de consecuencia. Pero escribir aquí, en mi lugar, creo que me da un cierto derecho a hacerlo,eso sí con valentía, con lealtad, y con sinceridad, tres valores que cada vez reconozco más aunque haya infringido a veces alguno de ellos, y doy fe de que me arrepiento hasta lo más profundo de mi ser de haberlo hecho. Cuando alguien que los valora tanto los infringe, es el primer dañado por ello, aunque las consecuencias puedan parecer afectar más a terceras personas.

Murió Antonio con sus canciones como banda sonora de mi vida. El otro día escuchándolas de nuevo venían recuerdos casi empolvados, guardados con cariño en el desván de mi mente, o quizás debiera decir de mi corazón. De lugares, tiempos, momentos pasados, y especialmente personas que han significado mucho para mí, tanto que aún me dolían ciertas situaciones que jamás debieron ocurrir. Escucharlas en soledad me llevaron a reencontrarme conmigo mismo, con mi manera de sentir, de soñar, de amar, aunque apenas fueran los instantes de escucharlas. Tengo pendiente aún profundizar en ese reencuentro.

Ahora muere Benedetti, cuyos poemas también han marcado un cierto momento de mi vida, tan especial como el que ahora estoy viviendo, con las contradicciones propias de quien siente por cada poro de su cuerpo, para bien, o para mal, en un mundo en el que no se acaba de entender esa manera de sentir. Y releo alguno de ellos, recuperando dos que tienen que ver y mucho con esta etapa actual de mi vida.

Ayer

Ayer pasó el pasado lentamente
con su vacilación definitiva
sabiéndote infeliz y a la deriva
con tus dudas selladas en la frente

ayer pasó el pasado por el puente
y se llevó tu libertad cautiva
cambiando su silencio en carne viva
por tus leves alarmas de inocente

ayer pasó el pasado con su historia
y su deshilachada incertidumbre/
con su huella de espanto y de reproche
fue haciendo del dolor una costumbre sembrando de fracasos tu memoria
y dejándote a solas con la noche.

Táctica y Estrategia

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos.

Mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible.

Mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos.

Mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos.

Mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple.

Mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

miércoles, mayo 13

Antonio Vega - El sitio de mi recreo

Mi humilde homenaje a Antonio, un poco más huerfano hoy, con las ausencias de él y Enrique. Banda sonora de mi vida, momentos, sensaciones, sentimientos, personas, amores y desamores, vividos con su música como cómplice. Ayer fué un día triste, pero hoy la vida continúa a pesar de todo.