miércoles, junio 25

¡RESISTIRÉ!

Nos habláis de sumisión
Nos pedís resignación
Pero no me dejaré engañar
No es tan fácil hacerme callar.
RESISTIRÉ,
RESISTIRÉ HASTA EL FIN (Barón Rojo)

A poco más de dos días de nuestro Congreso, sigo aún pendiente de la respuesta de los Secretarios de Organización Federal y Regional sobre la cuestión de los avales.

Mi petición de que ante la extraordinaria situación que se está dando en este proceso congresual, de falta clara de igualdad de oportunidades entre los candidatos y candidata, que tuvo su momento álgido en la participación de quien debiera ser el Secretario de Organización de todos en un acto de uno de los candidatos, necesita medidas extraordinarias, no ha tenido aún respuesta. Si me quisieran “desactivar” lo habrían tenido muy fácil, simplemente contestando negativamente a mi solicitud.

Por eso aún confío en que la sensatez y el equilibrio se darán en este espinoso tema, y que no harán falta esos avales por lo que anuncio públicamente que mantengo mi candidatura a la Secretaría General hasta el Congreso. Allí veremos qué pasa, y tomaré mis decisiones siempre en línea con lo que sea más conveniente para la defensa de mis ideas.

Voy a resistir hasta el final, incluso hasta después del final, porque independientemente del resultado de ese Congreso absolutamente condicionado, mantendré mi resistencia ideológica más allá del mismo. Porque ya advertí en su día que sería un error gravísimo cerrar las heridas en falso, y eso es lo que va a ocurrir después de un proceso congresual con tantos errores cometidos, y con tantas actitudes impropias de un partido de izquierdas. Así no se cicatrizan las heridas, así al menos en mi caso estas han quedado aún más abiertas si cabe.

Mantendré esa resistencia porque como ya señalé ayer reivindico la utopía en momentos de pragmatismo, la libertad frente un rebaño de sumisos, la palabra entre los mudos y sordos, la vigencia y la fuerza de las ideas frente a los intereses personales, la honestidad en un momento de presiones, amenazas, y manipulaciones, la lealtad frente a la traición, y el respeto ante la humillación. Y esa bandera, precisamente esa, se debe seguir enarbolando gane quien gane este fin de semana.

Mi intención es resistir incluso después de la derrota, seguir mi andadura por este largo y tortuoso camino con la frente erguida, mientras que algunos victoriosos doblarán la cerviz. Resistir defendiendo mis ideas hasta el final. Porque: "más vale morir de pié que vivir de rodillas”.

P.D. Por cierto, qué pasada de noticia, Quique con Bob Dylan en Jaen. Intentaré ir.
http://www.quiquegonzalez.com/index2.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario