domingo, octubre 5

¿Payasos?

Hemos sido actualidad regional y nacional. Todo por colocar una bandera de un grupo de rock, Iron Maiden, en mi escaño de Plenos del Ayuntamiento de mi pueblo, Villava.
En un lugar que otros, supongo que con el mismo derecho que yo, llevan meses poniendo otro tipo de banderas, y carteles no todos igual de respetuosos. Algunos insultantes, porque supongo que entenderán que poner “PSOE fascista” para mí es un insulto. ¿No serán fascistas los que quieren imponer sus ideas con la violencia y la muerte?

Les ha molestado que ponga una bandera heavy. ¿Por qué? ¿Quizás porque no entiendan una música que no separa, sino que une? La música de Iron Maiden le puede gustar igual a un sociata como yo, y a un abertzale radical. ¿O no?

No han entendido el mensaje. No pueden comprender que alguien sea mucho más transgresor que ellos, que en su terreno y de manera dialéctica lance un grito, un grito roquero, de: ¡basta ya!

Algunos han recurrido al intento de insulto ante la falta de argumentos para rebatir ese mensaje. Nos han llamado “payasos”, como si en mi caso considerara que ser payaso es un elemento de desprestigio. Todo lo contrario, ya que según la RAE significa “Artista de circo que hace de gracioso, con traje, ademanes, dichos y gestos apropiados”. O sea alguien que es capaz de sacar una sonrisa a los demás, casi siempre con un humor lleno de inteligencia, y de aportar algo de amor en tiempos duros para la lírica. Eso para quienes sólo saben producir dolor y lágrimas supongo que será insultante, para mí no.

Seguiremos sacando esa bandera, y la de Metallica o Kiss si las consigo, mientras ese salón de Plenos siga siendo lo que es. Por cierto durante años lleva en el mismo una figura que pinta menos aún, el “Sagrado Corazón de Jesús” que intentamos quitar y nos quedamos en minoría. Nadie llamó payasos a quienes votaron a favor de mantenerlo. Como tampoco nadie lo hizo a quienes ponen un águila negra en fondo amarillo. ¿Os imagináis la misma pero en fondo amarillo y rojo? Son las contradicciones de este “territorio comanche”. ¿O quizás miedo a las consecuencias? Porque saben que nosotros no vamos a responder ni con más insultos, ni por supuesto con violencia. En alguna ocasión simplemente haremos el símbolo heavy por excelencia. Y probablemente tampoco lo entenderán.

Lo más gracioso que he visto es la figura que os cuelgo, junto con la foto que ha recorrido todos los medios de comunicación. La verdad es que muchas veces he soñado, incluso despierto, con que era el cantante de Iron Maiden. Vamos que le quitaba el puesto al gran Bruce Dickinson.

Pero eso ya os lo contaré otro día.

2 comentarios:

  1. Al menos que no te falte el sentido del humor y si una iniciativa como ésta sirve para denunciar que los plenos se parezcan a un estadio de fútbol, pues bienvenido sea :)

    ResponderEliminar
  2. Original iniciativa. Te has ganado mi aplauso.

    ResponderEliminar